El dichoso ‘tenemos que hablar’

Mi novia me cogió ayer por banda, desprevenido como estaba después de haberme visto dos horas del Debate del Estado de la Nación (sin pestañear, oiga), y me soltó a bocajarro: “Tenemos que hablar“.

Vale, estupendo, precisamente hoy; justo hoy que tenía previsto ponerme a cavar una zanja infinita en el jardín de casa. Justo hoy, viernes, que tenía que regar las macetas de flores de plástico que he plantado en la terraza. Hoy, que pensaba componer unas jarchas y unas églogas, unos sonetos y unas greguerías. Justo hoy, en pleno abril, que tenía previsto salir a la calle, pluviómetro en mano, a medir los cm3 de agua que caían en mi barrio. Hoy y justo hoy, a esta hora. Hablar. Conmigo.Yo, que tenía previsto retomar esa clase de punto de cruz por Youtube que dejé a medias y que tanto echo de menos. Hoy, mi día favorito para ordenar cromáticamente los calcetines y las corbatas de mi armario, y por volúmenes y formas geométricas las sartenes, platos, cazuelas y cacerolas de la cocina. En fin, que teníamos que hablar.

Así que nada, viendo que la tormenta era inminente, respiré hondo, entorné los ojos (como si buscase una  complicidad celestial desesperada que en 30 años me había sido negada), me armé de valor, y preparé el somnífero de emergencia (para ella), la botella de Jack Daniel’s 12 años barrica de roble y macerada con tomillo (para mí), el pienso enriquecido con calcio y hierro (para mi perra Luna, que llevaba desde las 12 sin comer), y nos sentamos todos juntos en el sofá. Fue al cabo de 3 minutos de charla, y ante su fija e inquisitiva mirada, cuando decidí apagar la tele y dedicarle a ella (a mi novia, se entiende) el 100% de mi atención.

Cuando tu pareja te dice “quiero hablar contigo” (o algo semejante) al hombre le sobrevienen dos imágenes a la cabeza: La primera, la de su novia sobre la encimera de la cocina, vestida únicamente con un delantal blanco de bordados y una pequeña tiara de tela en la cabeza, mirándolo de forma provocativa y señalándolo con el dedo índice mientras susurra: “Ven, cariño… tenemos que hablar. O mejor… dejémonos de charlas…”.

pasión

En la segunda imagen, el chico hace un recorrido mental sobre todas sus últimas conversaciones en Whatsapp, Facebook, email y, si es necesario, últimos formularios rellenados en Hacienda y Tráfico. Recorre visualmente las últimas fotos en las que se le ha etiquetado, las últimas personAs (con A de mujer) con las que ha conversado, las amigas con las que ha tenido recientemente un mínimo contacto, y trata de recordar cuándo fue la última vez que su móvil estuvo a merced de los ojos implacables de su pareja. Una vez hecho esto, que transcurre en apenas un par de segundos (porque si no su novia puede sospechar y preguntarse que por qué se ha quedado tan pensativo), al chico sólo le queda esperar la embestida:

—Javi, tenemos que hablar.

—Claro, cariño, dime.

—¿Me prometes que vas a ser totalmente sincero? —sudores, tembleque, arrepentimiento por ese guiño que le solté a la camarera (tenía 50 años, todo sea dicho) el otro día. Y respuesta final:

—Hombre, ya me conoces (silencio incómodo): siempre lo soy.

—¿Es verdad que le dijiste el otro día a Marta que te daba pereza la boda de mi amiga Emma?

Un momento; ¿ESO ERA TODO? ¿ese era el “tenemos que hablar”? ¿Por esto había estado a punto de darme un pequeño infarto de miocardio hacía 4 minutos? En este punto, mis neuronas se agruparon en la zona central del cerebro y empezaron a celebrar la pregunta como si hubieran ganado la Champions. Empezaron a felicitarse unas a otras. Se congratulaban por “lo rápidas que habían sido para valorar cualquier escenario posible, cualquier catástrofe venidera”. Unas hacían la ola, otras se fueron de juerga con algunos glóbulos rojos. 

nueroa

Algunas neuronas, las más suspicaces, seguían aún alerta por si llegaba una segunda pregunta de la novia. Pero en realidad, todos estábamos contentos. El peligro había pasado. Eso no era tan malo, era una opinión sincera, podía respirar:

—Ehhh… sí, bueno, lo dije. Me da pereza la boda por el tema del viaje, el traje, ya sabes. El socializar, los comentarios por lo bajini, todo eso.

—Sí, ¿no? ¿Y no influirá también el hecho de que tuvieras reservada, ese mismo fin de semana, en otra ciudad, una habitación a tu nombre y al de una tal Raquel?

El tiempo se detiene. Trago fuerte: glups. No hay escapatoria. La mitad de mis neuronas de picos pardos y la otra mitad bebiendo sangre como si no hubiera un mañana. That´s it. Pillada. Marrón. The end.

  • Jajajajajaja!!!cómo puedes decir(escribir)tantas boberías seguidas!!! Jajaja!qué bueno estás… ejem…eres, qué bueno eres..(maldito corrector);-))
    Y por cierto, si tanto teméis el “tenemos q hablar” será pq algo habréis hecho…seguro…
    Besines!
    Leny

    • Yo creo que el “tenemos que hablar” no es que necesariamente hayamos hecho algo, sino que vosotras sois muy dramáticas y os gusta el suspense… 😉 besotes!

  • jajajajajajaja….el momentazo delantal blanco de bordados me mata y el de las neuronas de fiestaca más aún, aunque el final nada de nada… jajaja
    Pero aun así me quito el sombrero Javi, me encanta lo que escribes y como lo escribes, no dejes de hacernos disfrutar (en el sentido literario) nunca 😉

    P.D: te hice caso y me vi el capitulo piloto de Nip/Tuck…no se si quererte por descubrirme esa serie u odiarte por lo mismo. ME ENCANTA, amo ese tipo de series. Así que como no soy una persona muy odiar, te doy las gracias 🙂

    Un besazo Javi.
    Y feliz finde.

    • Graaacias, Siempre un placer.
      P.D: En serio lo viste?? yeessss!!! aquí pasó un poco desapercibida, pero creo que se merece atención. Disfrútala mucho! besotes, Nerea.

  • jajaja, he respirado hasta yo. Los tíos sois así, porque pensáis siempre en algo malo?? anoche le dije a mi chico, párate (estaba haciendo tonterías), tenemos que hablar, de golpe se queda serio y me dice, y ahora que he hecho?? tan sólo le iba a preguntar, que quieres de cenar?? le cambió la cara de golpe, aysss que mala fama tenemos.

  • Jajajajaja buenísimo, tienes cada cosa! Me encanta tu blog y me encanta leerte, aunque soy más de tu “punto romántico” pero unas risas siempre se agradecen 😉

    Un besazo 🙂

  • Javiiiiii demasiado rápidas se fueron de juerga tus neuronas!!! La primera pregunta es tanteo, la segunda es la buena..
    – que tardes vienes hoy cariño, que tarde has salido del curro.. Tienes que estar súper cansado.. (Frase de apoyo para que te creas que no nos hemos enterado de nada..

    – si, uf.. El jefe que me tiene trabajando hasta las tantas..

    -si? pues mi amiga Maria me ha dicho que te ha visto con tus amigos en el bar tomando cervezas hace dos horas!!!

    Algo así.. Jaja

  • jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjaja me encanta glups si es que no se puede celebrar antes de tiempo. Cuando decimos “tenemos que hablar” nunca nuuunca viene nada bueno, es que os hemos pillado de lleno …. y lo sabéis!! xD

  • Tenemos que hablar me dijo él.
    Yo jubilosa, !claro!. A mi me encanta hablar.
    Al segundo pienso: ¿qué raro, y de qué querrá hablar éste ahora, si llevamos hablando todo el día?
    Arrepentida por el júbilo anticipado, me siento pacientemente, temblorosa, preocupada, porque la gente habla, no dice eso de: tenemos que hablar…(que ya son ganas de hacer difícil lo fácil)
    Y, en efecto, hablamos.
    Hablamos de lo que llevamos hablando días, semanas, meses…
    ¿soy inmadura?, ¿tengo miedo al compromiso?
    Sí, lo tengo.
    No quiero compromisos, los temo, no me arriesgo, soy cobarde en ese tema.
    Y cuando la discusión termina, como siempre he ganado. No se puede vencer al miedo.
    Lo que nadie sabe es que no es temor al compromiso, es temor al abandono.
    Pero eso…nadie lo sabe.

    • Ouch! Tooocado (hundido aún no)!! Mira que las comparaciones son odiosas pero…..Javier de Miguel tienes una clara competidora en cuanto a textos novelescos se refiere jajajajaj

      Ole y ole Begoña!!!!!

      • Hombre, eso ya lo sé yo. Begoña, la tía (siempre con el debido respeto) escribe muy bien. Y le gusta siempre dar cerita, eh, Begoña? 😉

    • Claro que ganas la discusión, estoy seguro de que dejas sin argumentos al mejor adversario. 😉
      Mmmm… así que la falta de compromiso es temor al abandono? Aquí difiero, no lo creo (al menos no siempre) Pero mejor te doy la razón, total, ya he perdido la discusión antes de empezarla. XDD
      UN besote, Begoña!

  • Jajaja, que buena forma de empezar el finde!!!
    Yo viví algo parecido en la vida real hace un montón de tiempo. Llevaba saliendo casi dos años con el chico perfecto (inteligente, simpático, cariñoso, guapo, divertido….vamos, como tú;)….). Y un día, mi mejor amigo me dijo que le había visto con otra. Le dije eso de “tenemos que hablar” y el no se sorprendió mucho, la verdad, y cuando le dije que sabía que había otra, el muy c***** en lugar de negarlo o dar algún tipo de explicación, dijo que se sentía aliviado porque así podría salir con las dos sin tener que esconderse. Al parecer, la otra sabía que yo existía y no le importaba compartirlo… Le mandé a la m**** directamente, alguien así no merecía ni un minuto más de mi tiempo….

    • En serio te dijo eso??? Un momento, dime al menos que teníais 18 años (o si era menos, mejor) Si no, no puedo entenderlo, menudo caradura… En cualquier caso, fuera la edad que fuese, bien mandando a la mierda estuvo 😉
      un besooooo

      • Él tenía 22 años (2 más que yo), ya no era tan crío, aunque sus actos decían lo contrario. De todos modos, creo que hay muchos c******* por ahí de todas las edades.
        Gracias por aguantarme y también por responder. Bye!!

  • No sé cómo se te ocurren estas cosas jajaja Chapó, como siempre. Creo que esas tres palabras son una combinación mortal aunque los peores casos son: pareja, jefes, padres. A mi el otro día me lo dijo una amiga y aún así mis neuronas casi empiezan a ir tan rápido como las tuyas jajaja Un besazo y que el finde esté lleno de pequeñas cosas que nos hacen felices 😉 Muac!

    • Espero que lo de tu amiga fuera alguna chorrada del tipo: tía, se me ha roto la pantalla del móvil.. 😉
      un besote y gracias, Andrea!

  • Esa fraseeeeeeee….. Vaya fraseeeeee……. Y la tendré que utilizar yo para decir: o vamos a Roma o me voy yo con amigas!!!!!
    A ver qué cara pone Paco,jajajajaja!!!!!

    Muy bueno tu post de hoy y tan divertido como siempre.!!!
    Esa frase me la dice mi marido y siempre se suele referir al tema “Niños”( menos mal……)

    Por cierto: MUCHÍSIMAS FELICIDADES PARA EL MARTES 21!!!!! QUE LO PASES GENIAL ESTÉS DONDE ESTÉS.
    Un beso de cumple!!!!

    • Gracias, Arantxa, espero que hayas tenido una semana llevadera 😉
      Wow!! Te has adelantado! qué genial. mil gracias, guapetona.

  • Javi!!!!!!!!!!!!!
    Ha faltado quizás el “basado en hechos reales”???
    Jajajaja…buenísimo…quién no ha pronunciado alguna vez la jodida frase???
    Un besazo,bombón!

  • Como buena amante de la literatura…genial el uso de las palabras “jarcha” y “greguería”.
    Como buena amante de los dibus…genial la foto de los monigotes de “La vida es así”!
    Y como buena amante de mí misma…genial escogido el nombre! Me ha dado un vuelco el corazón al ver que era la causante de tu ruptura (y yo sin saberlo! ;).
    En definitiva…genial Javi, genial! 🙂

    Un besote!

    Raquel

    • :):) Gracias, Raquel. Hombre, acaso no eres tú merecedora de una ruptura?? de eso y mucho más, que mucha Raquel eres… 😉
      UN besote, guapetona.

      • Hola Javier!
        Te “sigo”(he leído unos 30 posts tuyos pero ya me permito la licencia 🙂 gracias a Raquel y puedo decir que doy fe, es merecedora de una ruptura y muchísimo más!! Porque es una maravilla de chica! Mi bombón, mi niña!
        Dejando un poco de lado el tema personal y dado que el post es tuyo te diré dos cosas también a ti 😀
        Primero, felicidades (aunque a la hora que acabe de escribirte esto o a la que la publiquen si lo hacen no creo que quede ya ni un trozo de tarta, quizás algún ibuprofeno, vamos, que ya no será el día señalado, será el día siguiente!).
        Segundo, a pesar de que era reticente a leerte porque pensaba sería el típico blog (como ves tengo amplia experiencia en blogs de modelos, eres el primero al que leo!) para tías de un modelo cachas y guapetón que no me iba a gustar (lo de sin “celebro” lo has dicho tú :P) reconozco que me pareces muy bueno, escribes muy bien, muy gracioso y ocurrente y se te ocurren unas “mierdas” que ni a Joaquín Reyes o ni a mi o ni a Raquel! (También es buenísima en esto, un bombón, ya te lo decía!), vamos que me parto contigo, como con este post! Me alargo más que el gadgeto brazo! En definitiva, enhorabuena, sigue así, me pareces muy bueno y me haces reír, lo cual es genial!
        Un abrazo!
        PD: ah! Y yo no comparto! 😛

        • Hola Pep. Bueno, yo tengo que agradecerte mucho tu comentario también por dos motivos:
          Primero, por lo obvio: me felicitas y, por tanto, he de estar agradecido.
          Segundo, porque como sabes no son muy frecuentes los comentarios de los hombres en Hot Shots, así que cuando aparece uno, lo agradezco mucho.
          Me alegra haber desmontado (aunque sea en parte) el mito del modelo (pobres nosotros,no? menudo estigma llevamos ..;) ) Y bueno, nada, que espero seguir teniéndote por aquí (aunque sea desde el silencio, que también cuenta)
          UN abrazo grande, Pep!

  • Oiga, pensaba que solo yo tenía todas las tareas habidas y por haber cuando he de tener conversaciones supertrascendentales… También es verdad que soy una “rara avis” y a pesar de mi condición de mujer, llevo fatal esos momentos serios… ahora, reconozco que yo no tengo ninguna reserva de hotel con Raquel…

    No dejes de escribir, tienes demasiado talento para no compartirlo.

    Y por supuesto, ¡Feliz cumpleaños!

    • No son “Momentos series, Señorita Glasses” son momentos de angustia, de desconocimiento, de incertidumbre y de incontinencia… Uf, qué malos ratos.
      Muchas gracias y un besote grande! (tanto por la felicitación como por los cumplidos, claro está)

    • Mil gracias, Rosa. Un año entero,eh? Que la próxima no pase tanto,anda. A mediados de julio vuelve a felicitarme porfa! Besoooteee

  • Una historia con un giro al final jajajajaja ya pensábamos que todo iba bien, y zaaaaaas!!!!
    Pues yo el sábado tuve una boda… la primera boda que voy de una amiga, y ya estamos intentando convencer a alguien más para que se case jajajaja
    Por cierto, pobre Luna… 12 horas sin comer????
    Ah, muchas felicidades!!!! espero que estés pasando muy buen día… te felicitaré por twitter por si esto no lo ves!! jejeje

    • Deja de marear a la gente para que se case, María Jesús, qué prisas os entran de pronto a todas!! XDDD
      Twitter está visto, que lo sepas. Estás leída en todo los canales.
      UN besote!

  • El día que me lo leí no pare de reírme hasta la última línea. Me temo que la has liado pero bien Javi , ahora sí no te van a salvar ese ramo de flores de plástico, esa serenata con todas tus jarchas, sonetos y greguerías (que por cierto, ya te vale con tu léxico de más de 1000 palabras, ahora leo tu blog con diccionario en mano jejeje).
    Efectivamente el “we need to talk…” en los chicos, tiene una contundencia más dramática, me pregunto porque será pillines…si normalmente deberías tener la conciencia tan tranquila como nosotras jejeje. En fin, que seguro nos contaras como salir de esos marrones en otro capítulo del blog.
    Un abrazo muy grande. Jojo

    • Si es que cuando me pongo pedante doy hasta asco XD
      Me alegra que disfrutaras de la FICCIóN (ejem) esta. 😉
      Muchos besos,jojo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer