Los juegos de mesa: cómo NO hacer amigos

Si algo recordamos de ellos todos los que hemos jugado a juegos de mesa, son dos cosas: las miles de horas que se tardaba en terminar algunas partidas (de según qué juegos) y las muchas peleas que han generado entre amigos, hermanos, padres o parejas. Ya fueras niño o adulto, desde un infantil juego de la Oca a una despiadada partida de Risk o de Colonos (este es más moderno) alguien terminaba llorando, enfadado o lanzando piezas a los ojos de otro.

Me he permitido hacer un breve inventario de los más populares de nuestra (mi, al menos) juventud:

TRIVIAL

La primera decisión en este juego era si querías jugar individualmente o preferías hacerlo en grupo. Aquí, claro, uno cubría sus carencias en conocimientos generales (al menos yo lo hacía) intentando, a toda costa, formar grupos desde el principio. La estrategia siempre estuvo clara: ir a dados, volver a dados, dados y quesito. Lo importante era responder la menor cantidad de preguntas (de las que no tenían quesito) y centrarse en las que sí. Cuando uno los tenía todos, en función de las reglas de cada casa, tenía que completarse la última ronda llegando al centro y acertando 4 preguntas de 6 (o 5, o las 6… depende). Lo que seguro que a todos nos pasaba es que siempre había un color que odiábamos a muerte y evitábamos a toda costa. En mi caso el marrón: literatura. Puaj.

Por qué se discutía: Las peleas llegaban siempre por el nivel de aproximación de la respuesta: “Alfonso X” ¿valía? ¿O tenía que haber respondido, como dice la tarjeta, Alfonso X “el Sabio”?

QUIÉN ES QUIÉN

Era el bingo de los niños, sólo que aquí, en lugar de números, tachabas caras. Tú ibas haciendo preguntas, ibas descartando personajes, y así hasta que a uno le quedaban menos caras que al otro, y ganaba: “¿tiene barba?” “¿tiene sombrero?” “¿tiene bigote?” “¿tiene un Ford Mondeo?” (a veces me equivocaba).

Por qué se discutía: Lo cierto es que este es el más tranquilo de todos; quizá porque se jugaba con sólo 6 o 7 años (yo a los 3, porque era muy listo. Y porque si no lloraba) o quizá porque era casi algo de azar. Quizá no al 100%, pero el margen de maniobra era muy pequeño.

juego-quien-es-quien-top-toys_MLA-F-3072539204_082012

 

HOTEL

Con este empezaron las primeras disputas. Ya descatalogado, fue el hermano pequeño del Monopoly, un poco con el que se nos empezó a despertar la vena especulativa inmobiliaria (que en algunos por lo visto se desarrolló más de la cuenta). Había que comprar terrenos y hacer hoteles: la gente caía en ellos, tenían que pagar, no tenían dinero (porque se lo habían gastado en otros terrenos), y terminaban en bancarrota expulsados del juego. Caramba, ¡qué premonitorio…!

Por qué se discutía: Al tener unas reglas bastante marcadas y no haber posibilidad de negociaciones, tampoco daba lugar a mucha discusión. Podías picarte, si acaso, porque terminaban cogiéndote alguno de tus hoteles favoritos o algo así.

hotl

 

MONOPOLY

Y con la adolescencia llegaron los juegos de “mayores”. Los juegos que verdaderamente empezaron a sacar lo peor de nosotros mismos. El Monopoly, un juego de estrategia (la estrategia era desangrar y arruinar al contrario, básicamente) que consistía en comprar calles, hacer casas (verdes primero, rojas después) y esperar a que el azar hiciera el resto.

Por qué se discutía: El problema de este juego eran las negociaciones que normalmente le parecían bien a dos pero terriblemente mal al resto.

—Te vendo Velázquez si me das Estación del Norte y Estación Delicias y me perdonas 3 turnos si caigo en tus casas.

Del mismo modo, siempre había uno que parecía tener mucho más dinero que el resto habiendo comprado casi las mismas calles.

—¿Qué raro, no? Igual tiene algo que ver que estás siendo tú la banca… ¬¬

mono

mon

 

 

PARTY & CO

Juego de parejas donde se precie (parejas de novios, no de amigos, que también, pero menos). El Party & Co ha sido generador de discusiones y cabreos durante décadas:

—¿Un desatascador? ¿En serio ESTO es un desatascador? Pues a ver si encargas dos y te desatascas la cabeza. Madre mía, qué dibujo, qué dibujo…” (y así)

Otra de las pruebas divertidas era la de las palabras prohibidas (similar al Tabú). Aquí lo normal era decir alguna palabra de “la familia”, de esas que no están literalmente escritas en la tarjeta, pero que todo el mundo sabía que no se podía decir.

Por qué se discutía: El hecho de que hubieran un dichoso reloj de arena (rosa), sin duda jugó un papel clave en esto. Si en vez de 45 segundos (o 20, porque cuando me tocaba a mí iba más rápido) hubieran dejado 2 minutos por jugada, el resultado habría sido otro (hombre, y el juego; habría sido ajedrez). En cualquier caso, yo más de una vez me cabreé con mi pareja por el dichoso Party.

RISK

Y así, después de una breve lista de juegos de relleno, hemos llegado AL JUEGO. La madre (el padre) de todos los juegos. El juego de mesa por excelencia para (sobre todo) todos los varones. El juego que ha destrozado tantas amistades como partidas se han jugado (aunque sea de manera efímera). Podías saber más o menos de estrategia, tener más o menos nociones del juego en sí, o incluso ser el chico más popular de la clase y estar liado con la capitana de las animadoras… pero lo que seguro sí que tenías que tener para echar una partida al Risk, era TIEMPO. Tiempo, horas, muchas horas. Necesitabas una noche entera y, por supuesto, no tener ningún plan a posteriori porque lo más probable es que terminaras llamando para cancelar.

Por qué se discutía: ¿Por qué NO se discutía? Desde el reparto inicial de territorios, al “Jod**, tío, me habéis atacado los tres seguidos, así no hay quien se recupere” y terminando con las infernales alianzas. Las alianzas. Ahí era donde todo saltaba por los aires (a veces incluso literalmente, que había algunos con muy mal perder) y la gente se desquiciaba. Las alianzas y los pactos. Había una cosa clara. Cuando dos se aliaban, los otros se cabreaban. Pero el momento más duro del juego llegaba… cuando alguien rompía un pacto:

—Ataco a Urales.

—Pero tío, ahí estoy yo.

—Ya. Por eso. Ataco. Coge dados

—Pero ¿qué dices? ¿Qué m**** estás diciendo? Tenemos un pacto de no agresión hasta dentro de 3 turnos.

—Ya, bueno, pues ahora he cambiado de opinión. Es un juego, no te piques, anda. Va. Coge los dados…

Aquí luego llegaban los aspavientos, los resoplidos, maldecir en voz baja, odiar al que hace un momento era tu aliado (y amigo, ya que estamos)… para terminar cogiendo los dados y defendiéndose del ataque por la espalda.

ris.jpg

 

Luego ya salieron juegos del tipo “Pasapalabra”, “La Voz” , o “La ruleta de la fortuna”… y se terminó la magia de los juegos de mesa.

  • Hola Javier,,,,
    Qué nostalgia……. Yo recuerdo quedar con mis amigos en un pub sobre las 19h los domingos hasta las 22h( aún era menor de edad) y jugar al Trivial toooooodo el rato.A mí se me atragantaba la historia….

    Luego he sido mucho del Tragabolas, el Intelect, el Cluedo( era mi favorito, y encontrar al asesino daba mucho juego), y ya de mayor me encantan todas las versiones del UNO, tengo todas las modalidades y jugamos toda la familia.

    El que no he conocido es el Risk, no lo he visto en mi vida.

    Y yo sólo he discutido con mi padre jugando al Parchis.se han roto muchos tableros por su mal perder, y recuerdo a mi madre dándome pataditas por debajo de la mesa para que me dejara ganar…..Un trauma…JAJAJAJAJA!!!

    De beso a beso( para ti) y tiro porque me toca.

    • Nunca jugué al Intelect (creo) pero el Cluedo también me encantaba.
      En serio no has jugado al Risk???? Bueno, es cierto que es muy “de chicos”, pero me sorprende que no te suene!! XD
      un besote grande, Aran.

  • Hola Javier!
    Pues sí Trivial, Hotel y Monopoly los grandes clásicos de mi infancia la verdad y sí te soy sincera estoy deseando que mi hija de 5 añitos se haga más mayor para que podamos jugar porque me he cansado un poco del juego de la oca jajajaja
    Para mi son buenos recuerdos, jugaba con mis padres y mis amigos y un trivial de vez en cuando todavía me gusta.
    Aunque tengo que reconocer que soy fan de las cartas, como mis padres lo eran. Empecé con 6 años a jugar con mis padres y no he parado desde entonces.
    Me ha gustado ese post, me trae muy buenos recuerdos y hace falta la verdad.
    Que tengas una buena semana.
    Un besito

    • yo jugaba a las cartas. Tuve una época. Ahora hace ya tiempo que no. Me parecen muy de verano, muy de piscina y playa,no? Me encantaba la Canasta, el Tute y el Mus. Ahora, de mayor, el póker…
      UN besote y feliz semana.

  • ¡¡Hola, hola!!

    ¿Te puedes creer que de todos los juegos que has mencionado solo he jugado a “Quien es quien”? Y jugué sobre los cinco años y una vez en el colegio… La verdad es que nunca fui de los juegos de mesa, no tengo paciencia.
    De pequeña era más de jugar al “pilla pilla”, “escondite”,…, juegos en los que me tuviese que mover y no estar mucho tiempo quieta jajaja

    Feliz dia Javi, un besito 🙂

    • PUes Raquel, me lo creo que porque me lo dices tú, pero FLIPO. Nada de Hotel? ni Trivial?? WTF!! Venga, va, prueba el Trivial un día. preguntas y respuestas: fácil, fácil.
      besooos

  • Jajajaja… EL JUEGO!! tienes toda la razón! me encanta el Risk,nosotros tenemos uno y nos encanta pero nadie quiere jugar… 🙁 una vez me enfade tela con un amigo que es de lo más buenazo pero me estaba poniendo de los nervios!!!! Jajaja.. Y es lo que dices, hace falta tieeeeeempo… 3 horas de media.. Pero me encanta!!
    Por cierto Javi, fuimos a Madrid y nos pasamos por la mayoría de sitios donde nos recomendaste! Jeje.. Aranjuez, la granja… y la verdad que nos gustaron mucho! Así que Muchas Gracias! Y sobre todo mi querida Segovia, que me encanta y el centro de Madrid donde estábamos alojados, x el teatro Callao.
    Sí vienes a Málaga, te recomiendo cosas jaja..
    Un beso!!!!!

    • ABM, una chica amante del Risk ya tiene un pedacito de mí conquistado para siempre 🙂
      No me digas!! Qué bien!!?? pero oye, te documentarías antes,no? no te fiarías tanto de mí como para ir a ciegas,eh?? jajaja .
      Si voy a Málaga, querida Ana Belén, serás lo primero que vea!
      besotes!

  • Con buen tema has ido a dar, chavalote jajaja (gesto de arremangarse) Somos expertas en juegos de mesa.. y en alguna trampilla sin querer queriendo. A nosotras nos encanta el Tabú, tenemos la versión con Flexicoco y es una risa continua. Te retamos a que juegues un día con nosotras! Ademas tenemos varios post de juegos 😉
    http://trendygirls10.blogspot.com.es/2015/11/juegos-de-mesa-nuestro-rincon-favorito.html
    http://trendygirls10.blogspot.com.es/2015/03/y-es-que-no-podemos-vivir-sin-juegos-de.html
    http://trendygirls10.blogspot.com.es/2015/02/y-es-que-no-podemos-vivir-sin-juegos-de.html

  • Javi!!!!…el Risk el mejor!!!!..pero el mejor!!. Me encanta!. De hecho hace un par de años estuve enganchada a una versión en el móvil al que jugaba con unos amigos..meses y meses duraban las partidas..Estaba chulo! pero imagínate si en real duraba horas las partidas virtuales ni te cuento.
    El Trivial también es entretenido,,me acuerdo que cuando salió era carísimo..pero la verdad una de las maneras más sanas de pasar el tiempo.
    Bueno guapetón..buena semana..
    Te sigo leyendo 😉
    Besos

  • Trivial y Monopoly han sido mis dos favoritos!!!
    – Trivial: yo era muy mari-sabidilla. Lo sigo siendo pero creo que ya solo acierto las rosas… (Ejemplo: “Que los romanos llegaron al Pais Vasco, que me dices!”).
    – Monopoly: y cuando se apagaba la luz y desaparecia el dinero de la banca??? A mi me pasaba eso a todas horas…
    Ultimamente solo juego a las peliculas… Como no hacer amigos?? Impugnando. Como es eso? Pues cuando tienes que hacer por mimica “El dia de la marmota”, no la adivinan y decides Impugar (gritando y moviendo el dedito: “Impugno”) porque el verdadero titulo de la peli es “Atrapado en el tiempo”. Asi que impugnas, confirmas con Google y ya el resto va a muerte… Un juego muy conciliador ;). Alguno ya ha tenido que dormir en el sofa, ahi lo dejo… (y no en el mio :)).

    • Las rosas no eran arte, cine, etc?? Las de la primera edición de Trivial eran súper difíciles, luego bajaron el listón..
      Jajajaajaj. No conocía la “impugnación”. Propondré incorporarlo a mis próximas reuniones de juegos de mesa DDD
      un besote, Nagore.

  • Que buenos recuerdos Javi!!
    Aunque yo al risk no he jugado nunca,si que he tenido algún que otro enfado jugando al trivial, sobre todo por lo que dices tu ¿Vale con Alfonso X, o hay que decir Alfonso X, El Sabio? Lo que más me jodía es que la gente se ponía tan tiquismiquis sobre todo cuando van perdiendo, pero oye, que donde las dan las toman. Y para chula…YO!!
    En el party creo que nunca me he enfadado, la verdad (alomejor es porque siempre he jugado con amigos). A día de hoy, algún día que estamos un poco “contentillos” y sin planes de movernos jugamos. Es más, juró que un día casi me muero de risa (pero literal, no podía respirar) cuando a un amigo le tocó representar con mímica un bidé (benditos bidés lo que dan de sí). Lo estoy recordando y me descojono yo sola jajajaj

    Pero para juego arriesgado…EL PARCHIS!! Yo en navidades, en el bar de mi pueblo, me apunto a un campeonato y eso es peor que la guerra… Tan pronto te ríes como quieres matar a tu compañera o al adversarias. No importa la edad que tengas, no hay que tener piedad con nadie jajaj.
    Dirás, “joder, vosotras (porque sólo nos apuntamos chicas) si que sabéis divertiros”. Y yo te digo, créeme, es digno de ver. Además, el antes y después de cada partida tambien es muuuy interesante.
    Cuando quieras, estás invitado.

    Besazos guapísimo.
    Feliz Semana

    • Jajaja. Desde luego los bidés dan juego, sí XD
      El Parchís?? CAMPEONATO de Parchís???? Wow. No sé, no sé, avísame el año que viene con tiempo y lo mismo me inscribo. Si encima dices que hay tantas chicas… 🙂
      un besote!

  • Te has olvidado del twister, aunque no se jugaba encima de la mesa y el cluedo quizás, aunque ese es más moderno y un timo. La verdad es que eran tiempos aquellos, dos amigas y yo nos pasamos todo un verano encerradas jugando al hotel y al monopoly porque una de ellas no podía salir. Qué picadas! jajajja aquello casi llegaba a las manos… además, tengo que decir que en el monopoly era un hacha y si tenía que llorar para que me vendiesen un terreno, lo hacía sin remordimientos y, por supuesto, luego si caían, pagaban. Qué mala! qué mala! De poco me servía porque después jugábamos al parchís y a las cartas y ahí me comían con patatas.

    Hace poco hicimos un plan de marcharnos con una caravana mi hermano, pareja y yo y tengo que decir qeu nos lo pasamos de miedo jugando a juegos de mesa, con el móvil escondido por algún rincón de la caravana y el churrasco encima de la parrilla. De esto que no coges whassap ni te comunicas con nadie en semanas porque estás en una playa recóndita con 3 personas, viviendo en una caravana en medio del monte al lado de la playa , con los juegos de mesa y la bici. Me encanta!

    Nunca he jugado al Risk 🙁 y curiosamente siempre me gustaron los juegos de estrategia. Lo probaré en la siguiente vuelta en caravana.

    FEliz semana!

    • Bueno, a ver, he dejado fuera mucho. El tema es que yo habré jugado dos veces en mi vida al Twister, entonces no podía tenerlo muy en cuenta. El Cluedo es verdad que he estado a punto de meterlo, pero al final he decidido no hacerlo por no alargar mucho el post…
      EL plan que te marcaste en verano (imagino que fue en verano) suena delicioso, la verdad. Me acabas de dar mucha envidia!!
      un besote y..prueba el Risk ya!!

  • Amor y odio por los juegos de mesa…menos el Risk los tenía todos (y alguno más como la Herencia de Tía Ágata) casualmente todos los años los Reyes me traían algún juego de mesa…pero soy hija única sin primos (en aquella época) y mis tías en edad de morrear

  • Uy se me cortó! A lo que iba….que nadie jugaba conmigo a esos juegos jajajaj así que ahora de mayor me desquito con mis pacientes jugando a cualquiera que sea de palabras (boggle, tabú,scrabble, pasapalabra…) los tengo fritos!
    Un besin!

    • Cuál es la “edad de morrear”??? XDD
      Así que tú eres de esas que ha caído en la nueva remesa de juegos de mesa tipo “Pasapalabra”,eh? Bueno, seguro que también tiene su aquél..
      un besote y fracias !

  • Buah! Pero si nosotros nos enfadábamos hasta con los hipopótamos tragabolas, que ya ves que no tiene nada jajajaa
    En cuanto al monopoly, un amigo se enfado tanto de perder que tiro el tablero a la chimenea, nos debía a todos mucho dinero jajaajaja
    Y lo típico que a todos nos ha pasado, si el juego es tuyo y vas perdiendo, se cierra el juego y te vas con él jajajajaaja.
    Ah! A mi mis amigos me tienen prohibido jugar al Trivial me se todas las preguntas y odian perder.

    • Jajajaja. Espero que me hables de cuando tenías 4 años, porque jugar al tragabolas con más edad ya era un poco raro…XD
      Y por qué te sabes las preguntas del Trivial? porque tienes vastos e infinitos conocimientos? o porque de tanto jugar se te han quedado? XD
      un besote, Paloma.

      • Si jugábamos con 4 años, pero eran grandes enfados.
        Pues porque cuando no tengo nada que leer en casa del tipo de libros que me gustan a mi, cojo las enciclopedias del estudio de mi padre y me las leo. Sí, soy un poco rara, pero cuando me operaron solo podía hacer eso jajajaajaja a si que todos los veranos que tengo más tiempo me leo dos o tres para cultivar la mente.

  • Javi!!!! Después de unas Navidades en las que mi hermana y mi tío casi se pegan por no se qué dibujo del party,dicho juego se fue a la basura y se convirtió en tabú en la familia.
    Por cierto..Tabú…otro gran juego en el que familias enteras han dejado de hablarse….aaayyyy qué gran invento los juegos de mesa.
    Un besazo,bombón!!

    • A ver, es que el comentario de hoy ha sido esta misma mañana,no? no me ha dado ni tiempo! Y el del otro día…ahora reviso, porque se me debió de pasar!
      Ves?? El party causando estragos familiares… cuánto daño los juegos de mesa. Cuánto daño..
      UN besote, guapetona!

  • jajajajajajajaajajajajaja que bueno Javi. Es que es tal cual lo describes. Yo además en casa tengo un hermano que se pica muuy mucho al Monopoly y su cara llega a ser bastante similar a los dibujos de las fotos… XD
    Yo también me he puesto nostálgica en el blog y escribo sobre las series infantiles de los 90 y finales de los 80. Muy de decir ohhhh y yo la vi, yo la vi!
    http://elbotiquindepalabras.blogs.elle.es/2015/11/24/aquellasseriesinfantiles/

    P:D. no comento en la siguiente entrada porque a estas horas la tentación puede..

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer