El temblor

Corte 1

“Hace más de veinte años que lo hago. Al alba, cada día -descansando sólo uno-, lo primero que hago es tocar unos acordes de mi sarangi*. Me ayuda a empezar el día con fuerza, y me relaja a la vez que me impulsa. Nunca más de cuatro canciones, nunca menos de dos. Unas notas, varias melodías: mi oración.

He trabajado muy duro toda mi vida para llegar a hacer los mejores escritorios y las mejores cómodas, y sé que es cuestión de tiempo que empiece a dar sus frutos. Me gustaría que Savitri me ayudara y siguiera con esto cuando mis manos estén demasiado cansadas para tallar, pero quizá tengan razón sus profesores: quizá   sea mejor que intente ir a la universidad y algún día ser alguien importante.  Tener un buen trabajo con un buen sueldo. Quizá él pueda viajar, pueda conocer lugares. Tener una muchacha bonita a su lado a la que cuidar y con la que ir alguna vez a los cines de Tispare. Quizá, algún día, incluso pueda comprar una casa. Pero me haría tanta ilusión hacer de él un buen ebanista… además, si entrara algo más de dinero en casa nos haría mucho bien. Podríamos ahorrar algo  y en un par de años podría mejorar algo la maquinaría. Quizá, incluso alquilar un espacio más grande donde poder atender pedidos más ambiciosos. Tengo que hablar con Savitri directamente. Valorar juntos la mejor opción y ver qué es lo que quiere hacer. Hoy mismo lo haré, quizá incluso en un rato, antes de que vaya al colegio…”

El temblor.

stock-footage-bhaktapur-nepal-dec-unidentified-nepalese-man-working-in-the-his-wood-workshop-dec

 Corte 2

“Odio la Historia. Menudo coñazo de asignatura. A quién le importa quién era Asoka o qué pasó en Terai hace 500 años. Yo no estaba vivo, me da igual. ¿Cuántos maharajás hubo en la India? Pero si no voy a ir en mi vida, por mí como si desaparecen todos de los libros. Uf, las 5, no me va a dar tiempo ni de broma. Si aún me quedan tres temas y en una hora tengo que salir de casa. Bueno, quizá en el recreo de media mañana me dé tiempo a repasar un poco lo del Tratado de Sugauli. Bah, si yo lo que quiero es jugar al crícket y ganar mucho dinero, que la gente me reconozca por la calle y poder comprarme lo que yo quiera. Es una mi**** no tener dinero. Cuando gane millones de rupias volveré a buscar a Parvatha y entonces se fijará en mí. Le regalaré vestidos de seda y raso como llevan las princesas y querrá que sea su esposo. Podremos viajar en tren y en avión e iremos a restaurantes de comida europea. Le compraré un teléfono de los que te dicen el tiempo que hará mañana, y podremos ir a ver danzas y conciertos todas las veces que queramos. Y con medio millón de rupias podría comprar un taller más grande para mi padre. A él le haría muy feliz. Tener mucho espacio para poder tallar puertas de metros y metros de alto. Sí. Cuando juegue en el Katmandú Ganners, eso será lo primero que haga con el dinero. Uf, 35 minutos para salir de casa. A ver si me…”

 
El temblor.

maha

Corte 3

“Estoy sentada en el sofá de la sala de estar y la ventana apenas deja entrar un poco de luz de la calle. Es un sofá viejo y está desgastado, tiene más de 16 años, aunque mi marido dice que todavía podemos usarlo una temporada más. Entre  irnos con los niños unos días a Ghorai, a ver a su abuela, o ahorrar para comprar uno, preferimos pasar unos días con ella. Es mayor y hace casi dos años que no la vemos.

Tendría que intentar dormir, son casi las 5 de la madrugada y empiezo la jornada dentro de poco. Me gustaría volver a la cama, pero con esta tos seca voy a terminar despertando a las niñas. No es fácil vivir cuatro en el mismo dormitorio, pero uno se acaba acostumbrando. Aunque lo más duro sea quizá saber  que nunca podremos aspirar a nada mejor: me duele por dentro. Me gustaría que tuvieran una habitación para ellas. Les pondría una pequeña mesa de juguete y dos taburetes. O tres, así me podría sentar yo también a jugar. Y cada una tendría su propio colchón con sus propias sábanas. Serían rosas, su color favorito. Y si pudiera, incluso compraría dos almohadas para que Parvatha reposara mejor la espalda, me pregunto por qué le duele tanto. Pobrecilla, son sólo trece años…

Es posible que aún quede un poco de chiura* de la cena, podría tomar un par de bocados, aunque dejaría demasiado poco para el desayuno, y no quiero que las niñas vayan al colegio sin tomar nada. Aguantaré el hambre. Si intento dormir de nuevo, se me pasará la sensación de vacío. Sí, voy a hacer eso, intentar dormir. Pero este sofá.. .ojalá pudiéramos cambiar el sofá.”

El temblor.

rice

Por ellos. Por los sueños destrozados, por las vidas segadas y por las miles de personas que han perdido lo poquito que tenían. Por los padres que hoy no podrán dar las buenas noches a sus hijos, y por los que no podrán volver a abrazar a sus amigos.

Por los que hoy, mañana y hasta dentro de mucho tiempo dormirán al raso. Por los que tenían un sofá, una tele y una caja con fotografías… que ahora no son más que polvo y dolor.

Nepal, vuestro dolor me ha arañado el corazón. 
Mi recuerdo, mi pensamiento y mi plegaria es por vosotros.

 

*chiura: arroz batido
*sarangi: instrumento de cuatro cuerdas

  • Hola Javier! Hace tiempo que no escribo ningún comentario, eso no significa que no te lea…pero hoy no puedo evitarlo. Y me uno a ti, y a ese recuerdo, pensamiento y plegaria por las victimas del terrible terremoto de Nepal. La verdad es que este post no es de los que caracterizan a Hot Shots con tu afilada pluma ( incontrolable teclado) , pero una vez más demuestras tu autenticidad dedicando este post, esta pequeña ventana al mundo , a esa pobre gente que hoy llora por los familiares desaparecidos, por haber perdido lo poco que tenía e intentando sobrevivir de nuevo con toda la dignidad que un golpe asi les permita. Gracias!!!

    • DOminique! qué sorpresa y qué bien verte de nuevo por aquí.Ya sabes que lo importante es que sigas ahí, a la sombra aunque sea, pero leyendo Hot Shots (gracias)
      Efectivamente este no es el corte habitual de HS, pero es un tema como para mojarse,verdad?
      un besote, guapa.

  • Qué lindo! Es muy muy bonito Javier, felicidades. Y lo más triste es que es cierto. Qué pena! No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Qué poco sabemos disfrutar de la vida por estos lados del mundo.

    EStos son mis post favoritos sin ninguna duda. Por estas entradas, si algún día sacas libro, te lo compro seguro 🙂

    Un saludo!

    • Jejeje. Gracias, Vero. Aunque no sé cómo metería este tipo de entradas en un libro de humor (qu imagino que es de lo que lo haría…)
      bueno, cuando llegue el momento ya lo negociaremos. UN besote!!

  • Uf javi.. siempre me sorprendes. . Eres único. Que pena esas personas que han perdido tanto. Muy bien por dedicarles este post.

    Un beso¡

  • Es la primera vez que comento tu blog, pero soy una lectora asidua. Después de este post, deberíamos de leer el de “problemas del primer mundo” y pensar un poquito… gracias por hacernos reír, llorar y sobre todo pensar.

    • Sí, resulta paradójico que el post de “problemas..”venga antes de este,no? (y lo cierto es que no lo hice de manera consciente) En fin, cuánta dureza.
      Gracias por haber comentado, Isabel. UN besote!

  • Joder Javi.
    Juro que he tenido que parar de leer porque las lágrimas no me dejaban ver nada.
    La piel de gallina me has puesto.
    Una tragedia todo lo que estan viviendo, además de que siempre sufren estas cosas los mismos. Creo que lo que mas siento es rabia hacia no se que de ver que siempre les pasan estas desgracias a los mismos.
    Como siempre me dice mi abuela “da gracias por lo que tienes y reza, reza para que un día todos puedan llegar a tener lo mismo que tu. No sera mucho ni poco, pero sera algo”.
    Mis plegarias también están con todos ellos.
    Besazos Javi.

    • Jo, muchas gracias, Nerea. No sabía que iba a emocionar tanto…
      La frase de tu abuela es enorme, me la apunto.
      Un beso grande.

    • A veces se quedan en “moderación” hasta que yo o alguien del equipo los autoriza. Es cuestión de esperar.
      Gracias, Merecedes!

  • Querido Javi, no he podido evitar ponerme muy triste y pensar todo lo que está pasando ahora mismo en Nepal, a veces me pregunto porque la naturaleza se ensaña casi siempre con los más desfavorecidos.
    Hace casi dos años que hice un viaje por el Himalaya, fue una experiencia muy enriquecedora pero a la vez muy dura, ver el día día de aquellas personas te hace pensar lo afortunado que somos al estar al otro lado del mundo, lo digo porque a veces lo más básico puede ser algo inimaginable.
    Desde mi experiencia destacar que es un pueblo muy pacífico, trabajador y con un gran corazón digno de admiración.
    Espero que toda la ayuda siga llegando lo antes posible, para que puedan salir adelante.
    Con todo mi cariño. Johanna

    • Gracias por compartir esa experiencia. El viaje al Himalaya me parece algo fascinante, algún día me encantaría ir 🙂
      un besote grande, guapísima!!

  • Javi..no words…Sólo decirte que este espacio, que casi siempre nos saca una sonrisa, o incluso carcajadas, hoy nos ha sacado reflexiones, lágrimas y un sentimiento de cercanía con el pueblo Nepalí…Ojalá reciba TODA la ayuda que necesitan y merecen.
    Te sigo leyendo..
    María

  • Javi ..no words…Sólo decirte que este blog, que nos suele sacar una sonrisa o incluso carcajadas hoy nos ha dejado reflexiones, lágrimas y un deseo..Ojalá que ayudemos al pueblo Nepalí como se merece y necesitan..
    Te sigo leyendo
    María

  • Escalofriante…..sí así lo definiría, me conmocionó el texto, me emocionan las noticias, las imagenes…. por ello simplemente PERFECTO! me ha encantado, demuestras que hay tiempo para escribir de todo, que cuando hay que hacer reír eres el primero en sacarnos una sonrisa, pero cuando hay que sensibilizar también sabes sacarnos esa lagrimilla….

    un besito guapo.

    • Bueno, eso intento, Afri. Variar y ofrecer un blog diferente, ya lo sabes. En este caso es algo que me pedía yo mismo desde muy adentro… Que pases buena fin de semana!

  • Poco más se puede añadir…qué diferente se ve todo cuando suceden estas cosas…lo vemos tan lejano pero catástrofes, accidentes…están ahí y te/nos puede tocar…
    Leny

  • Pues sí, la verdad es que producen mucho dolor noticias como ésta.
    A un país asfixiado por dos gigantes como India y China, diezmado por la pobreza y las guerras civiles, ya sólo le faltaba un terremoto de esta magnitud, y como parece ser que Dios se alía con los pobres, pues se lo ha dado para que no les falte de nada. Una pena.
    Me ha encantado como has estructurado el relato de hoy. Muy emotivo y muy bonito. Lástima que el fondo sea tan triste.
    Besos.

    • Se me ocurre un refrán a propósito de tu comentario, pero es demasiado bestia. Tienes toda la razón. Quieres miseria? pues toma dos tazas… 🙁
      Gracias, Begoña. Gran beso!

  • Javi, me has hecho llorar por segunda vez… Precioso homenaje hacia las víctimas, mis pensamientos también están con ellos. Ahora sólo falta que todos pongamos nuestro granito de arena para que pueda llegar hasta allí la ayuda que necesitan.
    Un besito.

    • Jo, no era mi intención. O sea, no tanto al menos. Peor bueno, eres una persona sensible, eso es bonito 🙂
      UN beso grande, María.

  • Hola Javi!

    Genial entrada! Por si te apetece ayudar más directamente a Nepal, o si alguien lee este comentario y le fa por hacer su buena acción del dia… Tengo un amigo en Nepal (Suresh) que ha empezado una campaña, junto con la organización en la que es voluntario, en Indiegogo para ayudar a los afectados directamente. Una pequeña donación es ya mucho para ellos, y esta vez si que si: sabiendo que el dinero irá integro a los afectados y no a través de ninguna organización europea/norteamericana donde solo un porcentaje muy reducido llega en muchas ocasiones. Os dejo el link!! Yo ya he donado 🙂

    https://life.indiegogo.com/fundraisers/1248346?fb_action_ids=10152855278026527

  • Hola Javi;
    No habia tiempo de leer tus post y hoy me he puesto a ello. Muchas gracias, mi hija es de Kathmandu, y amo Nepal, un homenaje precioso.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer