Top 10 de las mascotas de nuestra infancia

Todas estas mascotas de nuestra infancia tenían un denominador común: duraban menos de 2 meses. Unas porque las regalábamos (las menos), otras porque su ciclo vital no iba más allá, y otras porque nunca debían haber caído en nuestras torpes e infantiles manos.

Este es el top 10 de mascotas de nuestra niñez:

1. Tortugas

No sé qué fue primero, si la fiebre por los tortugas domésticas, o que —aprovechando que estaban muy de moda— unos visionarios tuvieron la idea de convertirlas en dibujos y crear a las Tortugas Ninja. En cualquier caso, estoy seguro de que en algún modo influyó.

Todos tuvimos tortugas a pares (una sola daba mucha penilla) y todos vimos cómo ambas morían irremediablemente al cabo de unas semanas (o días u horas, que de todo hubo). Una de ellas solía morir porque conseguía saltar las paredes lisas de plástico que conformaban su pequeña casita, y terminaban cayendo de la mesa o el poyete en el que estaban colocadas. La otra tenía una muerte más lenta: generalmente olvidada en unas vacaciones, por hambre (o sed) o porque caía sobre su concha y no podía voltearse ya más.

toruga_de_agua

2. Peces

Que fueran peceras redondas y que los peces fueran naranjas. Esos eran los dos requisitos para ser cuidador de peces con 5 años. Era primordial, también, que la comida viniese en un bote cilíndrico con pequeñas aperturas en la tapa (como un salero de cocina, vaya) y que el contenido fuera una sustancia hecha como de serrín, paja y micro gambas desecadas que olía a rayos. Mi eterna duda es si esta comida y la de las tortugas era la misma. Y saber si en realidad les gustaba o se la comían porque no les quedaba más remedio. Igual para ellos era una sustancia tan asquerosa como para nosotros, pero era eso… o morir de inanición. ¡Quién sabe!

3. Hámster

Este no era para todos los públicos: ver a un ratoncillo dando vueltas con una rueda en su cocina, no era del gusto de muchas mamás y papás. Los hámsters solían dudarnos más que las tortugas pero menos que los conejos. Tenían su jaula y no demandaban mucha ateción. Eso sí, había que alimentarlos con más paciencia que a otros bichillos y tenías que limpiar su casa cada poco tiempo. Yo compré dos del mismo a la vez y estaban todo el día peleándose. Luego compré dos de distinto sexo y estaban todo el día apareándose. Llegué a la conclusión de que mejor de uno en uno.

4. Gusanos de seda

Sin duda, los más asquerosos de todos los animales domésticos. Aún me pregunto cómo mi madre me dejó tenerlos (será eso del amor de madre…). Este sí que era un animal de esos que tenías por pura presión social. Era una de las modas que primero llegaban al cole, y no tener gusanos de seda era estar fuera de la realidad. Lo más interesante de los gusanos (lo único interesante) era verlos pasar por el proceso de metamorfosis. Más allá del hecho de que molaba ver a un gusano transformarse en mariposa, lo único bueno de tenerlos era que estabas legitimado a decir “capullo” sin que te regañaran por decir palabrotas. Todo lo demás era bastante asqueroso: su aspecto, su color, su comida (la morera llena de agujeros), el olor que dejaban… En fin, mucho tendré que querer yo a mi hijo para que le deje tener gusanos de seda.

gu

5. Conejo

Esta era otra liga. Aquí no solo se requería de unas infraestructuras mínimas (jaula más grande, un pequeño espacio para que el conejillo pudiera moverse, una finca en Toledo), sino que sus cuidados requerían más atención y dedicación. Es por esto que la mayoría de las veces, viendo nuestros padres que eran ellos los que corrían con la suerte de tener que hacerse cargo del animalito de turno, terminaban regalándolos a hijos de otros inocentes padres que aceptaban el reto para complacer a sus vástagos.

bugs

¿Lo bueno de los conejos? Que eran suaves, muy “monos“, no hacían ruido y se acercaban a ti cuando les llamabas. ¿Lo malo? Todo lo demás. ¿Lo mejor? Sus regalitos en forma de bola. (Nota: ¡¡Nestlé tenía los cereales Nesquik que eran iguales!!)

nes

6. Pollitos de colores

Habituales en fiestas populares de los pueblos, estos pollitos nunca sobrevivían más de una semana en casa (pobres). Atraídos por sus colores chillones (los pintaban de rosa, azul, rojo y amarillo flúor) los niños caíamos en la trampa y terminábamos convenciendo a nuestros padres para llevarnos uno de vuelta a casa. Y claro, como hacían un ruidito muy gracioso y encima eran muy baratos, lo conseguíamos.

El problema llegaba con que uno no sabe cómo cuidar y cómo tratar a un pollo. Así, muchos morían de un abrazo de oso de sus inconscientes (y amorosos) dueños, otros caían de alguna altura excesiva, otros porque las temperaturas no eran adecuadas… En fin.

pollit

7. Canario

Iba a poner pájaro, así en genérico, pero en realidad el Canario es, junto al Periquito, el único que conozco. Nunca he llegado a entender porqué los niños tenían pájaros: hacían ruido (los pájaros), no te hacían caso (los pájaros y los niños), y los pobres no podían volar libres metidos en las jaulas. Comían gusanos o comida desecada en función de lo que se lo quisieran currar tus padres (que eran los que la compraban). No fueron la mascota más popular pero no caían mal. Sin más, vaya.

8. Iguana

Este también estaba en otra liga. Tener una iguana te convertía automáticamente en la envidia de todos tus amigos y en el temor de sus padres. 

Los reptiles necesitaban más cuidados que el resto. Además de su terrario, que tenía que ser más grande, necesitaba condiciones de luz especiales. Yo tuve un amigo con iguana, y el pobre tenía problemas cada dos por tres. Eso sí, lo hizo muy bien porque le duró año y medio.

9 y 10. Perro y gato

Qué os voy a contar de estos dos. Que son muy monos, cariñosos, inteligentes, adorables… blablabla. Los perritos y gatos son amor, y punto. ¡Y estos sí que tienen que vivir muuuchos años!

  • Pobres tortugas… una se murió, y la otra dijeron que se había escapado (creo que mi madre la regaló… 😐 ). Los únicos peces que he tenido los compramos en el instituto para toda la clase, y allí estaban, pero en mi casa no han habido peces, y hámsters menos! Insistí e insistí, pero mi madre decía que no pensaba comprar una rata, yo le enseñaba el de mis vecinas y nada de nada… hasta que me cagó uno en la mano, y ya dejé de querer uno jajajaja
    En mi clase del colegio una amiga vino un día con una caja y nos regaló gusanos de seda, no sé ni como podía cogerlos, con lo asquerosos que son… yo los tenía en una caja fuera de mi casa (ventajas de vivir en un campo), era un poco sin sentido, porque estabas deseando que se hiciera mariposa… pero sabías que cuando fuera mariposa, ya no lo ibas a ver más… 🙁 Y ya, gatos que se escaparon…. y mi perrita jajajajaja Lo que no entiendo es como la gente tiene reptiles en casa… las que más miedo me dan son las serpientes, he escuchado muchas historias sobre ellas… y no sé si serán verdad, pero tampoco quiero comprobarlo jajajajaja
    Bueno… ya me he enrollado demasiado!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Que pases buen fin de semana y buena semana 😀

    • Veo que has pasado por todos, eh? 🙂
      Después de decirme que has acabado con media fauna española te quejas de los pobres reptiles!!=?? XD
      un besote, MJ. Buena semana!

  • Que cierto Javi!
    Yo menos la iguana (que me dan un poco de cosilla) he tenido todos, aunque algunos sólo horas, pero he tenido todos.
    Ahora pienso que tuve gusanos viviendo conmigo y me da un poco de asquete la verdad, pero como me desvivia por ellos para que salieran unas mariposas preciosas 🙂
    Mis tortugas aún no sabemos de que murieron a los pocos días.
    Los peces unos saltaban la pecera (si esa redonda que decías) y morían en el suelo. Los siguientes que tuve los heche colonia, supongo que para que no olieran mal y no es buena idea y a los últimos que tuve mi prima los hecho de comer regaliz, tampoco es una buena idea.
    Mi hámster murio de que se te rompió un diente y se lo trago y se le clavó en el cuello (lo que llore el día que me le encontré muerto).
    Pero la muerte más trágica fue la de mis pollitos que, ingenua de mi, pensé que sus plumas verdaderas estaban debajo de las verdes y todas…y decidí desplumarlos para ver sus plumas “de verdad”. Murieron esa misma tarde. (En mi defensa diré que tenía 4 años).
    Y todas las demás mascotas murieron obde edad o de aburrimiento…o desaparecieron de mi vida porque mi madre estaba aaartas de ella (que es la opción más probable).
    Besazos Javi.
    Feliz domingo

    • Los gusanos eran asquerosos, lo que pasa es que de pequeños tenemos otro estómago,no?
      Echaste colonia los peces?? whaaat??? jajajaj Y desplumaste a los pájaros?? madre de Dios. Eras el auténtico terror del mundo animal, Nerea XD
      un besote!

  • Javiiiiiiiiiiiii!!!!
    Yo he sido de periquito,pez,(así en singular) y gato.
    He de decir que los 3 me han durado muchísimos años..algo subrrealista en un pez,lo sé,pero ya ves..será que les daba mucho amor,jajajajaja.
    Mi gatito era de otra liga.Era lo mejorcito…mi delicioso Figo..le adoraba!!!! 13 añitos estuvo conmigo y murió el mismo día de su cumple…hasta en eso fue especial!!!!
    En fin,que se me escapa la lagrimita…
    Un besote,bombón!!!!!!!!!

  • Hola Javi 🙂

    Mi tortuga se dio a la fuga y ya nunca más supimos de ella, la teníamos en un estanque fuera de casa, y un día mi perra se metió dentro para bañarse porque le encantaba el agua( era un cocker, murio debajo de un camión) y la tortuguita se escapó.
    Ahora como tengo una hermana pequeña le volvieron a regalar una tortuga y allí esta en su pecera, sin hacer nada y no crece ni nada …
    Peces también tuve, tuve en mi casa pero se murieron y después el año pasado lleve cinco peces para el piso de Vigo porque así mientras estudiaba miraba para ellos Jajajaja pero… Los peces se murieron… Yo veía que no nadaban normal, estaban en vertical y un día.. Aparecieron flotando por la superficie del agua.. No sé de qué sería, pensamos que fue por el cloro que tiene el agua..
    De peque, me costó tener un hámster pero lo tuve. Me acuerdo que lo tenía en una jaula de plástico, y el muy malo royó la jaula y al escaparse le royó también el sofá de mi abuelo y menuda bronca tuve ese día!! No volví a saber más de hámsters jaajaja
    Gusanitos de seda también tuve, los tuve que tener en casa para un trabajo de primaria de conocimiento del medio( creo que se llamaba así la asignatura) y daban mucho asquito.
    Pollitos, canarios, conejos,iguanas nunca tuve.
    Qué haría yo sin me perro!! Aún hoy fui con el hasta el río a bañarse y que bien me lo pase!! Jajaja le encanta el agua, son tan buenos los labradores 🙂 🙂 🙂
    Y gatitos bueno, mi abuela tiene seis o siete y ya hay una gata que está a punto de traer más gatitos.

    Me ha gustado mucho el post, hasta mañana Javi. Qué tengas un buen inicio de semana y espero que hayas tenido un gran fin de semana.
    Besitos 😉

    • Vamos, que lo has tenido todo y todo te ha salido rana.. XD
      Los perritos una vez más demuestran que están por encima de casi todos los demás animales. Si es que son pa´comérselos..
      (a los gatos no me apunto, lo siento)
      un besote y gracias por el comen!

  • Hola Javi!!
    Que tal te fue el viernes pinchando?
    Yo he tenido de todo, siendo hija unica, la verdad que mis padres siempre me compraban mascotas porque nos encantaban a todos eh!
    Pero me quedo sin duda con las 2 perras que tuve. Un caniche, que era el bebe de mi madre más bien y luego un braco que fue la perra de mi vida, más buena y cariñosa. Que pena cuando se van, creo que se crea un vinculo tan especial y es puro amor, del bueno!
    Que tengas un buen inicio de semana querido!
    Besotes!!!

    • Pues un temazo tras otro, querida. (no tengo abuela)
      Las perritas en realidad deberían estar en otra lista. el resto de animales no pueden competir con un perro o un gato,no crees??
      un besote y feliz semana, G.

  • Hola Javi, he de decir que yo he tenido muchisima suerte. En mi casa por Junio siempre comprabamos un pollito pero nos duraba muchisimo, tanto que acabábamos dejandolo en un corral de un pueblo cerca de Burgos. Me imagino ahora ( que soy mayor y consciente) al paisano aparecer por el corral y ver un pollo nuevo, pensaría pero este de donde ha venido??? Jajajajajajajaj
    Luego con 14 llego mi Terry, una foxterrier con mas mala leche que un grupo de hoolings borrachos pero adorable. Me duro 17 años y en cuanto me independice lo primero que voy a hacer es adoptar a un perrete. Porque se puede vivir sin perro, pero mejor con uno.

    • Terminabais por donar el pollito? eso sí que tiene mérito. Me pregunto si se les terminaba por ir el tinte de las plumas…
      dale un abrazo de mi parte a tu perrillo, que seguro que lo acepta de buen grado 😉

      • Siempre comprabamos el amarillo y he de decir que ese pollito adorable cuando crece es como cualquie adolescente, contrahecho, le sale la cresta, las patas….puag es un poco feo si.
        Ah! Por cierto, ya que tu padre participo de la peli del bueno, feo y malo dilebq en internet estan celebrando los 50 años. Se llama aniversario Sad Hill. Igual le interesa

  • hola Javier!!! pues yo tuve una mascota más que no has puesto y no creo q fuese la única, y fueron……caracoles!!! también debió ser amor de madre, por que vivieron unos días en el balcón en una caja de zapatos, y cada noche salían y se iban por las paredes del balcón….les ponía hasta lechuga para comer….ahora que soy madre, espero que mi hijo nunca venga con caracoles para cuidar!!!! un besazo

    • Caracoles??? claro que no la he puesto porque jamás había escuchado a ningún niño que tuviera caracoles..jajaja. Pero oye, si a ti te hacían feliz.. Eso de verlos reptar por el balcón no era un poco asqueroso? vamos, no sé, digo… 😉
      besos, Laura!

  • Hola Javier. Es broma lo de las tortugas muertas de hambre, no? y lo de los pollitos de colores, verdad? que me dan mucha pena!!
    Ami nunca me dejaron tener mascota..mas allá de unos gusanos de seda a los que nunca llegaron hacerse mariposa, creo que morían antes en el intento, eso si, comida nunca les faltaba!
    En casa de mascotas nada hasta que han sido totalmente conscientes de que significan así que ahora tenemos gato que el tio vive infinitamente mejor que yo.
    Feliz semana

    • no hay nada de broma en este post (bueno, alguna que otra, pero eso en concreto,no)
      UN besote para ti y una caricia para tu gatito.

  • Ayyyyy mi pobre tortuga… el día que mi hermano y yo nos acordamos de ellas ya estaban boca arriba… Con los gusanos de seda, lo típico, se convirtieron en mariposa y volaron. Y también tuve un grillo… que tuvo el mismo final que las tortugas. Aiiiinssss, pobretes.
    Besazos!!

    Preparadas Listas Ya

  • Hola Javier, una de nosotras rompe tu top 10!! Sus primeras mascotas, fueron dos tortugas enanas, que con el paso de los años, para ser exactos 25 años, han pasado a ser dos miembros más de la familia por cariño y por lo enormes que son. Han pasado por varias etapas, infancia exploradora saltado de su casa al suelo, juventud aventurera haciendo puenting desde la terraza y parapente desde la ventana, y ahora están en la fase feministas independientes no necesitan machos para poner huevos en verano, si quieren los ponen aunque no estén fecundados, no las gusta estar atadas a ningún macho. Jajajaja. Feliz lunes. Un beso
    http://trendygirls10.blogspot.com.es/

    • Hola, queridas. Whhaaaattt?? Ha tenido unas tortugas de agua 25 años??? pero qué brujería es sta?? Muy loco todo. Enhorabuena porque eso debe ser algún tipo de récord mundial o algo..
      un besote!!

  • jajaja ¡Cuántas historias me has recordado! 😀 tuve 6 de las 10 mascotas que mencionas. Entre ellas un pollo que terminó debajo de un grifo porque mi primo dijo que era bueno darle una ducha y 2 conejos que se convirtieron en una familia de 10 que rumiaban todo. Pero la peor que recuerdo fue la del amigo de un amigo que metió a su periquito en el microondas para secarle. oops! :/

    En fin, infancia

    P.D jamás había oído- leído- de alguien que tuviera gusanos de seda como mascota 😀 😀

    Besos y buena semana.

    • Es muy fuerte la de experimentos involuntarios a los que han sido sometidos los animalitos estos. Sólo espero que no sufieran demasiado.. XDDD
      En serio no habías oído lo de los gusanos?? de dónde eres? pregunta en tu entorno a ver si lo conocen. En madrid y en mi generación eran lo más.

  • Hola Javi, ¡buenos días! ¡Qué recuerdos! Yo tuve tortugas, gusanos de seda, peces, periquitos, canarios (de hecho aún tengo de estos dos últimos) y, cuando los veranos estábamos en el chalet, mi hermano cogía lagartijas y un montón de insectos porque le gustaban mucho, pero cuando pasaban unos días o quizás una semana, los dejaba en libertad otra vez. La verdad es que siempre me hubiera gustado tener un pollito o varios, pero no los llegué a tener.
    Te sigo leyendo.

    • eso está bien. Tratarlos unos días y luego liberarlos. Eso sí, el susto que se tienen que llevar a casa tiene q ser de escándalo. 😉
      un besote, Espe.

  • Ayyy! Yo tuve 7 tortuguitas, 6 se me murieron (una de ellas la hervimos sin querer encima de un horno…¿alguna vez oíste gritar a una tortuga? Prubitina mia…estoy traumatizada desde ese día) y la última creció tanto que la regalamos a un señorón con piscina preparada para ellas…está encantada jajaja (mi perro le tenía pánico, liada cada una…la tenía frita de tanto ladrido y saltos)
    Ahora tengo 2 perrines y son..

  • Madre miaaaa… he tenido todos!
    Una tortuga que durante su hibernación la creímos muerta y acabó en la basura.
    Peces naranjas que regábamos en colonia y peces de agua caliente que metíamos en el acuario de agua fría y tardaban un día en morir.
    Dos hamsters, uno que jugó a la caída libre desde el 4º piso y otro que decidió dar fin a su triste vida en su misma jaula…
    Un conejito adorable con sus caquitas adorables que consiguió que dejara de comer carne de conejo 4ever (y de verdad no la he vuelto a comer)
    Asquerosos gusanos de seda con un líquido verde que salía si los pisabas sin querer y a los que mi padre odiaba porque cuándo volvía tarde de currar, le tocaba ir a la calle a buscar hojas de morera para alimentarlos
    Pollitos y patitos de colores que vendían en la puerta de El Corte Inglés de mi ciudad, y que duraban 24 escasas horas…
    Dos periquitos preciosos a los que decidimos, mis hermanos y yo, darles libertad… dónde estarán Juanita y Rodrigo???
    Una gata malas pulgas a la que mi madre abandonó en un huerto, por supuesto, yo siempre pensé que se la había regalado a una amiga suya que tenía casa en el campo…
    Ahora tengo 2 gatitos a los que amo y no torturo, aunque malcrio :p

    En fin, qué insensatos somos los adultos dejando animales, a cargo de niños con ideas de bombero jubilao’

  • Que recuerdos!! En mi infancia tuve muchos de esos animales, sobre todo pájaros, desde canarios, periquitos, agapornis y hasta un loro!! Los tenia en jaulas grandes para proporcionarles la mayor comodidad y felicidad, y gran parte del día los tenia sueltos conmigo, y me hacían mucha compañía!!

    También tuve un perro, algunos gatos y hasta varias tortugas. Gracias por compartir.

Responder a I Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer