Las reglas de los partidos de fútbol en el recreo

Esta es una entrada que tenía en mente hace tiempo y ha sido ahora, a raíz de un partidillo que me eché el otro día en la playa con unos chavales (a los que les sacaba 15 años, 3 cabezas y dos cuerpos de media), que he decidido ponerla por escrito. Lo siento por mis lectoras porque igual os sentís menos identificadas con este post… 😉

Estas son las reglas/normas no escritas de las pachangas de recreo, por las que todos los chavales de 7 a 13 años nos hemos regido durante generaciones:

– Los equipos los elegían dos capitanes. Los capitanes solían ser los mejores de la (o las) clases. Este dato tan subjetivo, de niños era un hecho irrefutable e indudable. Todo el mundo sabía quiénes eran los mejores. Entre los capitanes echaban a pares y nones quién empezaba a elegir, y luego iban alternando hasta que no quedaba nadie. Primero se elegía por calidad y después en función de quién era más o menos amigo.

– El portero se elegía en una democrática carrera al palo: el último en tocar el larguero, se quedaba. La voz de salida la solía dar el capitán sin previo aviso y con un sonoro “último en tocar el palo se queda“. En los equipos más organizados y estratégicamente avanzados, se iban quedando uno a uno por turno. En realidad, esto sólo pasaba en otros equipos.

– No había fueras a no ser que se especificara lo contrario, en cuyo caso también había que decidir si eran las líneas del campo normal o si se alargaban hasta las líneas del campo de al lado. Solía depender del número total de jugadores: cuando se eran más de 20 en el campo (recordemos que era un campo de futbito, esto es, para 10) no había fueras.

topic

– Por supuesto, una de las reglas estrella era “la ley de la botella”. Esta ley no escrita, como los refranes populares, cuando se enunciaba nunca se terminaba de decir. Bastaba con un “tío, ley de la botella…”.

– Si en tu equipo erais uno menos, había portero delantero. Pero sólo para el equipo en desventaja, claro. El portero tenía libertad de movimientos y podía “subir” todo lo que quería. En este caso, quedarse ya no era tanto problema porque no sólo podías hacer lo que el resto, sino que encima podías cogerla con la mano. En caso de penalti, podía cambiarse el portero y quedarse el mejor.

– El partido sólo se paraba si alguien había “colado” la pelota en algún tejado o si alguien se había comido un balonazo en la cara, el estómago o en… Aquí uno sólo dejaba de jugar si tenía que terminar los deberes antes de clase o si empezaba a diluviar, en cuyo caso íbamos abandonando el campo progresivamente a medida que nos íbamos calando.

– Sólo era falta si había lesión grave, lloro o varias vueltas de croqueta. Además tenía que haber un consenso generalizado, no bastaba con que el damnificado protestara. Rara vez se hacía una jugada ensayada. El que tiraba quería cubririse de gloria y marcar de falta directa por la escuadra.

– Todos los que tenemos entre 25 y 35 hemos intentado imitar a Oliver o a Tom.

– No existían las tarjetas amarillas y mucho menos las rojas. Nadie expulsaba a nadie. Tampoco había faltas de saque (de banda) o cesión al portero.

nic3b1os-jugando-al-fc3batbol-en-el-patio-del-colegio-fray-luis-de-lec3b3n-ac3b1os-60

– El partido duraba lo que duraba el recreo o, como mucho, si se empezaba en el patio de la mañana, se podía terminar en el de tarde. Nunca se dejaba para el día siguiente.

El partido se decidía a “quien meta, gana” independientemente de cómo fuera hasta entonces. Es más, cuanta más paliza estaba pegando un equipo al otro, con mayor razón se aplicaba la regla. Por un lado los que perdían tenían la oportunidad de resarcirse, por otro, los que estaban ganando sólo tenían que seguir haciendo bien su trabajo…

-Tirar de punterón (o A punterón) -con la punta del pie-, no estaba prohibido pero sí mal visto. Hacerlo te daba un dosis extra de fuerza que hacía el balón más difícil de parar (también es verdad que era más difícil de controlar). Así pues, lo mejor era evitarlo.

– La estrategia y la colocación no existía. Todos íbamos por el balón a la vez y chupábamos para intentar meter el gol nosotros mismos.

– Nunca jamás, bajo ningún concepto, había árbitro. Ni aunque alguien se ofreciera voluntario (cosa que jamás pasó), ni aunque jugara algún mayor o algún profesor. Nuestros partidos, nuestras normas.

niños-jugando-futbol-510x322

– Cuando no había suficientes para un partido, se echaba (no se jugaba) un gol regate. De nuevo, el último en tocar el palo se quedaba (de portero).

Y así recuerdo yo mis partidos en el cole. ¿Y vosotros? ¿Alguna regla que me deje en el tintero?

P.D: Chicas, Ley de la botella: el que la tira va a por ella.

  • Hola Javi!
    Yo también jugaba al fútbol con mis vecinos y amigos del barrio… y en el reparto de equipos, siempre me quedaba de las últimas… por qué sería?? Am sí, porque nunca tocaba balón… yo lo intentaba, pero los chicos eran mejores. Pero vamos sí, las reglas básicamente son esas en todo el territorio español! que recuerdos! y que mayor me hace sentir!
    Un besazo guapo!

    • A ver, siendo niños tienes la idea de que las niñas “no saben jugar al fútbol”, por lo tanto este factor pesaba aún más que la amistad que pudieras tener con ellos… Pero oye, mientras lo pasaras bien qué más da el orden y el equipo en el que terminaras 😉
      Besos, Alba

  • Hola!! Yo jugaba siempre con otra chica y la regla era una chica para cada equipo y nunca repito nunca nos ponian de porteras (yo llevaba gafas y era un coladero, jajaja). En mi cole el portero delantero era el portero mosca!! Que recuerdos!!!

  • jajajjajajajaj que buuuueno!!!! me ha encantado este post! que recuerdos…. Benditos recreos!!! xD he de decir que yo por aquella época alguuuna vez jugaba al fútbol aunque mi pasión era jugar al basket pero había días que por cambiar y desconectar…..
    Con este recordatorio de las reglas universales me han entrado ganas locas de salir a jugar!! voy a prohibir las consolas a mis primos y todos a jugar ^^

    • Me alegra que te haya gustado, Afri. A mí también me ha traído un montón de recuerdos redactarlo.
      Sí, las chicas erais más de basket y, sobre todo, de volley.
      Gracias por comentar, Afri. Besos grandes.

  • Buenos días Javi! Te tuteo con descaro porque de tantas veces que he leído tus posts ya parece que te conozca (jajaja) , aunque sí que hemos coincidido en algún evento aquí en Barcelona 🙂

    Se te olvidaba una regla madre. Cuándo el balón iba demasiado alto para el portero, se decía que era: ALTA! y eso también traía consigo discusiones de si “podrías haber saltado más”, “yo llego”, etc. Seguro que te acordabas 😉

    Sigue igual crack! Un abrazo grande!

    • Dada la confianza con la que escribo mis posts lo raro sería que me hablaras de usted, Santi!! Si no dejo de mandar besos, abrazos y achuchones a todos..XD
      Tío, es verdad, lo de alta se me había olvidad. Eso y lo de tirar de punterón (con el consiguiente extra de fuerza involuntaria que le dabas al balón) Jajajaj
      oye, gracias por tu comentario, Santi. UN abrazo!!

  • Yo en los patios/recreo no solía jugar al fútbol… me acuerdo que una vez pasé corriendo por un lado de la pista grande y me dieron un balonazo, en la oreja, o en la cara, por esa zona vamos jajajaja Sobreviví, no te preocupes!
    Hace poco, en una comunión había un futbolín grande, hinchable pero sin los palos, y había niños jugando y nos pusimos con la niña de la comunión (una amiga, mi hermana y yo) a jugar con ellos… Un niño de la otra comunión jugaba con nosotras, y al pobre casi siempre le quitaban el balón, había otro que siempre se llevaba las palizas… fue un partido muy hostil, estaban todos los niños de bastante mal humor jajajajaja hasta yo me llevé un golpe en el pie que tuve que parar de jugar jajaja Mi amiga también se llevó un golpe, y una niña de nuestra comunión un balonazo en la cara… un fútbol un poco salvaje creo yo!!!!! jajajaja
    Gracias por la aclaración de la ley de la botella, he tenido que buscarla, y eso que la dijeron hace poco en el hormiguero jajajajaja
    Buena semana!!!!!!!!!!!!!!!!! 😀

    • UN balonazo?? Si no he recibido yo 100 no he recibido ninguno XDDD
      Así que te metiste en el partido equivocado,eh? Como dice la canción “ay, Manolete, si no sabes torear pa qué te metes…” Bueno, tu intención seguro que era conciliadora y buena. Bueno, guapetona. Enjoy your week.
      besos!

  • jajajaja me encantaaa esta entrada! Y es que yo de pequeña no jugaba a muñecas, siempre quería jugar a fútbol con los amigos en el patio! Que ratos pasábamos jajaja, si ahora tuviese que coger un balón…no daría ni una…mi novio ni se lo cree jajajaja.

    Nosotros aunque no tuviésemos arbitro si que chillábamos FALTAAAAA, y lo decidíamos entre nosotros, y MANOS!! jajaja esta se utilizaba en cualquier ocasión que la pelota no tocase exclusivamente piernas o pecho jajajaja, muy exagerado!

    Un abrazo grande!!

    Rocío

    • Oye, y si la daba con la cabeza también era manos?? No creo,no? 😉
      En serio no jugabas a las muñecas?? nunca?? jajaja
      bueno, querida, un besote grande!

  • Hola Javier!
    Ya de vuelta? Pero si no te han durado nada las vacaciones!
    Yo jugaba al balonmano, en club unos 8 / 10 años e igual teníamos nuestras reglas cuando jugábamos en el recreo. Como había menos chicas practicando pues nos mezclábamos con los chicos y la verdad que solo tengo buenos recuerdos pues los chicos procuraban tener cuidado y no ser demasiado brutos.
    No sé cuantos años tienes tú ( ya sabes soy novata en ese blog) pero creo que nuestra generación ( yo soy del 80 ) independientemente de lo a cual se jugaba había mucho respecto ante todo y compañerismo quizás algo que no veo tanto ahora.
    Un placer leerte y hasta muy pronto.
    Un besazo

    • De vuelta, sí señorita. No sé por cuánto, pero de momento aquí estoy 🙂
      Yo también jugué al balonmano muchos años (la verdad, era un poco malo)
      Sí, prácticamente somos contemporáneos (soy del 83) así que muchos de los posts estarán muy indicados para ti 😉
      un besote grande, Geraldine!

  • Hola Javi, estaba leyendo el post con mi marido y nos partíamos de risa.
    Hemos recordado otras normas no escritas, que yo no jugaba al fútbol, pero tengo hermanos….
    De portería a portería guarrería
    No vale a empotrón o, en su defecto, no vale a trayón
    Respuesta a la ley de la botella: Ley del vaso: el que la tira no hace caso
    Qué recuerdos!!!

    • Me alegro de que os haya gustado, espero que especialmente a tu marido (era un claro guiño a los chicos)
      OYe, es verdad el “de portería a portería guarrería”, l había olvidado XDDD
      Oye, Mary, eres de Madrid?? También decíamos lo de tirar a trayón (pero no lo he puesto porque pensé que la gente no iba a saber lo que era) La ley del vaso (que no conocía) me ha encantado.
      un besote!

  • Javi..pues para estar de vacaciones te has currado el post…
    Describe perfectamente los partidos de mi “urba”..aunque a las chicas NO NOS DEJABAN jugar…no sé yo en tus equipos si había chicas….
    Pero bueno..era divertido ver lo salvajes que eran los chicos jugando al futbol..y sí, la ley de la botella estaba siempre en vigor…nunca fue derogada!!!!…y era acatada por todos!.
    Ahora cada vez veo menos niños jugando al fútbol en la calle….vamos casi ninguno..
    Besos
    Te sigo leyendo…
    María

    • En mi equipo no sólo no había chicas…sino que en todo el cole NO había chicas. Y eso que éramos cerca de 3000 alumnos!! Bueno, eran otros tiempos , ya sabes. Ahora sí me consta que hay más interacción entre géneros (afortunadamente)
      Bueno, María, un besote grande. Nos vamos hablando!

  • Ayyys esos partidos!!! Qué melancolía! A mi se me daba bastante bien y me lo pasaba pipa, lamento haberlo dejado de hecho. Recuerdo llegar del colegio y ponerme a pegar patadas al balón de mi hermano contra la pared mientras me comía el bocata, poner piedras para hacer zig zags con el balón y aprender a regatear, tirar penaltis por la puerta del garaje, etc. Es algo muy entrañable para mi porque me enseñó a jugar uno de mis hermanos, que era mucho mayor que yo, porque los primeros partidos en el cole fueron catastróficos y yo quería formar parte del equipo que jugaba contra el colegio de al lado. A resumidas cuentas, su enseñanza se basó en unos cuantos minutos de teoría y luego ale! a correr por el campo cual corcho humano y aguantar balonazos, ahí, curtiendo la piel como una campeona jajaja.

    Después llegó el tema de ver fútbol en la tele y más tardíamente leerse el Marca. El Marca y el colacao es MI momento: así es que los fines de semana después de meterme km en la bici, me siento toda sudorosa en cualquier cafetería -preferiblelmente mirando el mar- pido un zumo y cuando hago la pregunta: Por favor, ¿me dice donde está el Marca? Se giran algunas cabezas extrañadas jajajajajja cierto cierto.

    Me ha gustado el tema! Feliz semana!

    • Lo de dar balonazos contra la pared, pase. Pero lo de poner piedras y hacer zig zags es de nivelazo,eh? :):)
      Pero entonces llegaste a jugar con el equipo top? te ascendieron a división de honor en el colegio??
      Veo que llevas el fútbol en las venas, Vero. He dado de lleno con el tema de hoy,eh? UN Besazo

  • Hola, hola!!! Muy bien que hables de fútbol, pero de recreos, es broma, me encantan pero cuando no me toca cuidarlos a la solaja y cuando me toca, me invento alguna regla para que los niños me dejen en paz en los partidos, sobre todo cuando alguno viene a decirme q no le pasan o se cae el balón a la conchimbamba, y ahi sintiéndolo mucho, Montse da por finalizado el partido. Pues si, me encantaba jugar al fútbol en el recreo o en el parque, recuerdo que en mi niñez todos los niños del barrio el día de Reyes salian a jugar con el equipaje del Athelic de Bilbao y sobre todo la ropa de Arconada, no era ni la del Barça ni Madrid, ni la de Las Palmas, que por cierto, Las Palmas vuelve a ser de primera por si no te has enterado, jeje… vete practicando el pio, pio,… y el Barça, Madrid, Las Palmas ya está aqui (a temblar).
    voy a hacer un recorrido por tus post atrasados, lo último q vi es q fuiste a Marrakech y no me llevaste, no me quedó claro el por qué, jeje, entretenido lugar para explorar e ir de vez en cuando. Estaba opositando pero ya liberada, o eso creo. Bueno, un beso, que voy a cenar.

    • Así que señorita Montse no quiere ser molestada en sus turnos de cuidado de patio,eh?? 😉 (normal)
      Vale, lo que a mí no me ha quedado de tu comentario es por qué de pronto te enredas a hablarme del las Palmas. Pero tú no eres de Bilbao? Bueno, en fin, que tanto Madrid, Barca, Arponada, niños y las Palmas, me han dado sueño. Bueno, eso y que son las 00:40.
      Besillos.

  • Hola Javi!!!
    Yo he de decir que en recreos no jugaba al fútbol, pero más de una tarde la he pasado jugando…
    Todas y cada una de las reglas que has dicho completamente verídicas. He de decir que a nosotras, a la hora de elegir también nos dejaban para el final, y no por ser malas jugadoras (reconozco que yo lo era, pero algunas de mis amigas no), sino por ser chicas…
    Otra ley que, al menos,mis amigos siempre decían era que cuando estuvieran las chicas de porteras no valía a “restrallar” (vamos, muy fuerte) . Nos dejaban siempre como última elección a la hora de hacer los equipos, pero al menos nos cuidaban jajajaj
    Es verdad que nunca se paraba el juego salvo que hubiese falta, y en ese caso, dependía de la gravedad de esta, y recuerdo que los partidos duraban lo que duraba la luz del sol o nuestras madres nos llamaban para terminar los deberes o cenar.

    Jo, que buenos recuerdos me ha traído este post. Lo que me encantaba a mi esas horas interminables de partidos y que, como bien has dicho, siempre terminaban con un “el que meta gana” aunque hubiera 20 goles de deferencia….

    Y en mi pueblo como contestación a lo de la ley de la botella se decía (saca papel y boli para apuntar): La ley del vaso, el que tira no hace caso 😉

    Besazos Javi.
    Feliz semana.

    • lo de tirar a trallón (así decíamos en mi cole) en general se aplicaba también con los chicos, pero con los chicos como hasta 5 de EGB, luego ya no podías escudarte en la potencia del tiro porque si no quedabas …ya sabes, de nenaza 😉
      Me alegra mucho que te haya traído bonitas cosas a la mente. Eso es lo que hace falta, que pensemos cosas que nos saquen una sonrisa 🙂
      un besto grande!!
      P.D: Contigo no aplico la ley del vaso, que me parece demasiado interesante lo que me cuentas como para pasar.. 😉

  • Que entrada más chula Javi!! A mi me encantaba que me dejaran jugar al fútbol, porque esa era otra ley, para que las niñas pudieran jugar, los niños o mejor dicho, el chulito del equipo tenía que dar su autorización. Así, que yo con mi pena, casi nunca jugaba. Recuerdo que mi primo cuando estaba aburrido me decía, te vienes a jugar? y jugábamos los dos, por supuesto, yo era portera, a mi no me daban la opción de echar la carrerita hasta el larguero, pero en cuanto llegaba un segundo yo ya no jugaba, a veces me dejaban de cagalástima, jiji.

    Mi chico era siempre el capitán del equipo en su colegio, y había un niño que le hacía los deberes de inglés a cambio de poder jugar en el equipo, y contando que lo dejaba jugar 10 minutos… ahora el chico en cuestión es Médico y el mío…. jajaja.

    Luego otra cosa, el dueño del balón era el que mandaba, en cuanto lo llamaba su madre se acabó el partido.

    • JOé, qué peinilla me ha dado eso. Hasta ahora no me había planteado lo crueles que quizá hemos sido de niños con este tipo de gestos tan feos… Y qué digo de niños, si seguimos siendo a veces unos impresentables.. :(:( En fin, si algún día quieres echar unos tiros, avisa!! 😉
      un besote

  • Javi!
    He de decir que yo nunca jugaba al fútbol en el recreo…yo era más de princesas y Barbies…
    Pero tb he de decir que ya de más mayorcita me encantaba ver jugar al chico que me gustaba y hacerme la interesante y entendida de fútbol,(cosa que años más tarde es así,ya que me apasiona este deporte,jejje)
    Muy chulo el post,un besazo bombón!

    • Así que un poco gracias al chico que te gustaba surgió tu pasión futbolera?? Eso es bonito bonito,eh? XD
      un besote, guapetona. gracias!!

  • Hola Javi!!
    ¿Que ta las vacaciones?
    Yo la verdad es que nunca fui mucho de fútbol, tengo jugado alguna vez en Educación Física pero nada mas. Eso si cuando jugaba me lo pasaba genial!! Que recuerdos!
    Mi padre es arbitro de fútbol y ya me quiso meter a mi a arbitrar pero me negué jajajaja
    Yo soy mas de salir a correr, que me encanta! Es mi hobby 🙂
    Muchísimas gracias por el post.
    Un placer leerte, que tengas un bonito día. Besitos

  • Qué buenos ratos de fútbol en el cole me has hecho recordar. De los que con más cariño se te quedan.
    Yo recuerdo algunas más, a lo mejor vosotros no las teníais, porque esto iba por barrios o colegios.

    Al salir al recreo en el cole, el que corriera a coger el campo y llegaba primero se libraba de ser portero.
    Si colabas más de un gol te librabas también de ser portero.
    Si tenías gafas te librabas de ser portero.
    Si te metían una patada o te hacías daño durante el partido, te tocaba quedarte de portero “para recuperarte”.
    Como bien dices, se sabía por todos quiénes eran los mejores de clase. En caso de duda, que casi nunca la había, para ver quién era capitán, se elegía al que más goles había marcado en el partido anterior.
    Si el que traía el balón lo traía “de reglamento” (de marca, bueno, bien hinchado y que botaba bien) automáticamente no había discusión y era uno de los capitanes.
    En caso de trifulca en el campo, el dueño del balón SIEMPRE “tenía” la razón.
    La merienda era sagrada. Si jugabas por la tarde en el barrio, o ibas merendado o se daba tiempo muerto para comer el bocata. Hay que tener en cuenta que los partidos fuera del recreo, en el barrio, duraban horas, hasta que no se veía ya porque era de noche, cuando al dueño del balón le venían a recoger, o se tenía que marchar a hacer los deberes , o cuando te echaban del campo “los mayores” (los chavales de cursos superiores).
    Si no había portería de fútbol se ponían dos postes con las carteras del colegio o lo que se pillase. Como no había larguero si el portero no llegaba saltando se decía “alta” y no contaba como gol.
    Si a mitad del partido llegaba un chaval que quería jugar, se metía con el equipo que iba perdiendo. Si no, se echaba a pares y nones entre los capitanes.
    Si alguno era “un chupón” (que no pasaba el balón y jugaba él sólo hasta tirar a portería) al siguiente partido no se le elegía “por chupón”, y se quedaba sin jugar.
    La única falta que se pitaba, además de las que dices tú, era la “mano” (tocar el balón con la mano).
    No existía el fuera de juego, pero sí el “trallazo”, que era cuando pegabas un balonazo al portero o a un defensa si tirabas desde dentro del área. Si entraba en la portería, aunque fuera de rebote, no valía el gol por “trallazo”.

    Seguro que había alguna más, pero ahora no me acuerdo de todas. Estas eran las más notables, además de las que has mencionado tú, que por supuesto las cumplíamos.

    Muy simpático este post. Me ha gustado mucho Javier. Un abrazo.

    • Perdona el retraso en la respuesta, José Antonio!!
      Jajaja. Me acabo de acordar de lo que dices de que el lesionado se quedaba también de portero para recuperarse. Toda la verdad. Ostras, balón de reglamente, también esa acepción era muy mítica..jajaja. Y las porterías con mochilas y el “alta”?? 100% truth.
      Bueno, al final te has marcado tú un segundo post en toda regla, además lo he disfrutado mucho 😉
      un abrazo y gracias!!

  • Hola Javi!!
    Ya estoy de nuevo por aquí!! Me encanta el post. Yo no jugaba al fútbol en los recreos porque los chicos no nos dejaban, pero aprovechaba cualquier momento en el parque o las reuniones familiares con los primos para unirme al partido. Y entonces nació mi pasión por ese deporte, aprendí todas sus reglas y a hacerlo bastante bien en cualquier posición (sí, también en la portería), aunque nunca llegué a jugar en ningún equipo federado ni nada porque entonces no se veía muy bien tener una chica entre ellos (hasta mis padres me veían como un “bicho” raro, y eso que también jugaba con mis muñecas).
    También me hice socia del equipo de mi ciudad durante 10 temporadas, en las que tuve la suerte de verlo jugar en Primera (mi querida UDS, hoy tristemente desaparecida 🙁 ) y no me perdía ningún partido del Real Madrid o de la Selección en tv (esto último aún lo sigo haciendo).
    Y como ya te comenté un día, sigo echando partidillos con mis amig@s en las tardes calurosas de verano entre baño y baño en la piscina. Es más sano y divertido que jugar en la Play.
    Bye!!

    • Welcome back, María C. Vaya, vaya, así que fuiste una futbolera de pro. Igual influyó, precisamente, el hecho de que se te vetara jugar de pequeña, no crees? En plan: “pues ahora me enfado y no sólo respiro sino que respiro más que nadie” 🙂
      Oye, cuál era el UDS (¿Salamanca?? Sé que estuvieron en Primera alguna vez, pero no sé si han desaparecido..)
      Bueno, que sigas ganando las pachangas de piscina, María.
      un besote grande!

      • Digamos que fue de forma gradual, no en plan niña caprichosa (yo nunca lo he sido).
        Sí, era la Unión Deportiva Salamanca. Estuvieron varias veces en Primera. Yo los vi ascender y jugar en ella la última vez que lo hicieron, siendo casi una niña, y después los vi bajar hasta Segunda B, donde permanecieron hasta que desaparecieron en 2013 por problemas económicos. Siempre estarán en my heart…

  • Pues en mi cole nosotras jugábamos a la goma y los chicos al fútbol, y si te ponías muy muy muy muy pesada, alguna vez te dejaban jugar con ellos, pero por supuesto de portera. Y en cuanto te metían unos goles, se enfadaban y te echaban y tenías que volver a jugar a la goma. Sí, así de crueles!!!
    Pero la verdad es que yo prefería jugar a la goma. Ahhhhh y a veces uno de los chicos jugaba con nosotras a la goma y nos hacía mucha ilusión. Y nadie le llamaba ni mariquita de nada!!! Hoy en día…no se yo

    Besazos!!!

    • Hombre, por fin una chica que reconoce que no jugaba al fútbol (es que hasta ahora, todos los comentarios han sido de chicas más futboleras que otra cosa…) Bueno, yo probé la goma un par de veces en mi niñez, pero abandoné rápido la idea al cabo de dos caídas.
      un besote!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer