Cuestión de educación y sentido común

En toda sociedad hay normas. Algunas están escritas (como que no puedes conducir por la autopista a más de 120Km/h, o que hay que pagar impuestos cada vez que compremos algo), y otras no (como que para que entrar hay que dejar salir primero, o que no puedes hablar alto dentro de un avión porque molestas al resto de pasajeros).

Con las primeras, las que están escritas en códigos y con las que te juegas una sanción (o multa) si no las cumples, todo está claro. Es con las otras, con las que obedecen más al sentido común y a la educación, con las que la cosa se complica. Porque lo que es cuestión de educación para unos, otros no lo tienen en cuenta. O no se lo han explicado. O, directamente, pasan. Un ejemplo: en una tienda, volver a dejar la ropa “en su sitio” después de haberla echado un vistazo. En este caso, unos pensarán que no cuesta nada, si descuelgo un abrigo de una percha para probármelo, volverlo a dejar en su sitio después. Otros, sin embargo, dirán que “eso no tienen por qué hacerlo”, que “para eso hay gente que trabaja ahí”. ¿Cuál de los dos tiene más “razón”? difícil de determinar: es cuestión de educación. Pasaría igual con las bandejas del típico McDonalds o Burger King. ¿Qué hago después de comer?, ¿vacío los restos de la bandeja y la dejo de nuevo en su sitio? ¿O no lo hago porque “hay empleados que tienen que hacer eso”? De nuevo, no es fácil determinar quién está haciéndolo bien.

Hay ejemplos que no son tanto de educación como de sentido común, como el ponerse a la derecha en unas escaleras mecánicas si no vas a subir andando y así dejar el carril izquierdo para que la gente que quiere andar pueda subir.

También es de sentido común pensar que, si pones la música alta o en alto, molestarás a la gente. Quizá más o quizá menos, pero seguro que algo a alguien le molestas, así que mejor te pones unos auriculares y todos contentos 🙂

¿Y qué os parece eso de comer comida que huele mucho en sitios  públicos? (o peor: recintos cerrados). ¿Hay algo más asqueroso que estar en el avión (o en el tren o en una oficina) y que alguien se abra una bandeja de pavo en lonchas? Esa primera bocanada es… Puajjjj. O cuando sacan un bocata de chorizo envasado en su papel albal. uffff… Pues , de nuevo, uno puede pensar: “Esto no está prohibido y yo tengo derecho a mis lentejas caseras en el vagón del AVE”, pero también puede pensar “mejor me voy a comerlo en la cafetería que, al menos, aunque no sea del todo agradable, es EL SITIO donde hay que comerlo…”.

En los aviones también se da otra situación delicada: la de los reposa brazos. Porque claro, entre dos pasajeros, solo hay uno libre, así que hay que apañarse para compartirlo. Pues hay gente (creedme, mucha), que se siente con el uso y disfrute del mismo, y pone su brazo al despegar, y no vuelve a quitarlo hasta que han abierto las puertas del avión y la azafata le está obligando a salir.

En fin, ejemplos hay mil, así que os dejo unas cuantas fotos y ejemplos más de gente que no ha demostrado nada de empatía y educación hacia los demás 🙂

Mirar al móvil mientras estás hablando con alguien.

Chistar al camarero, hablarle con falta de respeto o exigir que te dé prioridad sobre todas las cosas. 

 

Esta la he dicho antes pero la repito: escuchar música (o lo que sea) en alto. 

 

No hacerte cargo de limpiar lo que deja tu perrillo.

 

Poner los pies (o bolsas  o tus cosas personales) en asientos públicos.

Lanzar algo a la basura, fallar y no recogerlo. 

Dejar el carrito del supermercado en cualquier lugar del parking. (menos mal que inventaron las monedas para prevenirlo…)


 

  • ¡Hola Javi! Hacía mucho que no te escribía en el blog pero justo hace unos días hablaba de esto en el trabajo. Cada vez el respeto y la educación brilla menos y es una lástima. Algo como decir un “buenos días” o un “gracias” esta sobrevalorado hoy en día, y solo de pensar que con eso puedes arreglar el día a alguien… Seguiremos sonriendo 🙂 Un beso.

    • Es que eso es lo mínimo! Estoy seguro de que todos fluiría mucho más en las sociedades si hubiera más respeto, educación y empatía.. Uf, qué rabia me dan algunas cosas!

  • Holiii

    Muy cierto el texto, la buena educación se nos va de las manos.
    Yo te pongo un caso, subirme al bus y que me toque un conductor y que YO al entrar al bus le diga buenos días, hola o lo que sea y que por su parte no reciba una contestación… y me nerva!!
    Pero bueno … como estos casos, habrá mil y uno más
    Feliz semana!

  • Hola,hace tiempo que pensaba en esos detalles. Muchos son de sentido común pero hay otros que se basan en el respeto a los demás en espacios comunes. En la oficina, los tuppers a la hora de comer huelen mal y no es agradable. En Macdonals en los 90 se recogían las bandejas porque era un sitio de self service y económico. Lo que hacen mucho es invadir el espacio de los demás, en el sofá de una zapatería probando zapatos, un niño jugando se puso encima mia y no lo conocia de nada, hubiera agradecido tener mi espacio vital…me da mucho asco ver los escupinajos en la calle

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer