Categoría Disertaciones varias

Por qué nos gustan las salas VIP

Ayer tuve que viajar fuera de España por trabajo, y fue una de esas veces en las que a algún iluminado -bendito iluminado- se le ocurrió sacarme el billete en Business. Esto, básicamente, tiene dos consecuencias directas positivas: uno, que puedes cambiar la salida y la vuelta a tu antojo,  y dos, que puedes acceder a las salas VIP. Y eso sí que mola. Bien. Lo que quiero contaros es que

Continúa leyendo

El arca de Noé y los problemas de espacio

Bueno, a estas alturas probablemente todos sabemos quién era Noé, qué era el arca y por qué se hizo tan popular, pero por si acaso, lo resumo: Noé era un buen hombre que un día recibió un aviso de Dios para que levantara él solito junto a sus tres hijos y sus tres esposas (las de los hijos, Noé tenía su propia esposa) un gran arca (un barco, vamos) en el

Continúa leyendo

He terminado en comisaría

Si ayer me llegan a decir, mientras cenaba un tiradito de corbina emulsionado con jengibre y carbón, que iba a terminar una hora después en comisaría, no me lo habría creído. Si me hubieran dicho que en el hospital, aún algo de sentido habría tenido (creo que debí haber evitado de esos dos últimos bocados de tarta de queso y limón), pero ¿en comisaría?. Y mira que a lo largo del día

Continúa leyendo

Cuando hablas del calor que hace

Gracias a todas por los pedazo de sugerencias que me hicisteis a propósito del viaje a Menorca. No he tenido tiempo de visitar todas, ni mucho menos, pero entre lo que he leído por aquí, lo que he escuchado por allá, el segundo libro de Harry Potter, un bocadillo de mortadela que me llevé para el viaje de ida y que el sol se pone por el oeste, algo he

Continúa leyendo

Relato de verano, parte II: un beso con sabor a sal

(Continuación Parte I. La historia entre la protagonista y Jean, sube de nivel: “Lo entendía todo sin que dijera nada. Y en ese momento, sin pensar más, cerré los ojos y me dio un beso. Un beso cargado de impaciencia, de deseo y de ganas”). …Jean era cariñoso y muy detallista. Pasamos horas y horas hablando durante ese viaje; hacía mucho que no tenía esa complicidad con alguien y no pudimos separarnos hasta

Continúa leyendo

Relato de verano, parte I

He decidido escribir un pequeño relato y dividirlo en tres o cuatro partes que sacaré cada miércoles durante las próximas semanas. La protagonista del relato (ojo, LA) nos cuenta el que fue uno de los mejores veranos de su vida y cómo se fue desarrollando el romance que la acompañó durante una de las semanas del mismo. ¡¡Espero que os guste!! Qué tendrá ese faro que no tienen otros. O que sí lo

Continúa leyendo

12 cosas que aprendes cuando te independizas

El post del otro día me dejó pensando, y pensé que todo esto de la independencia podía desarrollarse aún un poco más. Así pues, un puñado de cosas que aprendes cuando te vas a vivir solo: 1. Puedes comer lo que quieras. Cuando quieras. Se acabó el control parental sobre las existencias del dulce en el armario o de los canelones en la nevera. Puedes comer lo que quieras, cuando quieras

Continúa leyendo

Pros y contras de hacer la cama a diario

Los seres humanos, a grandes rasgos, se  dividen en dos: los que hacen la cama a diario y los que la hacen sólo cuando viene una visita anunciada (porque si es sorpresa olvídese: “no, mamá, es que esta mañana he salido a toda leche de casa y no me ha dado tiempo a nada”) Muy bien, puede que hasta ahora hayas vivido bajo el confortable paraguas del hogar familiar, pero eso se

Continúa leyendo

25 cosas de las que todos deberíamos disfrutar

1. Disfruta del gustazo de tener en el bolsillo los 3,73 € justos que te ha costado la compra del súper. 2. Disfruta de un granizado de limón en el paseo marítimo a las 23:00 horas de una noche de agosto. 3. Disfruta cuando has aguantado corriendo más tiempo del que nunca pensaste que fueras capaz. 4. Disfruta cantando a grito pelado You are simply the best, de Tina Turner, cuando estés solo en el coche.

Continúa leyendo

Cómo distinguir un restaurante japonés de uno chino-japonés

Te apetece sushi. Te apetece sentirte moderno y comer con palillos, te apetece tomar esa especie de alubias verdes de las que sólo se come lo de dentro, y te apetece beberte una sopita con algas y tofu. Ves un restaurante que se llama Kyoto: perfecto. Ahí tendrán todo eso. Pero claro, ya que estás, te apetece tomar un buen sushi, un sushi hecho por un sensei japonés, un verdadero samurai

Continúa leyendo

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer