Filósofos y lavadoras

  Uno no puede estar un poco muerto o muy muerto. O lo estás o no lo estás. Y lo mismo pasa con los entrecots: no existe “hecho” o “muy hecho”. Ésta es la fabulosa explicación que dio el maître de un lujosísimo restaurante a unos amigos que se quejaron del estado de su plato. Y no se lo cambió (con dos criadillas). Suela de zapato a precio de oro

Continúa leyendo