Lazos de Orujo

  Hay familias que destilan amor, la mía orujo. Concretamente de cincuenta y cuatro grados. Por debajo de eso lo consideran “para experimentos infantiles” y por encima “inapropiado”. Lo hacen de sabores (endrinas, cerezas, canela…) y puro. Del puro tienen dos versiones: “F” y “S” (intuyo que “fuerte” y “suave” aunque sólo Chuck Norris apreciaría los matices en paladar). El pasado fin de semana me reencontré con mis padrinos. Fue

Continúa leyendo