Diferencias entre los 20 y los 30 años

caSi a los 22, cuando te abriste Facebook hace siete años, tu muro estaba lleno de fotos de colegas haciendo el interrail, de fiestas en algún pub irlandés o de vídeoclips de Leona Lewis y Justin Timberlake, ahora todo son bodas, bebés y amigos corriendo maratones.

mt-marathon-2013-1

No sé las vuestras, pero mis redes sociales están llenas de esto.

El tiempo que pasas arreglándote

En la treintena empiezas a entender que el tiempo libre que tienes es que el que tienes, no hay más. Y parece que algo os hace entender (sí, sobre todo a vosotras), que una máscara de pestañas y un pincel de colorete no merecen 46 minutos de vuestro tiempo. Del mismo modo, si antes eran varios cambios de blusa, de falda, de medias y de chaqueta, ahora, como mucho, le das una segunda pensada a los zapatos.

Las habitaciones de hotel

Si a los 20 cualquier hostal inmundo era bueno para alojarte con tus cuatro amigos, sus zapatillas de deporte y los macutos de peregrinos, ahora nadie te saca de tu habitación individual, el desayuno buffet, y un buen colchón para pasar la noche.

Los fines de semana

Si a los 20 el planazo del viernes era tirarte en un parque a beber (like a kosako) vodka de 40º, kalimotxo, y destilados en general de dudosa elaboración, a los 30 el parque no lo pisas más que para pasear a tu perro Trisco o para salir a hacer running. Los planes más allá de las 2 de la mañana empiezan a ser los menos, y  más de un viernes te sorprendes durmiendo a las 12 de la noche “para a aprovechar la mañana”.

Si antes los domingos sólo servían para recuperarse del sábado, para estudiar y para lamentarse por la cercanía del lunes, a los 30 descubres que hay un abanico de posibilidades para aprovecharlos: que si vamos a visitar la Cabrera que tiene una colegiata románica fantástica, que si en el Museo del Ferrocarril han montado un mercadillo al que quería acercarme… Eso sí, por mucho que tengas 20, 30 o 40, el domingo sigue siendo el día anterior al lunes. Y eso duele.

_botellonenladehesa17629831_c79ddd36

Si esta imagen te da una pereza tremenda, no hay duda: estás en la treintena

Los futbolistas, cantantes y actrices de éxito…

Empiezan a ser de otra generación. A muchos de ellos no los conoces, a otros los calificas de “grupos para adolescentes”, pero en realidad tienen la misma edad que Di Caprio o Tom Cruise cuando tú empezaste a seguirlos hace ya quince años.

La cocina

A los 20: Vas a la cocina, coges un plato, abres la nevera, sacas el jamón york, sacas el queso, sacas la plancha y te haces un sándwich. Dejas todo en el fregadero y te vuelves al ordenador.

A los 30: Vas a la cocina, coges un plato, abres la nevera, sacas el tupper, lo dejas en la pila, lo friegas, calientas el contenido, limpias lo que ha salpicado en el micro, te comes el guiso, plato a la pila, friegas el plato, friegas la cocina.

Descubres las cremas solares

Si a los 20 lo único que necesitabas para bajar la piscina o a la playa era no estar en pelotas (a veces ni si quiera eso), a partir de los 30 no puedes salir de casa sin el factor 30, las gafas de sol y la toalla.

Desayuno

Has pasado de los Chocapic, los sobaos o “una palmera a la salida de clase”, a hacerte tostadas de pavo y aceite y comprar -y elegir- tus propios cereales ricos en fibra.

bran

 

Salir a cenar

Las grandes cadenas de comida americana (Foster´s Hollywood, Tony Romas, Fridays) que hace años eran el lugar recurrente en el que cenar (cebarse) y pagar menos de 25€ (2000 pts si eras de mi generación) quedan desterradas. A partir de los 30 se sube el listón gastronómico y pides algo más que unos aros de cebolla que sudan aceite y unas costillas bbq con salsa de miel y mostaza. Te importa el local, el ambiente y la comida. Ganas más dinero y entiendes que una cena agradable con tu pareja o tus amigos bien vale unos cuantos euros.

El gimnasio no cunde igual

Y no sólo no cunde igual, sino que quizá en tu juventud no te planteaste siquiera pisar uno. Estabas tan delgado que los abdominales se marcaban solos, tenías unas buenas piernas de subir las escaleras del metro y tus bíceps tenían un perímetro aceptable sólo de ayudar a tu madre con los bricks de leche.

A mediados de los 30 la grasa empieza a cebarse contigo y a creerse con más derecho que el músculo a ocupar un espacio privilegiado en tu anatomía. Toca empezar a darle al step, a la elíptica, a la mancuerna y a la cinta para llegar a un medio entendimiento con ella. Empiezas a ir al gimnasio no para mejorar, sino para no empeorar…

Si has dejado de ir a festivales o conciertos es por falta de ganas, no por el precio de las entradas.

En las series de adolescentes…

A los 20 quieres ser ese malote del grupo. El ligón, el que se liga a la pivón de la serie.

A los 30 te identificas más con los padres que con los chavales. Es más, te encantaría formar parte de la trama y darle un buen tortazo al niñato impertinente que acaba de decirle a su madre que “deja de meterme en mi vida, ya no soy un crío y sé lo que quiero en la vida”.

el_internado

 

“Tu mundo”

A los 20 años, tu mundo es el colegio (o la universidad), tu grupo de colegas, y pillar el fin de semana. Todo lo que vaya más allá no es que no te importe, es que no existe. ¿Elecciones generales? ¿Desempleo juvenil? ¿Copago sanitario? A quién le importa eso si el sábado Marta se lió con Nico en Pachá. Además, el miércoles hay examen de estadística y en febrero nos vamos de viaje de Ecuador.

En cambio, notas que te estás haciendo mayor cuando te preocupan más las palabras de Hollande que las de Ariana Grande, escuchas más la Ser que los 40…

A los 20 tu estómago es todo terreno. A los 30 comienzan las intolerancias alimentarias: al gluten, a la lactosa, “que si cenar coliflor me da gases”, “que si el entrecot es muy pesado y mejor me pido un pescado al horno…”. Empezamos a afinar con lo que sí y lo que “mejor no”.

Estás en tus treintas… si has ido a un bar y te has salido porque había demasiado ruido.

Tiempo en casa

Si a los 20 cualquier excusa es buena para salir de casa (como quedar en un parque para pegarse con otros o ir al campo a grabar corazones en un tronco con una navaja), a los 30 nunca es suficiente el tiempo doméstico. Es más, hay momentos en los que recibir un mensaje cancelando un plan a última hora es la mejor noticia del día. Home sweet home…

Fotos: Facebook

  • ¡¡¡bua!!! quiero llorar!!jajaja…sí, tienes toda la razón..sobre todo me identifico en lo de la crema solar…todo el año con FPS 50 (que parece “cemento armao”) en la cara para evitar las manchas…(nos lo dicen todas las modelis y blogger)…dónde quedaron esos veranos de ponerte negra a base de tomar el sol con crema de zanahoria, nivea de la caja azul o aceite johnson ???en los inconscientes 20!!!…aarrrgggg!!!
    Besos
    Leny

  • Javi,
    qué post tan completo..Lo has clavado!!!..Me veo identificada en todos los puntos menos en el del desayuno..porque las campurrianas son las campurrianas ;).
    Yo lo he notado más en querer hacer y comer cosas más sanas y sí, en intentar alargar los días y menos las noches que es que llegas de un “cansa@”…
    Mi mayor cambio creo que será en la siguiente década..al fin ya al cabo yo no volvería a los 20 no loca..sí tenía mucho tiempo, pocas responsabilidades pero no tenía ni un duro para hacer cosas guays así que los 30 los he estirado que tela…viajes sobretodo y sí, viajando cómodo que pasarte 2 semanas recorriendo Birmania en plan mochilero ya como que no lo veo… y cenas y experiencias chulas…aunque en algún momento habrá que sentar la cabeza..(lo digo sin mucho convencimiento)..En fin…que lo importante es sacarle provecho a cada momento Javi..!que la vida son 4 días y 3 ya se han pasado!.
    Te sigo leyendo :)..
    Besos
    María

    • Me alegra que te haya gustado, querida. Veo que coincidimos en muchos puntos, eso es que andaba bien encaminada la cosa..
      Por supuesto que tenemos que aprovechar cada segundo, María. Por supuesto! 🙂
      besos y gracias

  • Hola Javier!
    Amigo que sabio eres, y bueno también eres la generación de los 80 con lo cual tenemos unos 30 pasados!
    Pues sí, lo has clavado que quieres que te diga!
    Yo además con una hija de 5 añitos con lo cual noto más la diferencia todavía porque te limita más pero oye no me quejo eh!
    Hemos madurado, yo he disfrutado muchísimo, no me puedo quejar para nada y me encanta ahora aprovechar el día los fines de semana, levantándome pronto y tomándome mi tiempo, ya que bastante corro entre semana entre el cole y el trabajo ( que es muy difícil combinar todo pero eso es otro debate).
    Pero de vez en cuando, me gusta salir de fiesta, oye que a los 30 y bastante (35 tampoco es para tanto) yo aguanto todavía hasta las 4 o 5 eso sí necesito una semana para volver a mi ser!!jajajajajajaja el cuerpo no tiene tanto aguante, vamos a ser sinceros.
    Podría decir tantas cosas pero creo que tu resumen es perfecto!
    Bueno Javier, pues te deseo un buen final de semana y descansa en casa en cuando puedas 😉
    Un besito!

    • Claro, hombre, de vez en cuando nos apetece salir (faltaría más, espero q a los 40 también) Pero claro, la intensidad y la frecuencia no es la misma..XD
      bueno, me alegra que hayas dsifrutado el post, querida. Un basote!

  • Buenas!!!
    Muchas gracias por tus recomendaciones acerca de NY, he tomado nota!! 🙂
    Qué fácil lo cuentas, con lo que me costó el otro día tratar de explicárselo a mi cuñado el pequeño… le voy a enlazar con este post, a ver si así lo entiende y dentro de unos años se lo recordaré 😉
    Qué buenos son los 30!! Sobretodo cuando has disfrutado a tope los 20… Cada edad tiene su lugar, y eso es así!
    Un besazo

  • Buenas Javi!!! De acuerdo casi en todo! Jajajaja el domingo los 27 harán acto de presencia y no soy ni la sombra de lo que era hace 7-8 jajaja eso si, lo del gluten…..después de años mala me lo diagnosticaron con 25 y menos mal!!! Porque se pasa mal cuando no sabes que tienes!! Un abrazo grande.
    Rocío

    • A un íntimo amigo mío le acaban de detectar también lo del gluten. Vaya rollo..peor bueno, tú ya estás más que acostumbrada, seguro.
      un besote, Rocío!

  • Hola Javi!
    Yo con mis 26 casi me identificó más con las cosas de 30 que con las de 20, aunque hay muchas que sigo haciendo (y me atrevería a decir que hasta cosas de los dieciséis…hay veces que soy un poco payasa, que le vamos a hacer)
    Yo he de confesar que una vez pasados los 25 cada año me da más miedo que otra cosa y como digo yo “una vez pasada esa edad ya viene todo rodado”…
    Lo que más me apasiona de los 30 es que dicen que es cuando empiezan a pasarte las cosas buenas y bonitas de la vida (tu trabajo soñado, te casas, tienes hijos)… Veremos a ver que nos espera..

    Besazos guapísimo.
    Feliz semana.

    • Lo de ser payaso debería llevarse toda la vida. Si es por pasarlo bien y divertirse, por qué perderlo!!??
      Los 30 son geniales, aunque aún te quedan 4 largos y verás cómo te gustan !
      un besote grande

  • Madre mía…me has descrito tal cual a mis 35 tacos!!!!
    Aunque he de decir que sigo perdiendo 46 minutos y hasta 60 si hace falta en mi máscara de pestañas y demñas! Jajajaja
    Un besote,bombón!!

    • Ves? no había llegado!!
      Así que sigues siendo pesada con el arreglo,eh? Bueno, quizá a los 40…?? cada uno a su ritmo!!
      un besote, Saray thank you!!

  • GENIAL!!! Lo has descrito a la perfección…tengo 30 y me siento identificada con casi todos los puntos jajaj me alegra saber que no soy la única!

  • JAJAJAJAJAJA,,,,,,
    Pues no os digo nada con lo que pasa después de los 40!!!!!!!

    Pero tiene sus cosas muyyyyyy buenas.Yo me saco mucho partido con sólo cinco minutos de maquillaje, puedes entender perfectamente las angustias sentimentales de las veinteañeras( me pasa en el trabajo), puedes ser una gran anfitriona de quedadas en tu propia casa, los amigos de tus hijos quieren a la madre que se pone a su altura, y lo peorrrrrrrrrrrrr…….. Pues que te empiezan a llamar “señora” en los establecimientos y que las digestiones no son lo mismo…..jajajaja

    Eso sí, puedes seguir siendo fan de gente de los 80, ya sabes….Javier,… Sigue así y me tendrás hasta las 50!!!!

    Un abrazo cuarentón!

    • O sea,q a partir de los 40 es incluso menos tiempo,eh? tomo nota para dentro de un tiempo..
      Sobre las digestiones no hablo demasiado, que últimamente en los post me esto pasando.. ;=
      un besote y a seguir por aquí!!

  • Hola Javi!!!

    El 8 de diciembre cumplo 19…. que cerca estoy ya de los 20… que rápido pasa el tiempo!!!
    Me pongo en la piel de los 20 y 3o y la verdad es que lo has clavado!
    He de decir que no tengo Facebook y el twitter que tengo no es personal, sólo me lo hice por cotillear jajajaj Eso si, en mi móvil tengo abierto el Facebook de mi tía (con su permiso) y también por cotilleo jajajaja
    Muy bueno este post 🙂
    Feliz díaaa!!!
    Besitos.

    • Bueno, a ver, aunque estés de acuerdo 100%…tendremos que esperar 10 años a que puedas hablar en primera persona,no?? XD
      Me alegra que te haya gustado el post, Raquel.
      besotes!

  • Hola Javi!!
    Totalmente de acuerdo en todo, aunque debo reconocer que sigo manteniendo una tradición de los 20: nunca me pierdo la Nochevieja Universitaria de mi ciudad. Hace mucho que finalicé mis estudios, pero me encanta celebrar ese evento que cada año recibe a más gente de otras ciudades y de todas las edades (este año será el 10 de diciembre, si te apetece pasarte, estás invitado), aunque reconozco que ya no me quedo por ahí toda la noche, como dices tú, a las 2 en casa, jajaja
    Bye!!

      • No, soy de Salamanca. No dudo que las de Granada sean buenas, pero las mejores son las de mi ciudad, hasta se hacen eco de ellas en las noticias de las cadenas nacionales al día siguiente. Puede pasarse con su hijo para comprobarlo, sería un honor conocerles a ambos (es el padre de Javi, no?)

        • María C.
          Sin ánimo de polémica tengo que decirte que,aunque sólo fuera por paisanaje,soy de Lerma (Burgos),pero no puedo.Hice mi carrera en Madrid y muchas noches de sábado,después de una buena partida de “pocha” de colegio mayor,acabábamos tomando copas en El puerto de Chus,gran amigo por cierto,para acabar tomando un delicioso chocolate con churros en las tres BBB.Salamanca tiene un encanto que me atrae desde esa época y sigo yendo por allí.Pero debo ser objetivo y reconocer que lo de Granada es incomparable en todos los sentidos.Lo siento,pero debo decir que Granada y sus fiestas estudiantiles son únicas,reconociendo que la de Navidad de la plaza mayor de Salamanca es inolvidable.
          En lo demás has acertado pero no me trates de usted que me haces viejo como decís en el blog.Besos

    • Bueno, una vez al años ya sabes: no hace daño. Eso sí, las nocheviejas suelen ser “telita”… Mira, lo del día 10 suena mucho más atractivo, te agradezco la invitación y…lo meditaré!!
      un besote!

  • Hola Javier, y a los 40 ni te cuento. Yo ya paso hasta de depilarme las cejas, madre mia, parezco Groucho Marx, bueno esta tarde me pongo…
    Un abrazo de una cuarentaytantos añera Malgueña (20+25)

    • Vale, siempre hay excepciones, pero lo normal es que a los 30 seas muy diferente q a los 20. Eso sí, todo tenemos un Peter pan dentro.. 😉

  • Bueno, bueno, bueno, tengo 33 y a veces voy a una disco y digo “lejos de las bocinas que me molesta la bulla”, por dios es que me pongo vieja,ja,ja,ja, antes acampaba hasta en la playa y ahora no voy a la playa a no ser que me hospede en algún sitio, triste, triste, muy bueno Miguel como siempre, sabes es el único blog que sigo, gracias

    • Bueno, nada, es normal. Cosas de la edad… 🙂
      Me has llamado Miguel!! (halaaaa) XD No pasa nada, mucha gente se confunde con mi apellido.
      un besote, Yaneisi y gracias por estar ahí.

  • Bueno, pues conmigo pasa una cosa extraña y es que aunque casi todo lo que has dicho es cierto a mis recién cumplidos 30, yo no cumplí casi ninguna característica de los 20 cuando tenía 20, ni nunca, lo cual es muy raro porque es como saltarse una etapa de la vida. Por circunstancias bastante complicadas viví como “semiencerrada” y como la única forma que se me ocurría para salir de esa situación era estudiar día y noche y centrar mi cabeza en estudiar día y noche, eso fue lo que hice. Ahora de un tiempo para aquí “empiezo a vivir” así que me encuentro que para mi el mundo es todo como nuevo pero con una cabeza de 30 (o 60, creo que de cabeza siempre he sido un poco vieja, incluso de adolescente). Así que me pasan cosas curiosas, como que empiezo a ser consciente de que algún hombre por ahí me mira a mi y no a la chica que tengo detrás, o que me me pidan para vernos otra vez y me quede con los ojos abiertos, temblando como una vara, sin saber reaccionar y no me salga la voz, o me regalen un ramo de flores y me quede como 10 min. sentada en casa viéndolo fijamente sin dar crédito jajajajja y no hablemos de cuando tengo una reunión social y la preparación mental de: Vero, puedes hacerlo, sólo tienes que ser natural, puedes hacerlo, sólo para no huir corriendo del miedo a ser conocida 🙂 La parte positiva es que nunca he sido más feliz ni me he entusiasmado tanto por descubrir cosas que ahora.

    Ya ves, hay de todo en el mundo.

    Buen finde!

    • Joé, pues esto que me acabas de decir me parece bastante bonito y hasta tierno. Que descubras a los 30 cosas propias de los 20 puede ser incluso una suerte, porque además de que lo vives por primera vez (y eso mola) cuentas al menos con cierta experiencia (en otros ámbitos) que seguro que te ayudan.
      De verdad, me parece maravilloso lo que me cuentas y agradezco que lo hayas compartido con nosotros. Disfruta tus 30, tus 40 y los 80.
      UN beso enorme!

  • Jajajaa!!! No puedo estar más de acuerdo contigo!!! A los 20 salías a tomar copas de garrafón y te daba igual, entrabas en tu casa a altas horas de la madrugada oliendo a tabacazo de los garitos, que prácticamente tenías que quemar la ropa… a los 30 te apetece un plan de comida en casa de amigos y un buen gin tonic de sobremesa… Genial post!!
    Besos salao!

    • sabes que el garrafón es casi un mito?? en los 80 era muy frecuente, pero en los último 15 años, sólo un 0 coma no sé cuánto por cien es garrafón… Hay un montón de factures que afectan a la resaca. En fin, tonterías que lee uno.
      besossss

  • Es la primera vez que escribo y que seguramente escribiré en un blog.
    Solo queria decirte que tu forma de escribir, expresar y transmitir es autèntica. No podría sentirme más identificada.
    Enhorabuena, de verdad, de la buena.

    • La primera y la última y en Hot Shots… me siento honrado 🙂 Gracias, “qué más da” XD. Me alegra un montón que disfrutes con este mi humilde blog..
      un besote enorme y hasta ¿SIEMPRE?

  • Se me había pasado este post!! Javi has dado en el clavo!! la treintena nos ha dado de lleno. Cuando quedamos las trendygirls en casa de una para salir a cenar.. ya no hay quien nos mueva. Eso si, nos terminan haciendo la cena jeje.

  • jaja que razón tienes!!! madre mia, es leer esto y me entra el bajón (supongo que eso es cuestión de estar cerca de los 30 también), sino cogería el móvil, me bajaba al parque con mis amigos y me olvidaba del tostón que suelta un treintañero jejejej es broma!!! comparto contigo todo!! (casi todo)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer