Madrid-NY: el vuelo

09:12. En el control de seguridad me piden que me quite los zapatos y el cinturón, que deje en la bandeja el iPad, los cascos, las cremas y el gazpacho que llevo en la mochila y que por favor recite, a voz en grito, algún poema de Góngora. Espeto a los de seguridad que esto de los controles se les está yendo de las manos y que Lorca habría sido más fácil. No obstante, para que vean mi buen talante y disposición, deposito también las llaves, un paquete de Trident y 34 céntimos. Por si acaso, meto también en la bandeja mi DNI, la cartilla de las tablas de multiplicar, mi graduado escolar, un boli Bic Naranja y el carnet de socio de Peñascal F.C.

image

  10:00. Aún no han anunciado el embarque del vuelo y la gente ya hace cola en la puerta 668. ¿Por qué se empeñan en esperar de pie? Me ponen nervioso, un poco como a Rain Man cuando alguien le roza. No se van a quedar sin sitio. ¿Es acaso miedo a quedarse en tierra? ¿Miedo a que a los últimos los lleven en la bodega del avión junto a los carritos de bebé? O peor: a que les castiguen a sentarte con esos 7 entusiasmados e histriónicos adolescentes que se van de viaje de fin de curso a beberse Mallorca… En cualquier caso, prefiero no comprobarlo en carnes y me pongo yo también en la cola.

image

  10:30 Ya dentro del avión, observo cómo un pasajero y una pasajera discuten sobre quién tiene preferencia con el compartimento de las maletas. La discusión la acaban un par de minutos después, ya tan amigos ellos, haciendo una competición de meterse Lacasitos en la boca. Claramente gana la niña de 8 años, terminando su contrincante, aparentemente diabético, soltando espuma -y Lacasitos- por la boca: la mochila de Mickey se queda en el hueco.

11:00. Comienzan el servicio de bebidas.

11:45. Parece que se van acercando a mi asiento.

11:46. Falsa alarma. El del 14B lleva pedidos dos vinos, tres Fantas, un agua, dos horchatas, un mosto y un orujito “pa’ digerir el resto”.

11:50. Para acompañar mi zumo de tomate (que no me gusta, pero cuando vuelo lo tomo) me dan una bolsita con 22 cacahuetes. Doy buena cuenta de ellos y me cabreo cuando me percato de que no quedaba un último cacahuete en la bolsa como yo pensaba. Pido repetir, pero la cara que me pone la azafata me hace replanteármelo.

12:20. El caballero sentado delante de mí decide reclinar su asiento.

12:22. El caballero sentado detrás, decide que yo no recline el mío. Estoy atrapado en un sándwich de asientos: soy un triste tranchete humano.

13:18. Atravesamos una zona de turbulencias. Decido jugármela y no abrocharme el cinturón; el cabezazo con el compartimento de maletas certifica mi equivocación.

13:20. Por megafonía anuncian que pronto se servirá una comida… a repartir entre todos. Rectifican y dicen que era sólo un chascarrillo del piloto: no habrá comida en absoluto.

13:30. Saco un libro con la firme intención de leer.

13:35. El diminuto pasajero del 22c no comparte mis intenciones y lo manifiesta con una sonora rabieta que adereza con balbuceos incomprensibles (al menos para mí y, al parecer, para gran parte del pasaje) y acompaña con patadas sobre el cabecero de mi asiento.

13:50. El bebé se calma y yo prosigo con mi lectura.

13:51. Esta vez es la madre la que solloza, así que decido abandonar indefinidamente el libro y me pongo a hacer abdominales en el pasillo. Después de tres pisotones y una patada voladora, decido dejarlo y probar con un Sudoku. Me percato al poco de que no sé resolverlos, así que relleno las casillas al azar y termino rápido.

14:00. Decido probar a entablar una amistosa conversación con el pasajero de mi derecha. Parece relativamente bajo de estatura: 1,63 a simple vista. O quizá 1,85, no lo tengo claro, está sentado y no es fácil atinar. A juzgar por las arrugas de su frente y las asperezas en sus manos el hombre debe ser contrabandista de tabaco en el Estrecho. O no, también es difícil saberlo. Se me adelanta: —Hola, joven. No he podido evitar observarle y creo que busca que intercambiemos palabras y opiniones. Marcelo Sagunto, para servirle a Dios y a usted, a mi señora, a la suya -si la tuviese-, a mi canario Leonardo, y en general a todo el que necesite las manos de este humilde podólogo. Un placer–. Así que respondo: —Enchantè, caballero. Raúl Urquijo: humilde hijo de la E.G.B, del anuncio del Cola Cao y, en menor medida, de Esteban Urquijo y Aurora Bolillo— Decido mentir sobre mi identidad por si acaso resulta ser un espía ruso o un empleado de Hacienda.

14:22. La plática no da más de sí. Este hombre está tronado y yo tengo que ir al baño (ambos datos no están necesariamente ligados entre sí).

15;40. ¡Parece que al final sí hay comida! Me desanimo cuando veo que el sobrecargo comienza a repartir papeletas entre los pasajeros para rifar las 10 bandejas de macarrones al pesto que hay. Al final, decide que será más divertido ponerse de espaldas y lanzar los macarrones, uno a uno, al respetable, como si fuera una recién casada.

16:37. Después de seis horas sentado empiezo a necesitar nuevas sensaciones: le pido a la azafata que me deje entrar a la cabina y que, si no se puede, cosa que entiendo por haber hoy en día gente con no muy honrosas intenciones, me deje dar un paseo por los alrededores del avión. La señorita me pide amablemente que deje de hacerle perder el tiempo y que me siente o que me vaya al baño a ahogarme en el lavabo, lo que se me antoje, que a ella lo mismo le da.

18:40. Por fin aterrizamos y empiezan a escucharse los enganches de los cinturones de seguridad sonando a mascletá valenciana. La gente que tanta prisa tenía por entrar, ahora se levanta como si el asiento quemara. El chaval del 17C, a dos filas de mí, hace aspavientos cuando ve que en 7 horas con el móvil apagado sólo le han llegado tres emails, veintidós Whatsapp y una postal de Torremolinos de su madrina Elena.

image

  Y ese ha sido -más o menos- mi viaje de hoy. El capítulo de la recogida de equipajes lo dejo para otro momento, que ahora tengo que guardar el ordenador porque han entrado a limpiar el avión y me están echando…

  • AYNSSSS!! Javier…. en una de estas me matas, casi me muero de la risa.

    El momento turbulencias y macarrones cuál novia, es genial……jajajajaja ayns por dios!!!!

    Una duda, tu cabes bien en los aviones? te pides asiento especial o algo?? jijijijijijij.

    Genial el blog de hoy!!!!

    BESOTES!!!!!!!

    • 🙂 🙂
      Pues mira, ya que preguntas.. Siempre pido salida de emergencia. Antes tenía que ir como 3 horas antes al aeropuerto para asegurarme de que no me quedaba sin ella. Ahora, hago el check in online antes o, si es de pago (la mayoría de las aerolíneas ahora cobran por el espacio extra) la reservo con antelación..
      Gracias y un beso, Ary!

  • De verdad, pero tú por qué no te decides a escribir de una vez?, lo haces muy bien. Y te lo digo en serio, no porque seas alto y guapo, sino porque es verdad. Escribes muy bien.
    Has olvidado, eso sí (que comprendo que no se puede estar en todo), el capítulo en el que el empleado de turno te pregunta eso de: Lleva usted armas?, planea atentar contra el presidente de los Estados Unidos?, pertenece usted a alguna asociación terrorista?. Dan ganas de decir que sí, aunque sólo sea para que tanta insistencia tenga justa compensación.
    Disfruta mucho.

    • Muuuchas gracias, Begoña. Supongo que lo de escribir un poco libro creo que se me queda un poco grande (al menos de momento) Yo, con que sigáis ahí lectores como tú de hot Shots, tengo mi dosis de autoestima cubierta 🙂
      Sobre las preguntas te diré que lo pensé, pero el problema es que ya no las hacen… Creo que llegó un momento en el que se cansaron de leer “NOES”en las respuestas. QUé esperaban?? en serio pensaban cazar a un asesino con ese método?? ppfff…

  • Hola Javier!!!!
    En principio pasaba de echarte más flores(por sí te cansas), pero es que haces unos post de risas,estupendos!!

    Yo al avión le tengo pánico,no me gusta nada.El despegue es una mezcla de sollozos y Padrenuestro a la vez.No sé cómo explicarlo…Pero así es la vida!!!

    Bueno,no te incordio más.Un bésazo enorme y gracias!!

    • Te diré que todas flores son bienvenidas, que uno nunca se cansa de un piropo y el ego de uno nunca deja de crecer.. (es bromilla, eh?) Gracias por tu cumplido, guapa.
      Lo del avión es así, genera tanta excitación (sobre todo por parte de los niños) como pánico..
      un besote

  • Querido Javi, me alegra mucho saber que siempre estás listo para hacer de las tuyas ya sea en tierra, mar o aire.
    Tengo que confesarte que no soy mucho de leer porque soy más de pintar jejeje (una excusa para justificar todos los libros que me faltan jejeje) pero leer tu blog es genial, me lo paso PIPA que digo, SUPER PIPA cuando leo tus historias, siempre me sacan una risa donde quiera que esté.
    Lo del embarque es todo una aventura, que me lo digan a mí, que si te contara las que he liado, no me creerías, una vez compre los billete de viaje de mis padres Madrid – Londres cuando en realidad era Londres- Madrid uppps ( imagínate el disgusto que se llevaron en la ventanilla cuando iban a hacer el checking, casi me desheredan jejeje) un día tenía un vuelo a las 8am y me quede dormida cuando llegue a Barajas todo el mundo ya había embarcado, me puse a llorar y llorar… como niña pequeña disculpándome con todo el mundo , la chica de ventanilla que estaba embarazada decidió que antes de que le dé contracciones por mi culpa llamaría al piloto y explicándole que había una last minute y que por favor me esperaran, eso sí cuando llegue todo el mundo me recibió con sus 22 cacahuetes como una recién casada…jejejeje, en otra ocasión tenía que comprar un vuelo con la fecha 06 julio 2012 pero en lugar de eso puse 06 de junio 2012…de verdad que todavía no haya aprendido la diferencia entre l y n, no tiene precio… mi avión ya se había marchado hace un mes jejejeje bueno así podría seguir hasta mañana pero no quiero aburrirte más. Espero que hayas sobrevivido con tu zumo de tomate, me imagino que te lo pediste porque no te dejaron embarcar el gazpacho que llevabas encima.
    Un abrazo muy grande donde quiera que estés, bye bye from London.

  • Hooooooola Javi!!!!!!! Volví a darte la brasa, jaja. Y me sorprendes con este post cargado de exageracioens, que no lo son tanto, pq en cierta medida, TODO OCURRE. Como tú, no entiendo pq la gente espera de pie a coger el vuelo, con asiento asignado, NO LO EN TI EN DO……, jaja, y es que parece lo que dices, que los que no esperamos de pie nos vamos a quedar sin asiento, y como tontos, hacemos lo mismo.
    Pero bueno, cosas de los viajes en avión, que daría para libros y libros.
    Lo dicho, que me encanta volver y encontrate igual no, mejor en tus escritos. Así que por aqui te sigo leyendo.
    Besos y buena estancia en NY.

    • Wellcome back , India. Gracias por ponerte al día (si no, ya sabes: tienes deberes) Espero que no se te haga muy cuesta arriba el final de agosto. Piensa que aún quedan dos meses de buen tiempo!! 🙂

  • Javi, zumo de tomate?? ays que asquito, no?? jiji… aunque bueno, después de lo que has debido pasar casi lo comprendo (casi). Hoy me quedo con el sandwich, tiene tarea que uno no pueda reclinar el asiento y el de delante si, que haces tu ahí?? que incomodidad por dios, gracias a dios que llegaste sano y salvo y a nadie le dio por inmolarse ni nada parecido, y podemos seguir leyéndote y viéndote (que no es ” pa menos”). Besitos!!

    • A ver, que yo no lo he inventado!! El zumo de tomate es una bebida rara, estoy de acuerdo. De hecho… yo no la tomo más que si es de una marca en concreto (cuyo nombre, me temo, no puedo revelar..)
      Cuando me toca sandwich me pngo burro y acabo empujando más hacia atrás de la presión que pueda hacer él.. 🙂 un besote!

  • Jajajajajajajajaja Javi eres tremendo!!! Q risa x Diooooooooooossss!!!!!! Momento ” Loca hubiera sinovial fácil ” jajajajaja buenísimo post!!!

  • Ay Javi, Javi, Javi… Pero cómo me rio contigo!! Qué historias tan maravillosas te salen de esa cabezita… Es que lo estoy leyendo y lo estoy viendo a la misma vez.. jajaja
    Lo que da de sí un vuelo a NY eh! xD
    Disfrutaaaaaa mucho de nuevo de NY!! Ya nos contarás más cositas de esa maravillosa ciudad!
    Estoy deseando leer el proximo post.

    Un beso enorme, guapo!! 😉

  • ¿Por qué te vas tanto a NY? Yo también quiero… aunque no sé si aguantaría las horas, pero seguro que sí jajajaja 🙂
    Ya he visto tu foto del traje en Instagram jeje
    He de decir que 1,63 tampoco es tan bajito… que yo mido 1,60!!! jajajaja
    Disfruta muchoooooo, y si has ido por trabajo… pues disfruta mucho y trabaja un poquito jajaja
    Besos 😀

  • Eres único escribiendo, ¿para cuando el libro? espero impaciente, seré de las primeras en tenerlo, tú fan incondicional la malgueña 20+20, besazos.

    • Gracias, guapa! El libro de momento tendrá que esperar. Soy un auténtico amateur y para meterse en el mundo editorial hace falta más callo… UN besote!

  • Que si hombre, que si hay explicación a la cola, que sino luego no puedes dejar tu equipaje de mano en el compartimento de justo encima de tu asiento, y cuando te toca bajar del avión…,llega el caos, estás en la fila 3 (porque eres muy list@ y así sales de los primeros) y resulta que como realmente no eres tan list@, no te has puesto lo suficientemente rápido en la cola, y tu equipaje de mano va en la fila 40 (craso error) ahora a esperar a que se pire todo el avión para poder recuperar tus cosas jajajajajaja.
    Enjoy NY! Kisses

    • Hace poco, en el aeropuerto de Santiago, vi algo tan inteligente como sencillo. Los dos primeros de la cola dejaron la maletita ahí bien puesta guardando su sitio, y se fueron a sentar tan tranquilos. El resto, viendo y gustando, hicieron lo propio. Al final, una fila de 40 maletas y cero personas. Clap, clap.

  • Jajajaj!!! Me parto de risa con todo! Parece digno de una peli de W. Allen!! Coincido en muchas cosas… Por decirte algo, que sepas que en el trayecto bcn-mad que son tan sólo 55 min también hay gente que se emperra en hacer cola en la puerta de embarque antes de que abran y te pone de los nervios!!! Lo de los 22 cacahuetes me ha matao…jajaj tenemos tiempo de contarlos verdad? De repente no hay nada mejor que hacer y cuando se acaba el último… Ohhh!!! Y ahora que hago?? Jajjaa… Lo del zumo de tomate también es verdad que queda muy cool y sano pedirlo, aunque en destino sea lo último que pedirías jajajaj!!!… Y no te parece que el crio revoltoso de cada avión siempre te toca demasiado cerca? Por no decir que la azafata le trae pegatinas o un cuaderno…que enchufao!!! Jajajaj…. Un besazo wapo!!!

    • Digno de una peli de W.Allen? calla, calla, que me suben los colores.. 😉
      Sí, también he observado lo del niño. De hecho, de media a mi me tocan 34 niños por vuelo. Bueno, no sé si es eso o dos pero que lloran mucho.. 🙁
      Un besote y gracias por tu comentario !!

  • Hola Javi,

    Cuanta razón tienes, yo me pongo de los nervios cuando veo a la gente haciendo cola de pie en la puerta de embarque 1 h antes. Al final acabo levantandome yo. Si lo sé, soy tonta…
    Sabes que daría para otro post? El momento aduana, cuando llegas a NY. Sólo con la mirada te hacen sentir como un asesino en serie. A mi marido casi lo deportan porque llegó con el pasaporte en la boca porque llevaba bolsas en las manos, y la tipa dijo que no se lo cogía que era un cerdo… Yo me meaba, se lo merecía, pero me acojoné un poquitos la verdad…
    En fin, un besito guapo!
    mUAK,,,,

    • El problema es que nos pasa a todos, Silvia. Entramos en pánico y todos terminamos de pie media hora antes…grrrr (enfado)
      me ecnantaría hablar de ese momento aduana. De hecho, si no lo hago, es porque igual la próxima vez que vaya se han enterado y me han bloqueado la entrada al país..XDD
      un besote grande, Silvia.

  • Hola Javier!! Te sigo siempre,pero es la primera vez que te escribo.
    Casi me matas con lo de la fila para entrar en el avión! Es algo que siempre,siempre que vuelo me pregunto.Habrán hecho alguna apuesta para ver quién entra antes?? Misterios de la naturaleza.
    Por cierto…ODIO VOLAR Y ADORO EL ZUMO DE TOMATE!!!
    Besazo bombón!

    • Pues gracias por haberte lanzado hoy, Saray. Me encanta cuando gente nueva interviene en algún post, es siempre agradable ver que tu trabajo gusta 🙂
      Si algún día coincidimos, invitada estás a un zumo de tomate con sal y un poco de pimienta 😉

  • Solo pasaba por aqui para saludar asique… Hola!!! 😉
    Sigue asi que lo haces genial, siempre que necesito una buena dosis de humor y risas..recurro a ti, gracias!

  • Hola Javier!!

    Me encantas me encantas me encantas.
    Que “gusto” da pegarse toda la tarde estudiando y después entrar en tu blog, desconectar y echarme unas risas, eres un payaso en toda regla.
    Gracias por tus historietas son de lo más originales y además quitando alguna (no muchas) exageraciones tienen bastante de verdadero, lo de los controles es una pasada, a este paso si que me veo recitando a Góngora sí jajaja.

    Si tienes un hermano preséntamelo!! Espero con ganas tu próxima entrada jeje. Besos!

    • 🙂 🙂 Gracias mil, Violeta!! Sí, es uno de mis problemas: exagero demasiado. Por qué te crees que me llaman Javi23….XD
      Y tengo un hermano, sí. Tiene 24,te encaja? En tal caso, dime lugar, hora y cómo irás vestida, que lo mando para allá! un besote, guapa.

      • Me va que ni pintao!! tengo 20, cuatro añitos más no es nada!
        El problema es que vivo en Zaragoza, y vosotros sois de Madrid, así que más complicado (pero me encantan los retos!!) jajaja.
        Saludos a tu hermano, espero que sea igual de simpático que tú! 🙂

        • Genial, pues nada, voy a ir haciendo y deshaciendo arreglos familiares y, si todo va bien, en un año he colocado a mi hermano con una estupenda chica zaragozana. 🙂
          UN besote!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer