Historias de Asturias

  Cuando te has metido en un campo de pruebas militar por equivocación –buscando una playa virgen-, vestido con minishorts y camiseta de tirantes, y en el coche suena tan a todo trapo Hidrogenesse que casi no puedes oír a los militares que te gritan que salgas pitando porque están ejercitándose con bombas… Cuando eso te sucede durante unas vacaciones, a la gente le generas unas expectativas difíciles de superar.

Continúa leyendo