El secreto

Todo apuntaba a que debía ser tarde: la cuadrilla de currantes de mono azul y casco amarillo hacía horas que había dejado de taladrar el asfalto, la farmacia donde suelo comprar los Halls de fresa (que pican, pero menos que los de Mentol) estaba con la reja echada y, sobre todo, porque mi reloj marcaba la 1:20 de la mañana. No había duda: era tarde.

calle-de-noche_1379782302

Entré, como cada noche de martes, luna nueva y año bisiesto, en el Vips de Quevedo (Quevedo es una plaza, no el dueño) y sonreí cuando recordé a mis amigos sevillanos: “Anda que no e madrileño´eso der  Vips…”. Entré y me acomodé:

—Arturo, lo de siempre

— Perdone señor, no le conozco. Quién es usted y qué hace aquí. Esto es una clínica veterinaria de guardia y o bien tiene una tortuga de Burdó en el una caja escondida en la solapa de su chaqueta, o ya se está largando.

Salí de la clínica un poco desubicado y molesto porque el tipo ese me había dado donde más me dolía: yo siempre había querido tener una pequeña tortuga doméstica y nunca me habían dejado. Me metí en la puerta de al lado y, ahora sí, acerté.

—Arturo, lo de siempre.

—¿Café cortado, sobaos pasiegos y dos churros? ¿A la 1:30 de la madrugada? ¿seguro?

—Tienes razón, quita el café y pon un té, que luego no duermo.

—¡Marchando! Por cierto, Javier, tienes mala cara…

—Ya. Los malditos niños esos del 5º. Les han regalado la Play y nos estamos acostando a las tantas jugando al Call of Duty…

Terminé mi banquete, pedí la cuenta, pagué los 5,25€, y dejé 72cts de propina para redondear a 5,97.

En la calle apenas quedaba nadie. Al día siguiente era laborable y la gente mantiene esa extraña costumbre de madrugar entre semana. ¡Con lo agustito que se está en la cama un miércoles a las 10!

Lo bueno que tienen las noches de julio en Madrid es que no hay sol y  hace más fresquito que por el día, así que me puse a caminar sin rumbo fijo. Sabía que quería ir en dirección a la Castellana, que es cuesta abajo y cansa menos, pero pensaba en la vuelta en cuesta y sólo de la pereza me daban ganas de tirarme a dormir en el banco de la plaza. El banco de sentarse, no el de pagar, a esos no entro yo más que cuando necesito desahogarme por algo: Voy, les pido que me enseñen lo que me queda por pagar de hipoteca y monto el numerito. Nunca consigo nada, pero al menos salgo mucho más relajado.

Finalmente, decidí salir por Peteneras. Peteneras estaba cortada, así que tuve que coger la calle Martínez Campos. En el trayecto, de apenas 250 metros, tuve la suerte de cruzarme con dos señoras paseando perros, a dos perros cortejando a una perra, un señor de aspecto pelín descuidado empujando un carrito de Carrefour lleno de electrodomésticos viejos y cables de cobre, a una pandilla de 5 chavales pateando la lata de cerveza  que el señor del carrito acababa de tirar al suelo, e incluso me crucé con un Velociraptor regando los setos. Es curioso, siempre que ceno churros y sobaos lo veo. Algún día debería animarme a acariciarlo.

JP-Velociraptors

Esta vez me dio tiempo a hacerle una foto con el móvil al Velociraptor. ¿Es o no es pa´comérselo?

A la altura del núnero 13 de la Calle de la Reina,  nada más pasar la gasolinera donde suelo repostar mi triciclo eléctrico,  me sucedió algo inesperado. Se me acercó un tipo muy peculiar vestido con un pantalón de chándal, una camiseta de manga corta con un florido y hortera estampado, y un sombrerito de pescador.

—Buenas noches, joven. Verá, estoy perdido.

—Ah, bueno, fácil. Esto es la Calle de la Reina y si baja por ah…

—No, no me ha entendido. Estoy perdido en la vida, así en general. No sé qué hacer, estoy desesperado. —Esto me cogió por sorpresa—. Hace años que guardo un enorme secreto dentro y no puedo más. Tengo que contarlo o voy a reventar…

—Pero hombre de dios, qué me dice, guardarse las cosas dentro no es bueno. Cuente, cuente. —aquí pensé que no tenía nada que perder; que en el mejor de los casos me contaría algo muy fuerte y tendría material para el corto que estaba preparando, y en el peor  de ellos, sólo habría perdido un rato de aquella calurosa noche de verano.

Lo que dijo a continuación ya jamás se me olvidaría. Apenas 15 palabras y dos breves pausas fueron suficientes para que, a partir de ese momento, mi vida cambiara para siempre.

—Chico —me dijo apoyando su mano derecha en mi hombro—. ¿Y si te dijera que he descubierto por qué las mujeres adoran los zapatos…?

  • Bueno, bueno!Primer comentario que te dejo nunca pero la ocasión lo merece. ¿También te animas con este tipo de relatos!!?? Qué bien porque a mí m encantan por lo general y este me ha encantado en particular. Divertido, narrativo y con sorpresa final. muy tú. Enhorabuena señor de Miguel.

    • Eso parece, Esther. Me lanzo a la piscina con todo, siempre buscando aportar un poco de novedad.. 🙂
      gracias por tus simpáticas palabras, guapa!

  • Hooolaaaa! Veo q los comentarios masculinos no abundan X tu blog pero seguro q somos bastantes los q lo leemos. Quería decirte q me ha echo mucha gracia el post de hoy. Tienes un humor muy parecido al mío y m divierto mucho leyendo hot-shots. Sigue así!!

    • Hola Ernes! efectivamente no recibo muchos comentarios de chicos, pero los pocos que entran valen doble 😉
      Gracias por leer Hot Shots! un abrazo.

  • Madre mia!!, me parto contigo, pero como puedes ser tan perfecto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    lo que daria por un novio como tu, lo que daria por que fueras mi amigo…………………es que me encantas!!, tu humor es genial, lo adoro!!

    • Qué va, qué va!! parece que este comentario me lo he escrito yo mismo! XDDD
      En cualquier caso, mil gracias, Mamen!

  • Jaajaj Imposible!!!!!! Nadie lo conoce ni lo conocerá.. ese y el secreto de la Cocacola están guardados juntos!!!
    Un besazo y como siempre, un gran post!!

  • Mientra te leía tu estilo me ha recordado al maravilloso y divetido libro “Sin noticias de Gurb” del gran Eduardo Mendoza…vaya piropo eh? Supongo que después de la experiencia con este blog entre tus planes de futuro está escribir libros? animate eres bueno!
    Gracias de nuevo por tus post!!

    • “A sin noticias de Gurb” por los churros?? XDDD Te diré que me llevo el alegrón del día con tu comentario. Nada me puede hacer más ilusión que asemejarme (aunque sea a años luz) a Eduardo Mendoza. Me encanta su humor y, efectivamente, me cierto identificado con él.
      Gracias mil!!!! 🙂 🙂

  • ¿Sabes? Hoy has combinado muy bien el verso con la prosa, es decir, zapatos con mendigos. Tal vez nos gusten tanto porque nos han metido en la cabeza que detrás de unos manolos hay un mr Big. Y es que, en realidad, “Sexo en NY” ha hecho mucho daño. Sigo pensando que escribes muy bien. Besos.

  • “Laura Franc” se me adelantó! un estilo muy Eduardo Mendoza.
    Hay alguno por casa, por si quieres 😉
    Genial! muy entretenido!! Más, más´mas!

  • Es que son taaaaaaaaaaaaaan bonitos… (no todos los zapatos, claro está…)
    Me encantan las tortitas del Vips, y el Vips en general, hace poco fui y comí hasta aritos de cebolla, a mi que no me gusta la cebolla….
    Besos 🙂

    • Grande, MJ! Aros, tortitas, vips club, ensalada césar…pero lo mejor de la carta, sin duda, es el brownie. UuuuFfff

  • Uohhhhhh…. Que xulada! Me encanta, te imagino por las calles de madrid en todas esas situaciones y me rio yo solita aqui en el despatxo un calurosa tarde de julio…jajajja. Un beso

    • 🙂
      gracias, Triz! Bueno, llego tarde así que hoy ya no estarás en el despacho sino en tu casa, en la pisci, en la playa.. 🙂

  • Qué bien escribes Javi, desde luego…me dejas sorprendida. Me ha encantado tu relato de una noche de verano y encima somos vecinos, porque a veces voy al Vips de Quevedo, que queda muy cerca de mi casa y también por la calle General Martínez Campos. A ver si algún día te encuentro por alguna de estas calles pero a una hora más temprana jeje.
    Ya me he quedado intrigada, ya nos contarás cuál es el secreto de por qué las mujeres adoran los zapatos…espero que nos lo cuentes en tu próximo post. Y no sé qué tienen las noches de verano que aunque sean calurosas para mí es el mejor momento del año: el verano, sin duda. Muchos besos y feliz finde y enhorabuena por tu brillante post, cada día me sorprende más lo bien que escribes

    • Tú que me miras con buenos ojos, vecina de barrio!!
      La segunda cosa que más nos gusta a los madrileños después del Vips es quedarnos en agosto solos en la capital 🙂
      Muchos besos, amparo!

      • Pues en eso se nota que no soy de Madrid, porque a mí no me gusta nada quedarme en agosto en la capital, jeje, sobre todo porque es mi cumple y me deprime pasarlo muerta de calor en la ciudad en la que vivo todo el año. Un besazo vecino y muchas gracias por responder siempre!!!

        • Así que será tu cumple dentro de poco?? Bueno, como probablemente se me olvide más adelante, te felicito con un tiempecito de adelanto !;)

          • jajaja muchas gracias Javi, qué ilusión. Pues es el 10 de agosto, el mismo día que Antonio Banderas…siempre lo comento de coña, pero es la verdad. Este año lo pasaré en Estambul con mis hermanos y mis padres, así que será una experiencia inolvidable, aunque cumplir años a estas alturas…me deprime un poco, para qué negarlo. Pero bueno, mejor no pensarlo. Un beso grande

  • No hombre¡¡¡ no nos puedes dejar así, cuéntanos el secreto, ja,jaaa porque será esa adoración hacia los zapatos? Y eso que algunos parecen creados por malvados misóginos, no hay forma de aguantarlos.
    Muy bueno tu post
    P.D.: Cuidado con el Velociraptor, son ariscos y muerden¡¡¡¡ ja,jaa

    Buen Finde.

    • Hola Esme!!
      Shhh… no puedo decirlo, hombre! Que el señor me va a echar la bronca y no es plan…
      Los Velociraptores muerden?? Está usted segura??? 🙂

  • ¡Hola Javi! Te sigo desde casi que empezaste con el blog y siempre te leo porque el hola.com hay muchos blogs interesantes. Tengo un mar de dudas a cerca de si tienes o no novia, ya que sigo el blog de Miriam pero veo que ya no hacéis nada juntos y ella esta en canarias desde que empezó el verano y tu también estas solo en Madrid.
    Perdona que me meta donde no me llaman pero solo quería saberlo porque me choca mucho y por otro lado se te ve muy feliz, y seguro que tu pensarás, estas chicas y sus hormonas, jajaja, pero así somos .
    un beso y buen finde

    • Pero María, tú no sabes que la curiosidad mató al gato? XD Por cierto, de dónde vendrá esta expresión, nunca la he terminado de entender… María, María…diablilla!!

  • Hello Javi, te cuento que mi hermano y yo tuvimos una tortuga , se llamaba “carapachito” no era tan cool como Donatello o Miguel Angel, pero le encantaba mirar la Tele con nosotros, pues tu amigo de NY te podia haber regalado una tortuga en vez de un hamster jejeje.
    No sabia que los dinosaurios regaban las plantas, que majos, pues cuando te comas otros sobaos, no te olvides de guardarte uno en el bolsillo para tu amigo el Velociraptor.
    Volviendo al gran secreto, te cuento que cuando vivia en Paris conoci en una cena a Christian Louboutin, el de los zapatos con suela roja (por si no lo sabias jeje) estuvimos hablando una rato y le quise preguntar lo mismo porque las mujeres adoran sus zapaton en especial pero en lugar de eso, le pedi que se haga un selfie conmigo jejejeje. De todas maneras seguro que en tu segundo capitulo, nos lo diras.

    • Conociste a Louboutin!!?? (por supuesto que sé que es el tipo que se ha hcho multimillonario por pintar la suela de rojo a sus zapatos y añadir un 0 al final del precio.. 😉
      si consigo próximamente una tortuga te lo haré saber!! un besote

  • Querido Javi

    Me ha gustado mucho tu relato inacabado. Hay dos opciones, la primera y más obvia es, que no sabías como seguir 😉 y la segunda, que quieres mantener el suspense para que estén pendientes de ti y de tus nuevos posts.
    Está muy bien redactado, se nota que te gusta escribir.

    Un beso grande y sigue superándote, 😉

    • Hola, Polly!! Yo creo que hay un poco de las dos cosas. Mantener al lector o al público enganchado es clave para todo igual que es cierto que tenía un pequño galimatías cerebral para ver cómo remataba el texto.Últimamente no duermo mucho y tengo las neuronas pagando el precio del trasnochar. Esta noche voy a darme un buen paseo como en el relato, que luego dicen que se duerme del tirón.
      UN besote!!!

  • Holaaaa Javi!!! Cuàntos post y yo sin verlos,que trabajadorcito. Los de las prendas que no debe ponerse un hombre, me parecen todos desacertados y ańadiría los tatuajes y el traje se chaqueta blanco. Que curioso el relato y en cuanto a la tecnologia decirte que tienes razón , a mi se me hace pesadísimo pero no cabe otra que aprender porque cuando acaban las clases y crees que el deshacerte de los niños ya ha pasado lo peor pues no, empieza el papeleo de cierre de curso, q ya no es papeleo, si no a través del ordenador y ya si que deseas q lleguen las vacaciones. Uuufff y lo mismo pasa con el bricolaje. Bueno, besitos y a ver si te veo por Las Palmas este veranito. Ciao!!!.

    • Sí, la verdad es que hacía tiampo que no NOS leíamos,eh? Gracias por ponerte al día! 😉
      Ya sabes lo que dicen:si superas los trámites informáticos de fin de curso,estás listo para la vida moderna.. 😉
      un besote!

  • Me quedo con la intriga, no tengo ni idea porqué, pero me encantan, tacón bien alto, invierno, verano….., espero con ansia la próxima entrega 😛
    Y un video de tus siguientes vacaciones jeje
    Besos

  • (Aplausos), (aplausos), (aplausos)..!!!!!!!! Cómo me divierten estos post Javi!
    No me ha podido gustar más! Pero… tú de dónde sacas estas historias?? De verdad, adoro tu humor!! Tienes unos puntos buenísimos ! 🙂 I love hot shots!

    Un beso enorme, Javier de Miguel! 😉

    • Querida Miriam!! Muchísimas gracias por tu cariñoso comentario. Agradezco mucho que te haya gustado, itnentaré hacer más cosas parecidas. Tendré q salir a la calle a ver qué me sucede…
      un besote enorme

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer