10 maneras (excusas) de romper con tu pareja

Hice una entrada parecida a esta hace tiempo, pero la he revisado y he actualizado alguno de los puntos.  🙂 . Así pues, os dejo con diez excusas que os ayudarán a dejar a vuestro novi@.

1. La de “No soy yo, eres tú”

— Cariño, es un poco todo: que dejes la mesa sin recoger después de cenar, que no guardes los zapatos en el armario cuando te los quitas (¿tanto te cuesta?), esa forma tan rara que tienes de coger el boli cuando escribes, que te gusten las Lays vinagreta, que cuentes chistes de funcionarios y de la Guardia Civil en pleno siglo XXI…

2. La de “Me gustas…”

… Pero somos incompatibles: —Vas a currar en bici, yo quiero a uno que me lleve en su Honda. Bebes gin tonic, yo quiero alguien que se beba los chupitos de Jager como si fueran zumo. Te gusta citar a Proust, y yo soy más de Melendi. Tu plato favorito es el roast beef, a mí me vuelven loca las costillas de cerdo en adobo. No sé si sabes por dónde voy…

3. La de “me mudo a la Antártida”

— Sí, ya sé que no soy científico ni biólogo, pero algo encontraré. No te preocupes por mí; no me llames, no trates de buscarme. He dejado algo de fiambre en la nevera y pollo en el congelador, que dura más. Da recuerdos a tus amigas Sonia y Chloe, ellas sonreirán; no te preocupes, no es nada. O quizá sí. Es igual. Adiós…

break uo

4. La de “me gusta la pizza…”

…Y a ti no. Hemos terminado.

5. La de “no podemos dedicarnos el tiempo que nos merecemos

— Y mira que me gustaría… Pero entre que salgo de currar a las 18:00, las 2 horas a la semana de interpretación, hora y media de corte y confección, los viernes que quedo con mis amigas para clases de zumba, el sábado que veo a mis sobris, el máster al que me he apuntado los terceros domingos de mes, la clase de Ouija el domingo a las 00:00… y encima tú que ahora te pones a dar clases particulares de inglés una hora a la semana, no hay tiempo para nada.

6. La de “me gustas demasiado

— Y no podría soportar que me dejaras, así que antes de que pase eso, prefiero dejarlo yo—(¿¿En serio?? ¿de verdad prevés un final tan desastroso que quieres anticiparte a ello antes que darle una oportunidad? NO, no me la trago. Aquí falla algo).

7. La de “me gustas y quiero pasar el resto de mi vida contigo…”

… pero no es el momento. Pero sé que si tenemos que estar juntos lo estaremos en un futuro, porque “si realmente quieres algo, déjalo ir: si vuelve a ti, es tuyo; si no, nunca lo fue” bla,bla,bla. Esto lo puedes usar cuando realmente te gusta la otra persona… pero digamos que tienes interés por “conocer” a otras personas. Vamos, que si tuvieras unos años más no descartarías estar con ella/él, pero por ahora hay demasiadas flores en el jardín como para quedarse solo con una.

8. La del “me cambio de bando

— Oye, Lola, tesoro, ¿sabes esa sensación cuando vas por la calle y ves a un tío que está muy bueno?

— Sí.

— Pues yo también…

brokeback

9. La de “no quiero que malgastes tu vida con alguien como yo

— Pe… pero cariño, si soy guapa, atenta, cariñosa, elegante, cocino de maravilla,  me llevo genial con tus padres, mis amigas te divierten mucho y te vuelven loco mis solos de Katy Perry en la ducha…

— Pero te gusta Gran Hermano.

— Ahí me has dao.

10. La de “no quiero hacerte daño”

¿Qué clase de paradoja es esta? ¿no quieres hacerme daño y por eso me dejas y me destrozas el corazón,el alma y mis planes de sábado por la noche? No, no. La versión buena (y larga) de esta excusa es “mira, he conocido a otra persona, me gusta más que tú, quiero intentarlo con él más que contigo, me gusta cómo bate las claras al punto de nieve… y por eso te dejo. Ahí vale, eso me lo creo más. Pero no digas que no quieres hacerme daño mientras me miras a los ojos y me vas clavando un cuchillito lentamente en la yugular… 🙁

En cualquier caso, cuando os veáis en esta desagradable situación, contened  las ganas de llorar, de gritar, de abofetear o de hiperventilar. En su lugar, os recomiendo respirar hondo, aguantar el chaparrón e incluso no tengáis miedo agradecer a la otra persona su sinceridad (aunque no os creáis de la misa la media). Deseadle suerte, levantaos, y marchaos muy dignos con la cabeza alta. (Si el cabreo es muy fuerte, podéis echar un poco de silicona a la cerradura nada más salir. Al menos se quedará un rato encerrado “meditando lo que ha hecho”) XD

  • ¡Oye, Javier! Que te acabas de casar, ¡Qué post es este! Jajaja.
    Jo, me río por no llorar… algunas excusas las he sufrido, como todos, y son de pena. En fin, algún día llegará alguien que no las tenga, ¡O eso espero! Un besote.

    • Calla, calla, que yo quiero mucho a mi mujercita… (pero oye, uno nunca sabe y no está de más tener una guía tan útil como esta)
      UN besote, Vicky!!

  • A todos nos han dejado alguna vez.Yo no recuerdo qué excusa me dieron pues me quedé en blanco…. sì que recuerdo que en una de ellas(sólo han sido dos veces, menos mal..) yo tenía una pierna escayolada y no podía caminar a su lado y cogerle a la vez de la mano. Tú crees que la escayola valdría como excusa???? Juajuajuajuaaaaa

    Un beso Javi, y “no eres tù, soy yo” es lo más

    • A mí no me han dejado JAMÁS!! (Pone cara de digno mientras él sabe or dentro que esa afirmación es más falsa que una moneda de tres euros).
      La escayola, definitivamente, SÍ vale como excusa 😉
      Besotes Aran

  • ¡Hola Javi! Para ser el primer post que te leo, decirte que, de momento, no te dejo con ninguna de esas excusas. Ni con ninguna otra jeje.
    ¡Ganas de leer más! Un saludito

  • jejejejejejejejejeje, me encantan las excusas porque no son motivos jejejej.
    Alguna de las que he leído nos ha pasado a alguna de mis amigas y a mi jejejejejej.
    Un besito

  • Javiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!
    Mi última ruptura,traumática donde las haya,fue porque “NECESITO CENTRARME EN MI OPOSICIÓN Y TÚ ME DISTRAES,PERO TE SIGO QUERIENDO Y EN CUANTO APRUEBE VOLVERÉ A POR TÍ”
    Jajajajajaja…pedazo de indeseable…A ver si apruebas y cuando seas un funcionario sólo y amargado,pienses en volver a por mí y te des contra una pared,porque es lo único que vas a encontrar.
    Si rencores…
    Un besazo bombón!!!

  • HOLA JAVI, TE ENCONTRE POR CASUALIDAD, Y ME PARECIO SIMPATICO TU POST. EN MI CASO .. FUI YO LA QUE DESAPARECI DE SU VIDA, SIN EXPLICACION… SOLO DESAPARECI!!! SI!! SEGURO ESTAS PENSANDO..QUE MALA! ESO NO SE HACE!.. PERO ME CANSE.. UN DIA ME AMABA, OTRO NO, UN DIA ME NECESITABA Y ME BUSCABA , OTRO NO, UN DIA ERA LA MUJER DE SU VIDA, OTRO Y DEJABA DE BUSCARME Y LLAMARME POR SEMANAS…DE REPENTE , DE NUEVO VOLVIA COMO SI NADA Y ENTRE BROMAS QUERIA QUE TODO FUERA IGUAL QUE ANTES DE DESAPARECER… Y ASI MIL HISTORIAS… ENTONCES ME CANSE Y DESAPARECI Y NO LO HE VUELTO A VER… QUE ME DICES..??? YO CREO QUE HICE BIEN!!!

    • Noooo!! En serio desapareciste sin más?? Eso es heavy, eh??? Es cierto que lo que parece que hacía él tampoco estaba bien, pero desaparecer… WOW!!Bueno, oye, si lo hiciste y te quedaste bien, pues ole, pero no sé… me suena como fuerte eso de desaparecer sin más. Y no te arrepentiste ? Nunca has tenido como curiosidad por saber de él o tentaciones de escribirle para explicarle?

      Un abrazote y gracias

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer