Por qué a los hombres no nos interesa (ba) la moda

La respuesta breve sería que, hasta hace poco, el que un hombre cuidara demasiado su estética, su forma de vestir, no estaba del todo bien visto. Ya sabéis: cuidarse es de tal, cuidarse es de cual.. Además, durante medio siglo, la única forma de vestir posible ha sido la misma: traje para trabajos de oficina, y monos o uniforme para trabajos más manuales o fábricas. Aunque ojo, que durante una buena veintena de años en muchas fábricas británicas y americanas los trabajadores iban en traje. En cualquier caso, hasta bien entrados los 60, la vestimenta iba relacionada más con una imposición social (o laboral) que con algo personal y de puro disfrute.

Sin ir más lejos, yo, que trabajo desde desde hace quince años en la industria de la moda ¡LA MODA!, no ha sido hasta hace cuatro o cinco que he empezado a disfrutar verdaderamente de vestir bien y con un estilo definido. Hasta entonces, y mientras amigas mías modelos dedicaban gran parte de sus sueldos mensuales a comprar ¿invertir? en zapatos de Jimmy Choo, bolsos de Valentino o carteras de Prada, yo me pasaba una vez al semestre por un Pull & Bear a comprarme alguna cosa que me hiciera falta.

Y todo esto, ¿por qué?. ¿Por qué el enfoque y la visión que tenemos unos y otros es tan diferente?

Bueno, pues básicamente porque así ha sido siempre. Como norma social, los hombres nos hemos preocupado de otras cosas, hemos tenido otras aficiones: los coches, las motos, el fútbol… Ya sabéis, nada nuevo en el horizonte. Porque eso es lo que la moda representa para casi todo el mundo: una afición, un hobby, una manera de pasar el rato entretenido  y con una ocupación más o menos productiva. Y las aficiones, hasta hace bien poquito, estaban muy marcadas por géneros; a los chicos tenían que gustarles ciertas cosas, y a las chicas, otras. Además, a esto hay que sumarle un factor clave: la moda de hombre es mucho menos versátil que la de mujer; un hombre (de nuevo por algo cultural) está mucho más limitado a la hora de vestir: no usamos bolsos, no usamos zapatos de tacón, ni de colores ni con tachuelas; no tenemos blusas, monos, palabra de honor, faldas de tubo ni chaquetas con hombreras.

Es verdad que queda raro, pero el chaval de la foto puede usar ese peto y lo que él quiera, porque porte tiene, desde luego.

Desde que tengo amigas (a los 13 años, diría yo que empecé a quedar con chicas), o viendo a mi propia hermana (que la conozco más  o menos desde que nació), observo cómo el ir de compras es una actividad muy frecuente en todos los círculos y ambientes. No es que a día de hoy esté mal visto entre los chicos, es que simplemente es algo que no se hace, casi no se concibe. Pero muy difícil ver a un grupo de chavales quinceañeros entrar juntos en un Zara, más aún lo es si son mayores de 30, como es mi caso. La mayoría de mis amigos, si han dedicado más de 30 minutos seguidos en una tarde a comprar algo es porque han sido coaccionados o porque había algún tipo de soborno de por medio. Es así: aún nos cuesta mucho salir a comprar ropa y vestir bien.

Este soy yo, hace unos añitos, haciendo mucha moda XD

Y lo curioso de todo es que si le preguntamos  a un hombre si le gusta/quiere verse bien, el 90% te dirá que sí. Porque verse bien estéticamente mejora la autoestima y proyecta una buena imagen en los demás; ya sean amigos, pareja o incluso desconocidos (en ellos más, si cabe). Vestir bien, excepto porque cuesta dinero, es a todas luces positivo.

Sin duda la tendencia está cambiando y, por fin, los hombres estamos abriendo el armario (perdón por la estúpida analogía). Los números mandan, y cada año el gasto en moda masculina crece a doble dígito, lo que significa que estamos empezando a salir del traje y la corbata de marras, para atrevernos con más propuestas. Hoy día basta con abrir Instagram para ver cientos y cientos de perfiles de hombre con un estilazo brutal de los que podemos (por supuesto me incluyo) aprender mucho.

Así que nada, hombres del mundo, atreveos a vestir bien, a invertir en moda y a conquistar las calles de la ciudad.

  • realmente si nos interesa, lo que pasa que nos hacemos los duros. aunque como bien dices, quizas nos dedicamos mas al tiempo de deportes y todo eso. Hoy en dia las redes sociales están bastante abiertas y cada vez hay mas moda de hombre pero va poco a poco

  • Es como cuando vas a un centro comercial, por ejemplo, y ves a muchos hombres que están fuera de las tiendas esperando a que sus parejas ( por ejemplo ) terminen de hacer sus compras.
    A mí me gusta mucho que ahora en las tiendas de ropa haya más trabajadores chicos porque antes no se solían ver tanto. ( A mi parecer )

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer