La comida a domicilio, por favor

El otro día me plantearon un reto: comer y cenar, durante una semana, a base de comida a domicilio. Eso es fácil —pensé—. En EEUU llevan décadas haciéndolo y ahí están. Y mi compi de piso lleva dieciséis semanas y cinco días sin salir de su habitación (probablemente ni de la cama) y también ahí sigue. O eso creo. Estar una semana comiendo y cenando a base de cualquier tipo

Continúa leyendo