La mala suerte y los deseos… ¿caducan?

Hoy quiero lanzar un pensamiento y unas dudas sobre las supersticiones (están en cada esquina) y sobre los deseos que, con tantas ganas, pedimos cuando soplamos velas, lanzamos monedas o peleamos por hacernos con la pestaña del dedo índice de alguien.

Yo, como abstemio que soy, llevo toda mi vida brindando con refrescos y con agua. He de decir que casi siempre lo logro (brindar), pero que también el 90% de las veces salta la típica o el típico “cuñado”, rancio y casposo, con el “no se puede brindar con agua, macho, da mala suerte“. Qué va, amigo, qué va. Si diera mala suerte ya te habría reventado el vaso —y la botella, probablemente— contra la cabeza por hacer el comentario de turno.

Y eso que con el paso de los años he aprendido que es inútil tratar de razonar y explicar que esto es sólo una simple superstición, y que da igual brindar con Moet Chandon, con Fanta o con calimotxo porque la única diferencia es que dos de estas bebidas provocan resaca y la otra no, así que he optado por contraatacar diciendo que la mala suerte es para el que brinda con el agua o el refresco, es decir, en este caso para mí. Así que llevo 20 años acumulando la mala suerte de un brindis tras otro. Ah, y la de la sal. Esa es otra. Eso, por lo visto, también lo hago fatal. Se supone que hay que dejar el salero en la mesa y no pasarlo de mano en mano, pero yo… en fin, que más mala suerte.

BcnKI2RIcAELyZl.jpg

Pero bueno, el post de hoy no va sobre si existe o no la superstición (que ya os digo yo que no), sino sobre cuáles son los límites de tiempo y cantidad del “mal” que te causa una superstición, así como del límite al que podemos someter los deseos que pedimos. Es decir, hay supersticiones que te castigan la nada despreciable cantidad de ¡¡7 AÑOS!!, pero no especifica cuánta mala suerte recae sobre ti: mala suerte tipo “perderás el bus todas las mañanas durante 7 años”, o “te van a encargar los Power Point más chungos del departamento durante 7 años”… o más heavys en plan “te va a dejar tu marido, tu perro va a fugarse de casa (como el marido) y tus hijos van a catear química y música hasta 2º de bachillerato”. Quizá los dioses de la mala suerte entienden que romper un espejo sin querer (incluso a propósito) no es demasiado grave como para penarte con 7 años de mal sexo, y te castigan sólo con “tropezarte varias veces al mes de la forma más tonta”. No sé, nunca he conocido a nadie que me haya sabido especificar en qué consiste la mala suerte esta…

Y por otro lado, está lo de los deseos: cuando soplamos las velas de cumpleaños o tiramos la moneda a una fuente de chorritos y querubines, automáticamente se nos concede un deseo. Suponiendo que no utilizamos la vieja treta del “quiero 3 deseos más (o 5, 28, etc, etc )” y suponiendo que el deseo de “quiero que todo lo que toque se convierta en oro” está automáticamente cancelado, ¿cuál es el límite abarcable de un deseo? ¿Cuánto podemos pedir? ¿puedo desear un submarino atómico tripulado por modelos de lencería que se comen Phoskitos y tararean jotas? ¿puedo desear paz en el mundo y pan para los que pasan hambre? (Yo creo que esto no, porque algo parecido pedí desde los 9 hasta los 12 y no se cumplió). ¿Tienen que ser cosas más terrenales como que “mañana pongan lasaña y san jacobos para comer en el cole? ¿Y cuánto dura este deseo?? ¿caduca? ¿tengo que pedirlo JUSTO en ese momento? ¿Puedo darme un margen para pensarlo?

Como veis, aquí tampoco tengo claros los límites… Espero que alguien arroje algo de luz en esta cueva oscura en la que me he metido…

fue

  • Javi!!!!…pues sí pues sí…en qué cueva oscurísima te has metido..¿How come???
    Sólo saco una cosa en claro..y es que !eres abstemio!..No lo sabía…yo no..jejeje..me encanta un buen gin tonic o una buena copita de champagne…todo en su medida eso sí..y eso es lo que me he tenido que tomar para intentar contestar tu pregunta..una de cada!!! porque vamooooossss
    A ver, yo creo que en realidad el límite de la mala o la buena suerte es 0, es decir, está sujeto a la individualidad de cada . Yo, que no soy supersticiosa, pienso que puede que algunos sucesos sean cosa del destino, otros de las acciones nuestras ó de los demás y sí, hay algunas situaciones que son debidas a la buena o mala suerte fruto de la mera casualidad…
    Y si analizamos el temas más friamente en términos de cálculo matemático para demostrar mi teoría, y dividimos cualquier número entre mi suposición, es decir , 0 nos da infinito..e infinito, como decía mi profesora de cálculo no es un número, es una Idea y por lo tanto sometida a subjetividad ..
    Así que los límites de x/o son tendientes a infinito, es decir, ideas..subjetividades, feelings…
    Bueno ya lo dejo..me ha quedado Muy Freaky pero tenía que desahogarme intentando que todos mis años de cálculo intentando aproximar límites me me sirvieran para algo útil e intentar contestarte.
    Te sigo leyendo…
    Besos
    María

    • Atribuir sucesos más o menos casuales “al destino” es una forma de superstición, no?
      No puedo hacer ningún comentario sobre tu momento “matemáticas” porque tengo especial aprensión a esa materia (es oír hablar de límites, cosenos , probabilidades o derivadas y me entran escalofríos) de todos modos, gracias por mojarte 😉
      un besote!!

  • Jajajajajaja, da gusto acabar la noche así.
    Javier……..eres un buen chaval ( no me acuerdo quién decía eso pero un actor o un anuncio lo decía)

    Yo lo del deseo, se me olvida pedirlo pues las velas me crean tensión y lo de la fuente………pues es que aún no he ido a Rooooomaaaaaaa….( ya sabes, mi ilusión de siempre)

    Esto de la suerte no tiene explicación y me recuerda a la costumbre de cuando se te pierde algo, haces lo del cucufato y aparece al poco el objeto en cuestión pero es verdad que a mí se me cumple.Aunque también tengo que decir que a veces me aparece el objeto antes de que yo haga el cucufato y me pregunto…alguien ha hecho el cucufato por mi? Lo preguntaremos en Cuarto Milenio…

    Un abrazo con suerte ilimitada, amigo.
    Posdata : operan a tu amigo Paco, de poca cosa, no te preocupes ( ya te contaré)

    • Eso de San Cucufato (porque era un santo,no?) lo hace un amigo mío siempre. Efectivamente eso es una superstición más,pero oye, si a ti “te sirve”…genial.
      Bueno, un besote y que vaya bien esa pequeña intervención. 🙂

  • Joder Javi, si que vienes fuerte…
    Yo sinceramente no soy nada supersticiosa. Es más, me atrevería a decir que si estas cosas fueran ciertas estaríamos todos condenados a mala suerte durante 30000millones de años por todas las cadenas de mails que se mandaban diciendo “si rompes esta cadena estás condenado a 100 años de mala suerte…”
    Yo lo único que no puedo hacer relacionado con estas cosas, pero creo que son manías o paranoias, es pasar por debajo de una escalera. Juro que cuando veo una en la acera me imagino que se rompe y el que está en lo alto cae encima de mi. Lo siento mucho por el, pero yo no quiero ser su colchón….
    Y los deseos yo quiero que el tiempo lo pones tu en el momento en el que lo pides, siempre y cuando el deseo sea asequible. No puedes desear que Adam Levine deje a su mujer para que se presente en la puerta de casa y jurar amor eterno (esto mas que deseo, es una de mis fantasías jajaj), porque no existen años suficientes… Tampoco puedes desear que se acabe el hambre en el mundo o la paz mundial porque, muy a nuestro pesar, nunca llegará…
    Yo los deseos muchas veces, más que deseos, los considero objetivos a alcanzar en un futuro no muy lejano…

    Besazos Javi.
    Feliz Semana.

    • Jajaja. Nerea, lo de la escalera no es una manía o una paranoia.. es una superstición en toda regla. Así que, cuando dices que “no eres nada supersticiosa”, en realidad deberías decir “soy poco supersticiosa..:” 😛
      Así que habría que cambiar la palabra “deseo” por “objetivo alcanzable”… vale, vale, eso es algo.
      un besote, Nerea

  • Hola Javier!!!!
    Que crack eres! cada post me sorprende la verdad y te planteas cosas como la de hoy que muchas veces lo he pensado.
    Que es la mala suerte? No creo en esas cosas la verdad, lo que tiene que pasar pasa y punto!
    Y no te preocupes que yo bebo por ti eh! A ver, no soy alcohólica, tranquilo, pero me encanta el vino, champagne y gin tonic.
    Y en cuanto a los deseos pues de pequeña, como tú, pedí cosas (tipo fin de las guerras, que nadie muera de hambre, etc..pobre de mí) pero te das cuenta que eso no se cumple. Insisto lo que tiene que pasar pasa. Tampoco creo en Dios así que ya ves tú…..
    Eso sí intento aprender a mi hija a valorar las cosas que tiene y con 5 años pues está ya involucrada para que ayudemos a los niños que no tienen ropa, juguetes y comida dando cosas suyas que ya no usa a la Cruz Roja y otras asociaciones . Porque somos nosotros que podamos hacer que los “deseos se cumplan”….
    Gracias Javier por ese post! Un placer leerte como siempre!
    Un besazo

    • Me alegra seguir sorprendiendo, Geraldine. Pues dado que los deseos no tenemos claros que exitan (al menos no como en el sentido en el que un genio chasquea el dedo y lo cumple) haces bien en ocuparte de lo que seguro que sí existe: tu hija.
      un besote grande, guapa.

  • Yo también era un poco escéptica con estas cosas. La verdad es que no creía en ellas nada de nada pero ahora pienso que algo hice mal o algún espejo se me ha roto porque nunca nunca nunca te encuentro por la calle, ¿qué triste, verdad? 🙂 jajajajaja

    ¿Y qué me dices de pedir deseos a estrellas fugaces? ¿Esos cuánto duran? Nunca he comprendido muy bien porque alguien quiere pedirle deseos a trozos de roca que atraviesan la atmósfera. Yo no entender. De todas formas, si eso sirve para que alguien sea un poco más feliz 1 seg de su vida o realmente le anime a perseguir lo que desea, entonces creo que todos deberíamos ir por ahí pidiendo más deseos. Y no importa cual loco parezca.

    Feliz semana!

    • Jajaja. No sé yo si encontrarse conmigo es efecto de la buena…o la mala suerte!! Menuda pieza soy yo.
      Sí, lo de las estrellas fugaces es otro buen ejemplo sobre este tema. Supongo que todo viene de muy atrás, de cientos de años atrás, así que es difícil que se nos pase esta tontería de golpe y porrazo..
      en fin, cada uno que haga lo que le plazca,no?
      un besote!

  • Hola !!!

    No existe. Ni la buena ni la mala suerte. Existen circunstancias y puntos de vista.
    Los deseos, los deseos son proyectos de futuro, éstos pueden materializarse siempre y cuando las metas sean realistas. Por ejemplo; No deseis una noche loca con Richard Gere, no se cumple jamás, aunque Dios mío espero que caduquen, acabo de caer en la cuenta que en la actualidad tiene 66 años.

    • Estoy bastante de acuerdo con lo que dices, Salma (no en lo de Richard Gere, que lo de las noches locas os lo dejo a vosotras) sino en que en el fondo la buena o mala suerte no son más que casualidades, circunstancias y momentos.
      un besote!!

  • Javi!!!!
    Qué risas con lo del agua.Mi hermana,que tampoco bebe jamás,siempre brinda con agüita minera.Y siempre,siempre está la persona del “eso trae una mala suerte que lo flipas,oye”
    Jajajaja qué gente tan plasta.
    Yo,la verdad es que no soy demasiado supersticiosa,salvo que siempre me gusta levantarme poniendo el pie derecho primero en el suelo.Te juro que si me levanto con el izquierdo vuelvo a tumbarme para volve a poner el derecho y salir indemne de tan horrorosa superstición,(modo ironía on).
    En fin,que mucha mierda,(o eso era para la gente del teatro??)
    Pues muchos besos,bombón.!

    • Lo malo de las supersticiones es que son difíciles de corregir. Se convierten casi en una patología, de manera que lo más probable es que te acompañen siempre.. :___(
      Bueno, lo de la mierda sí es para los del teatro (por el motivo que a estas alturas ya todos deberíamos saber) pero a mí me vale tanto como la suerte 😉
      un beso, guapa.

  • Buenas tardes Javi!
    He de decir que he aprobado el examen de coche! A la tercera pero lo he aprobado, por fin!!
    Bueno, vamos al tema que me desvío.
    Por cierto, como se te ocurren estos temas? Porque tienes temas muy, muy variados. Y eso la verdad es que me gusta bastante porque cada vez que entro en HoT Shots no se con que me vas a sorprender.
    El caso es que yo no soy supersticiosa,no creo en eso. Y si, yo brindo con agua y aquí estoy. Y abro paraguas en sitios cerrados, y cosas varias.
    Y con respecto a los deseos pues tampoco soy de pedir deseos. Cuando era mas pequeña si lo hacia y por el cumple o cuando iba a alguna misa y me decían que pidiese algún deseo. Pero ahora ni deseos ni nada.
    Un besito Javi!!

    • Yeeeaaahhh!!
      enhorabuena, Raquel, cuánto me alegro por ti (la sensación cuando te dan el apto del carnet es indescriptible, aún la recuerdo…)
      Pues te meto al saco de los “cuerdos” conmigo y un puñadito más 😉
      un besote grande, Raquel. Celébralo bien!

  • Yo también brindo con agua!!!!!!!!!!! jajajajajaja Siempre hay alguien que suelta que da mala suerte, en fin… 😐
    Aunque un poco supersticiosa sí que soy, y cuando soplo las velas también pido algún deseo (yo los pienso, y así voy priorizando a ver que quiero jajaja), no se puede ser perfecta 🙁
    Voy a ver el homiguero… buena semana y fin de semana!!!!!!!!!!!!! 😀

  • …Pues como te decía ayer, te leo. Y mira tú por dónde hoy encuentro esto de la buena y la mala suerte. Y después de casi un par de meses dedicada a viajar y a escribir, llego y tengo la “mala suerte” de encontrar un post así de serio. Porque es asunto serio la superstición. Yo juraría que no he brindado con agua estos días, ni he pasado la sal, ni se me han cruzado gatos negros. No será que aún conservamos esa herencia primitiva que todos llevamos dentro?. Cuando yo pido un deseo siempre es el mismo: que venga lo que me convenga y que aquello que me convenga, venga.
    Es mejor no desear ni temer y como decía aquel filósofo salir de casa cada día bien duchado y bien decepcionado.
    Prometo volver a estar al pie del cañón en cada post, queridín.

    • Hombre, Begoña, welcome back! Así que un par de meses viajando (por dónde?) y escribiendo (el qué)?
      A ver, calificar este post de “mala suerte”por ser “serio” tampoco,eh? no es la alegría de la huerta, vale, pero tampoco termina uno de leerlo con ganas de desgarrarse las venas,no? 😉
      Que consetvamos la herencia primitiva ya te lo digo yo que sí. Menuda herencia y menuda mochila, amiga mía..
      Sobre tu deseo, eso ya me gusta más y te lo compro!!
      un besote y encantado de tenerte de vuelta.

  • Hola!

    Confieso que soy de las que pide deseos siempre que puede! Por pedir… Leí hace tiempo que la “mala suerte” por pasar el salero en la mano viene de épocas egipcias cuando los esclavos se pasaban los sacos de sal de uno a otro hasta llegar al destino (la cocina de entonces??) si se les caía un poco de sal les daban latigazos así que lo apoyaban en el suelo y el siguiente lo recogía de ahí…y desde entonces seguimos con esa costumbre!
    Me encanta tu blog! lo primero que leo cuando llego a la ofi!

    • Ostrásssss!! Me acaba de flipar eso que me has contado. Me has ahorrado tirar de Google. Pues tiene todo el sentido, la verdad, aunque me alucina que sea tan milenaria esta “tradición/superstición”.
      Por tu frase final diría que no has comentado antes, no? si es así, gracias por lanzarte y gracias (aún más) por leerme!!
      un besote, Ana S

    • Jajaja. Pues mira que eché horas el domingo,eh?? La verdad es que sí, que me hubiera encantado conoceros. Esperemos que en febrero caiga la breva y nos veamos!!
      un besote TG10!

  • Hola Javi!!
    Voy a pasarle el post a mi hermana, ella podría resolver todas tus dudas, aunque dudo que se anime a enviar un comentario. Conoce todo tipo de supersticiones y más, incluso es capaz de dar una respuesta lógica (al menos para ella) al por qué de todas ellas, y de los deseos ya ni hablo… Y no creas que está loca, es una de las personas más sensatas e inteligentes que conozco.
    Bye!!

    • Acsbo de entender (me acaban de contar) de dónde viene lo de la sal. Por supuesto que tenía sentido cuando, en la época de los egipcios, al pasarse los sacos de sal, te daban latigazos si se te derramaba algo. Pero hoy, que por suerte no hay látigos y Egipto nos pilla lejos…no tiene el menor sentido. De todas formas, estaré muy encantado si tu hermana tiene a bien escribirme unas líneas
      un besote, María!!

  • Buenos días!!! Pues no se de dónde vienen estas cosas de la mala suerte..pero es que…si hay que cumplir todas…es peor que los consejos de saber vivir, cada mañana te tomas, el puñado de nueces, la cucharada de aceite, la zanahoria, el vaso de agua con limón…blablabla…pues aquí igual..jajaja si tienes que dejar de hacer todo lo que causa mala suerte..vamos apañados!!! ( a lo de no pasar por debajo de escaleras y andamios…llámemoslo mala suerte, llámemoslo accidentes!!) por si acaso, yo, lo evito! jajaja después de este royo y contarte que empiezo a trabajar de lo mío – arquitecta técnica- el lunes!! bien bien!! (llevaba 4 meses en paro) me despido con un gran abrazo!!

    Rocío.

    • Comienzo por lo importante: enhorabuena!!! Dejar el INEM siempre es motivo de alegría. Dejarlo encima por algo que te hace feliz, es motivo de celebración! disfrútalo enormemente…y que dure mucho! Después de esta noticia, cualquiera se pone a hablar de paridas de supersiticiones,no? 😉
      Eso sí, no dejes de leer Hot Shots,eh?
      un besote!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer