Adiós a las Musas

  Las Musas ya no me visitan, y habrá personas avispadas que se habrán percatado de ello. Efectivamente. Y eso que hasta hace no tanto yo iba pregonando lo afortunado que me creía por estar rodeado de un buen puñado de Musas: algunas conocidas y otras desconocidas. La Musa Bruja, la Musa Roja, la Musa Mexicana, la de la Imprenta… Todas mujeres reales y absolutamente maravillosas. ¿Qué pasó? Muy fácil,

Continúa leyendo