Liarte con tu mejor amigo/a: sí o no

En el post de hoy quiero hablar de un tema que nos atañe a todos: ¿por qué las mujeres abren la boca cuando se pintan los ojos? No, está bien, eso lo dejaré para otro día. Lo de hoy es algo mucho más serio…

Bien, todos hemos tenido un mejor amigo/a (al menos muy cercano) con el que hemos podido tener algo más que amistad y con él/la que, por un motivo u otro, hemos decidido frenarlo antes de que pasara. Quizá, a esa persona por la que llevamos años no sintiendo nada más que cariño y amistad sincera, un día empezamos a verla con otros ojos… ojos golosos… ojos con una mirada menos cristalina… Ya sabéis.

Bueno, yo trato de dejaros un puñado de “pros” (razones) por las que SÍ es buena idea tener una relación con tu mejor amigo (por cierto, se sobreentiende que hablo de tu mejor amigo/a de sexo opuesto, ¿no?) y otras cuantas sobre por qué es mejor NO meterse en charcos.

Captura de pantalla 2016-09-27 a las 11.20.04

PROS

Pocos te conocen tan bien: lleváis mucho tiempo haciendo planes juntos (como amigos) y escuchándoos mutuamente sobre lo que os gusta y lo que no, sobre lo que queréis hacer y lo que no, sobre dónde ir y dónde no… Todo eso seguro que sirve de algo. Sabes que si él odia el cine de autor, será un mal plan proponer iros a ver una peli de cine búlgaro como tercera cita oficial.

aa

Tendréis un montón de motes para llamaros el uno al otro: el paso de los años ha dado lugar a muchas historias juntos y a muchos momentos en los que han ido saliendo motes para cada uno de vosotros; aquel día en el que una dependienta de El Corte te llamó Gabriel en vez de Javier (y te quedaste con el nombrecito), o ese ex tuyo que te llamaba “nubecita” y que no sabía que lo odiabas, dando origen a múltiples nombres de coña entre tus amigos (nube, fresita, gominola)… Es genial.

Podréis hablar de TODO: lleváis años haciéndolo. Lo raro ahora sería dejar de hacerlo  y poneros a hablar del tiempo. Habéis hablado de amor y de penas, habéis hablado en bares y en casas, habéis hablado de salvar al mundo y de cómo cogeros la borrarchera más grande el finde siguiente. Está. Todo. Hablado.

Teneís complicidad: y eso, normalmente, lleva mucho tiempo. Vosotros sabéis lo que el otro necesita, lo que el otro prefiere hacer en cada momento y qué hacer o decir para animar cuando hay que hacerlo.

Enough Said laughing

Os reís mucho y todo el rato: esta es una de las claves del éxito de toda pareja: reírse. Pasarlo bien es indispensable para que las cosas marchen bien a largo plazo. Y si esa persona es tu mejor amigo, es porque te hace reír. Nadie quiere un mejor amigo con el que solo se puede hablar de política, de Historia y de cosas con las que no se puede uno partir de risa.

Conocéis vuestras relaciones pasadas: eso es un punto de ventaja. Sabéis qué ha pasado y por qué no han funcionado otras historias; si el ex era demasiado pesado y no dejaba de bombardear a mensajes y llamadas a tu amiga; o  esa chica leonesa que no dejaba de insistir en que tu amigo y ella se mudasen juntos cuanto antes agobiándolo hasta el extremo. Juega con la información que tienes para no incurrir en otros errores pasados

Sabéis y aceptáis los defectos del otro: os ahorraréis descubrir las cosas malas del contrario. Empezar con una pareja de cero e irte dando cuenta con el tiempo de que no es oro todo lo que reluce, es siempre un chasco. Comienzas a descubrir que es desordenado, no es atento, no es cariñoso, no dedica tiempo suficiente a cultivar la relación,etc y te preguntas que por qué esto no venía en las instrucciones de uso cuando “lo compraste”.  En cambio, si lleváis tiempo siendo amigos, es posible que sepas ya mucho de esto, y probablemente te guste precisamente por alguna de esas cosas.

CONTRAS

Podría estropearse todo: la razón del millón. Tenéis una bonita y sólida amistad que dura años, y os da miedo que, si las cosas como pareja salen mal, perdáis por el camino la amistad. Bueno, sería cínico decir que “eso no pasará”, porque podría pasar perfectamente, pero sí diría que no podemos basar decisiones en que “podría salir mal”. Por esa regla de tres, nunca cambiaríamos de trabajo, de ciudad para vivir, de restaurantes para comer o de coche para movernos. Podría salir mal, sí, pero.. ¿y si sale bien?

Puede ser raro para la familia: hasta ahora tu amigo/a se había convertido en uno más con tus padres. Casi un hijo al que veían más como tu hermano que como tu amigo del género opuesto.

Quizá tengas amigos en común que sí sienten algo por él/ella: “¿Cuándo me presentas a tu amiga Marta? Tío, es que me encanta”. Y tú se la presentas… y al cabo de unos meses empiezas a salir con ella. A ver, que tienes todo el derecho, que para eso es tu amiga de antes, pero quizá genere alguna situación incómoda del tipo… no sé, qué diré, del tipo.. ¿¿SABER QUE TU AMIGO LUIS QUIERE MAMBO CON TU NUEVA NOVIA??

No es lo mismo una amistad que una relación de pareja: esto, que parece obvio, a veces supone el gran problema y la causa de que no funcione la cosa. La diferencia entre una amistad  y una relación no es únicamente el terreno sexual (aunque sí quizá sea la más notable). Cuando sientes algo por alguien todo es distinto; desde cómo miras a esa persona a lo que te transmite cuando te da la mano. El cómo actuáis frente a la gente , cómo os compenetráis, el número de horas y días que pasáis juntos, etc. Que funcionéis como amigos no significa que vayáis a funcionar igual como novios.

Captura de pantalla 2016-09-27 a las 11.25.16.png

Estáis acostumbrados a la distancia en tiempo y espacio: como todos los amigos, os veis cada X días, durante X tiempo, y eso, como pareja, es posible que cambie. Hasta ahora habéis basado vuestra relación en momentos puntuales en los que os juntáis para hacer planes, pero como pareja es posible que empecéis a pasar más y más tiempo juntos. ¿agobio? ¿quién dijo agobio?

Conocéis vuestras relaciones pasadas: lo que puede ser bueno también puede no serlo tanto. Sabéis que con la ruptura con Fulanito ella se quedó destrozada porque él “le encantaba y era el  hombre de su vida”. Ahora tú tienes que convivir sabiendo esa información. Si no eres celoso, probablemente no suponga un problema, pero si lo eres, puede que los fantasmas del pasado vengan a visitarte alguna que otra vez. 

  • Hola Javi. Y, ¿ pq no? Si llegan a sentir algo más q amistad, adelante, sí. Si las mejores relaciones y las q mejor funcionan son las que los componentes de la pareja son sus mejores amigos, respectivamente (es lo que yo pienso).
    Si no funciona, no se tiene el pq de perder la amistad. Si son maduros no se perderá, si son unos críos (mentalmente hablando), puede q sí se pierda.

  • Jelou, Javiéh!
    En mi corta experiencia (por ser más jovencita que tú) pienso que en el sexo sería un buen punto a favor, porque si de verdad es un buen amigo, lo sabe TODO sobre ti y eso conlleva saber tus gustos sexuales.
    Pero por lo demás, no comparto las ideas que lanzas al aire… No es factible, creo yo, en la mayoría de los casos.

  • Pues yo digo q sí, he vivido una historia preciosa con mi mejor amigo… Jamás me había sentido tan bien ni q me entendieran tan bien.

    La historia no ha funcionado por otras circunstancias ahora estamos recolocando nuestra amistad y sé q cuando lo consigamos nuestra amistad va a estar a un nivel muy alto.

    No me arrepiento para nada de haber dado el paso y estos meses vividos me los guardo para siempre.

    Un besote guapetón

  • Pues te contaré mi historia: después de cinco años como amigos llegamos a ser los mejores amigos y de repente surgió algo más. Yo sopesé cada pro y contra que describes pero…no había opción, tenía que probar y di un paso adelante. Al principio fue complicado, porque él asumió el nuevo papel demasiado pronto y a mi me agobiaba verlo con tanta frecuencia y el ligero cambio de actitud…pero era mi amigo, así que lo hablé con él y desde ese día todo fue rodado, desde ese día no nos hemos separado y desde ese día han pasado más de veinte años.

  • Buenas noches Javi 🙂

    Yo no saldría con mi mejor amigo, no se me resultaría raro …
    Pero también digo que si llega a surgir algo más que una amistad por qué no?
    Tú que opinas? 😉
    Hasta mañana, besos
    Pd: si, me parece buena idea que hagas un post sobre las mujeres que abren la boca al pintarse los ojos jajajaja

  • Hola Javi,
    Yo no sabría que decir…sí o no….Depende mucho de las personas,entorno, personalidad…lo que está claro es que juntar la amistad con la atracción física debería ser una relación 10.
    Sabes que te digo! QUE VIVA EL AMOR!!! Yo diría que sí!

  • Ayyyyy pues no sé.
    Yo sólo puedo hablar que yo con el que hoy es mi marido ( “el” Paco ) no me hablaba, luego me hablaba pero me caía mal, luego me caía mejor, luego nos hicimos amigos, luego nos enamoramos y ya te digo…. 18 años casados!!!!

    Y me voooooooooyyyyyy a Rooooooomaaaaaaaaaaa!!!!! Que tú bien sabes amigo Javi que es la ilusión de mi vida!!!!

    Un abrazo sin pros y sin contras, solamente un gran abrazo!

  • Depende de cada experiencia, no creo en reglas generales para estas situaciones y como bien decís existen pros y contras. Coincido plenamente con que una amistad es muy distinta a una relacion de pareja, por lo menos yo las vivo muy diferente, por lo tanto en mi caso, Nop, paso, son de los mejores amigos, y prefiero disfrutarlos así!
    PD: Abro la boca para pintarme los ojos, Culpable!

  • Yo opino que no es una cosa imposible si se verdad le tienes un sentimiento profundo a tu amigo, el mi experiencia me paso y como dices tuvo sus pros y sus contras pero cuando el sentimiento te das cuenta que es intenso y además es mutuo, todo conspira a tu favor para que todo se de de manera natural y sin fingimiemtos como fue en mi caso

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer