El tropiezo de la señora

Una cosa muy bonita que me acaba de pasar hace apenas una hora es que se ha caído de bruces al suelo una señora (esperad, que lo bonito llega ahora) e inmediatamente ha aparecido una multitud de peatones de todas las edades y colores para ayudarla. El golpe no ha sido más que eso, un golpe, nada grave,  lo que pasa es que al ser una señora mayor (de entre 70 y 110 años, calculo yo) ha sido como más aparatoso. Se ha tropezado con una acera -que yo creo que no es que no la haya visto, sino que entre que ha calculado mal el desnivel y que obviamente su agilidad es la que es, pues no ha podido reaccionar a tiempo- y se ha ido pa’ el suelo sin control.

Todo esto viene a que me ha encantado (y me ha enternecido) ver cómo la gente ha saltado corriendo a socorrer a la señora casi independientemente de lo que estuvieran haciendo: un chico de unos 40 años, incluso ha cogido ágilmente y en brazos al que yo he presupuesto que era su hijo, para que no lo retrasara a la hora de acercarse a ayudar; dos chicas con toda la pinta de estudiar E4 en ICADE, también han pegado unas buenas zancadas para llegar cuanto antes. Pero el “pato al agua” se lo ha llevado un chaval, motero (lo he deducido por el casco marca SHOEI que llevaba enganchado en el antebrazo) y que estaba apenas a dos metros de ella (y tres metros sobre el cielo) y que ha tenido muy buenos reflejos. Un crack.

Como os digo, esa caída ha provocado un verdadero revuelo entre los que estaban en un radio de quince metros de la señora. De hecho, creo que el único de todo el barrio que no ha movido un dedo he sido yo. Pero ojo, que tengo una excusa: ya estaban yendo otros. O sea, la excusa no es esa, sino que he visto la acción tarde. Es decir, que yo me he enterado de todo lo que estaba pasando un par de segundos después que el resto, así que como ya había diez personas corriendo en esa dirección, he dicho “Javi, ni te molestes, que no vas a llegar ni al reparto de palmaditas en la espalda”. Y para no molestar he preferido observar la escena desde lejos, que además podría haber sido necesario hacer una llamadita al 112 y ahí tenía que haber alguien al quite…

 Yo siempre he presupuesto que la gente es buena en general, que la mayoría tiene una buena dosis de bondad en sus entrañas y que a veces -solo a veces- se nos va la olla un poco y hacemos cosas feas. Y son detalles como el de hoy que confirman esta teoría -una teoría, por otra parte, bastante básica y poco elaborada-. El hecho de que una sociedad en general funcione de manera más o menos ordenada es la prueba fehaciente de que la mayoría de los ciudadanos somos gente decente, honrada, y que solo queremos tener una vida lo más tranquila y placentera posible para nosotros y nuestro entorno.

Porque si una señora se cae, a nosotros, directamente, no nos afecta en nada. Podría haberle dado igual la caída de esta señora a toda esa gente que corrió a echarle un cable, pero no. Entendieron que su deber no solo como conciudadanos, sino como semejantes que quieren también el bienestar de los otros, era echar un cable. Y en tiempos en los que a veces nos da por pensar que estamos rodeados de malas artes, corrupción, crispación, egoísmo, y cosas chungas, conviene recordarse que si a día de hoy no está ardiendo medio mundo es gracias a que la mayoría -sí, la inmensísima mayoría- ¡molamos mucho!

Dicho esto, os deseo buena semana y que febrero empiece bien. Yo el martes me voy a Ciudad del Cabo y espero contaros cosas pronto.

Besotes

  • Venga ya!todo esto es la excusa para contarnos que te vas de viaje otra vez!!????..entre esto y el mitín de “comercios abiertos en festivo sí o no” estás de un intenso..????…jajajja
    Ala, a meter el bañador en la maleta y a darnos envidia por IG… que aquí se acerca frío polar parece..????
    Elena

  • Venga ya!todo esto es la excusa para contarnos que te vas de viaje otra vez!!????..entre esto y el mitín de “comercios abiertos en festivo sí o no” estás de un intenso..????…jajajja
    Ala, a meter el bañador en la maleta y a darnos envidia por IG… que aquí se acerca frío polar parece..????
    Elena

  • A mi me pasó, me caí en la calle porque tropezé con una chapa metálica, fue una caída muy aparatosa, y muy muy dolorosa (rotura fibrilar en el isquiotibial), y no te imaginas la cantidad de gente que vino a ayudarme, me quedé sorprendida de tanta amabilidad y preocupación por parte de gente desconocida, me ayudaron a levantarme, me recogieron el bolso que había salido volando, incluso un señor me dijo que se quedaba conmigo todo el tiempo que hiciera falta hasta que estuviera en condiciones de irme sola. Yo lo único que quería era desaparecer de allí porque estaba muerta de vergüenza, y así lo hice, muy muy despacito, aunque luego tuve que estar tres semanas de reposo absoluto. Tienes toda la razón, hay mucha gente buena!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer