Respuestas para la gente que tiene miedo al avión

Reconozco que alguna vez me ha pasado. En alguna turbulencia de estas que parece que el avión ha descendido 40 metros (cuando raramente baja más de 3 ó 4) y que hace que se te suba el tentempié que te han servido una hora antes a la garganta, yo también me he puesto un poco nervioso. Y sabes que en realidad no va a pasar nada y que en unos minutos otra vez va a estar el aire plano como un plato, pero un poco acongojonadillo te quedas. Y respiras hondo, y sabes que has estado en otras situaciones mucho peores (como cuando te llegó una carta del Ministerio de Hacienda diciendo que “se había detectado una irregularidad de forma en su Renta 2014”, o cuando en el examen de conducir notaste cómo la rueda trasera derecha se subía a ese maldito bordillo), pero no puedes evitar que te entre una pequeña arritmia en el corasonsito.

El caso es que el otro día leí en mi muro de Facebook uno de estos artículos que cada cierto tiempo vuelven a salir, como si hubiera un señor escondido en algún sitio de Facebook que cada x meses vuelve a viralizar contenidos que a ti se te había olvidado que existían, pero que recuerdas inmediatamente en cuanto los ves. El artículo era algo así como “dudas que tiene la gente con miedo cuando se sube a un avión, respondidas por un piloto”. Y yo, que para eso soy crédulo como un niño de 5 años cuando le hablas del ratoncito Pérez, me leí todo y me lo creí. Y como la fuente que publicaba la entrevista era Cadena Ser, le di la suficiente credibilidad como para hacerme eco de ella y traeros algunos fragmentos que me gustaron y que me aclararon algunas cosas.

La entrevista comienza con una pregunta que no tiene nada de benévola y que no se anda con rodeos: ¿Qué nivel de turbulencias puede aguantar un avión? Toma ya. Que igual el piloto se pensaba que iba a responder preguntas del tipo “¿qué hago si me entra dolor de tripa en el avión?”, o “¿qué hago para que se me destaponen los oídos?” Nada, nada: pum, al grano. Bueno, el piloto en cuestión, cuyo nombre es cierto es que no me he molestado en aprender, resuelve bien la situación respondiendo:Los aviones están preparados por diseño para aguantar cualquier turbulencia. Cualquiera. En la atmósfera, la máxima turbulencia que podemos encontrarnos es un huracán y está catalogada como turbulencia de grado 6. Pues bien, los aviones están preparados para aguantar turbulencias de grado 9, que ni existe“. Bueno, se le puede acusar de otras cosas, pero de no ser meridianamente claro, no. Un avión, por una turbulencia, NO se cae.

Otra: “¿Qué pasa si un motor se rompe durante el despegue?”. En la respuesta, empieza dando algún dato técnico sobre masas y pesos del avión pero termina la respuesta tan clara como la anterior. Dice el Sr. piloto: “Si se me parase un motor de reacción incluso en pleno despegue, el pasaje ni se entera“. Que digo yo que GUAY, ¿¿NO?? Y sigue: “En vuelo pasaría muchísimo menos, claro. En vuelo con un motor parado el avión vuela perfectamente y sin ningún problema pero horas y horas, ¿eh? Si yo por ejemplo tengo un vuelo de Madrid a Nueva York y en Zamora me quedo sin un motor, yo podría llegar a Nueva York sin ningún problema.” De esta respuesta, lo que más me gusta, sin duda, es que su avión se quede sin motor en Zamora. No sobre Coruña, al norte de Portugal o sobre el Atlántico sino sobre Zamora. Qué manera más discreta y bien traída de nombrar su ciudad de nacimiento. ¡Grande Mr. Pilot!

La última respuesta, sobre qué pasaría si se quedara sin ambos motores, también me tranquiliza bastante: “Lo que ocurre es que el avión se pone a planear, él sólo, por leyes de física. El piloto dirige el avión como un planeador, como un velero”.

No sé vosotros, pero yo después de leer todo esto (y más), me quedé mucho más tranquilo. Es cierto que yo no tengo miedo a volar, pero nunca está de más que le aclaren a uno ciertas cosas.

¿Mucho miedoso por aquí? Contadme cosillas.

 

  • La verdad es que mi tarjeta de frequent flyer no me deja tenerle miedo a los aviones, es parte de mi trabajo y no hay manera de evitarlo (en lo que va de anyo ya van 43 aviones cogidos). Estudié ingenieria aeronautica y se muy bien la física que lo mantiene en el aire, las redundancias en todos los sistemas, los protocolos de seguridad, etc.
    Aún así he de reconocer que desde que tuve un par de experiencias no gratas en vuelo me da un vuelco al corasonsito, como tu bien dices, al notar alguna turbulencia o algo fuera de lo normal, porque el subconsciente me transporta a aquel momento de panico que tuvimos.
    Por eso siempre va bien que a uno le recuerden todas estas cosas que cuentas en tu post de hoy 😉 Merci!!

    En un mes me voy a Australia… paciencia y valentia!

  • ¡Hola Javier!
    Pues yo tengo pánico a volar, y cuanto más aviones cojo, más miedo me da. Todo empezó porque una vez aterrizando en Sevilla, el avión dio un giro inesperado y ya ahí empezó todo. Bueno también creo que influyó, que en esa época estaba con un chico en BCN e iba constantemente, yo no quería irme a vivir allí con él( su estilo de vida no me gustaba) y en los vuelos de ida lo pasaba fatal, en cambio los de vuelta relax total. Pero cuando terminamos ese miedo siguió. En el último vuelo Santiago-Sevilla salimos con 4 horas de retraso por una avería en el avión y allí estaba yo llorando cómo una histérica porque yo pensaba que el avión no iba a ir bien, eso si el chico de al lado monísimo no paró de acariciarme el brazo( buen recurso para ligar, lástima que tengo pareja).
    Una vez, por culpa de una turbulencia, terminó el pastel cordobés que llevaba dentro de una bolsa( para mi “suegra”catalana) dentro de mi cabeza, de repente lo vi todo negro y las azafatas y compañero de asiento partidos de risa, claro, yo llorando y eso si, me dieron cava para calmarme.
    Creo que mi miedo se basa en que no puedo controlar si hay algún problema volando, es decir en tren, coche, bus, voy sobre tierra y yendo por el aire me veo más indefensa, me pasa lo mismo cuando voy de copiloto, al no llevar yo el coche no estoy segura. Pero luego no soy controladora en la vida laboral, personal, etc…
    Eso si yo tengo mi ritual: hola, elle y gin tonics, así sea un vuelo matutino!!y algún capítulo de JdT también. Así voy relajada, o eso creo.
    Y lo peor es que casi siempre voy sola, así que ese miedo siempre me acompaña.
    vamos, que es un placer tenerme al lado, hehehe.
    Saludos Javier.

  • Ay Javiiiiiiiiiiii!!!! Que no podía entrar a ver el post desde el ordenador!!! Qué hago yo sin mi Javilillo y sus Hot Shots???
    Dicho esto,te diré que tengo pánico,terror,horror, fobia,ansiedades y angustias varias a subir en avión. Aún así,me subo,obvio,me gusta viajar…Pero el momento despegue,el momento turbulencias…Madre mía…Lloro y todo. Mi último vuelo fue a Jerez hace un mes. Toda una hora y media intentando leer un artículo de una revista y no pasé de la primera frase…Y ni siquiera sé qué decía!!! ???
    En fin..Miedosilla que es una!!!
    Besitos de tu incondicional riojana!!!!!

  • hola Javi, nunca te escribo pero te leo siempre….
    me encanta como te explicas y expresas… eres genial¡
    yo si que tengo miedo, de hecho tengo 35 años y me monto pero siempre viajes cortos , de una hora o dos o tres… Como mucho tres y media, me fui Madrid-Viena o Madrid-Roma o cositas así , por Europa, pero este año me caso y de luna de miel, (no sé por qué hay que hacer un super viaje)…el caso es que quiero pero estar mil horas en el vuelo me causa ya un “no respiro” que ya me pongo a pensar si estoy mejor en tierra, es que si subo y me da ahí un ataque de algo, ya solo de pensarlo me ansío…ainsss…. así que le diré a mi chico si quiere ir a París la ciudad del amor o algo jajaja… en fin…espero poderte contar la experiencia de vuelta, aun me queda hasta el 2018 para pensármelo mejor…
    besos

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer