Tuppers & iPhones

Las madres tienen dos frecuencias para decir lo mismo en función de cómo tengan el día. Hay ocasiones en que uno lo ve más claro, pero en otras se hace necesario un decodificador. En mi afán pedagógico os daré unos cuantos ejemplos: “Uy, antes tenías un aspecto más cuidado” y “¿Por qué llevas ahora esa barba tan larga?” Son sinónimos. “A ver… mírame… sí, sí, sí, diría que tienes ojeras…”

Continúa leyendo