Etiqueta lanzarote

Películas y pelucas, o el máster de cine y de la vida

  Todo el mundo se monta su película, eso está claro, pero no de la misma manera. Hay quien falla en verosimilitud, quien se pasa de ciencia ficción, quien se excede en el drama… y quien la borda.   En mi caso yo suelo pecar de echar demasiada salsa en las escenas, pero es que hay que entender que siempre quise vivir del cuento. Corrijo: ser cuentista profesional. Y estas

Continúa leyendo

La isla que no creía en los aislamientos

  Existe una isla que no cree en los aislamientos. Un lugar tan cálido como el interior de la tierra, como el interior de sus gentes. Donde florecen los volcanes y éstos se abren para que puedas adentrarte en su corazón, para abrazarte. En un silencio sólo interrumpido por el viento. O quizá no fueran volcanes, sino personas. Un escenario al que si un extranjero respetuoso acude a una romería

Continúa leyendo

Presentar en Lanzarote

  Llegué a Lanzarote por primera vez un 24 de diciembre, hace años, huyendo de la Navidad. O, mejor dicho, de mi Navidad. Recuerdo bajar del avión al mediodía y notar su sol en mi piel, a la vez que respiraba ese aire seco y particular. Subir al coche, alucinar con los volcanes y, sobre todo, con la Geria, esos viñedos milagrosos que consiguieron, con todo en contra, producir el

Continúa leyendo

¡BarceloBINGO!

  ¿Y si montamos un bingo para presentar Barceloba en Madrid? Sí, hombre, que un bingo siempre gusta a todo el mundo. Podemos regalar cosas y si el ánimo decae muestro mi escote, comentó Ana Esmith (que será la encargada de presentar Barceloba en Ciudadano Grant).   A mí me pareció muy bien, sobre todo porque el bingo me persigue y quien haya leído Barceloba sabrá que las “pechugas bingueras”

Continúa leyendo

Mi ópera vacacional

  ¡Mira mamá! ¡Superman! Dijo un niño al verme caminar por Logroño. En aquel momento agradecí que en su imaginario no estuviera la figura de “Ramonchu”. ¡Bendita infancia!   Sí, amig@s, estuve en Logroño, y triunfé como la Coca Cola. Aquello parecía una ópera: yo, vestido con mi cálida capa inglesa (me habían alertado de que en Logroño hace más frío que en un iglú con la puerta abierta), entrando

Continúa leyendo

Feliz No Navidad

  La Navidad es un periodo del año maravilloso. Maravilloso para poner a prueba nuestra salud mental.   Comidas familiares con más riesgo que un campo de minas, cenas de empresa que pueden terminar como el Rosario de la Aurora y, en definitiva, una sucesión de digestiones difíciles. Deberían poner ALMAX en los lotes. Ojo, hay gente que disfruta de todo ello, pero también hay gente a la que le gusta

Continúa leyendo

Fugas navideñas

Detesto la Navidad. Me pongo como las protagonistas de algunas series americanas por San Valentín: Harakiri loquer. Hay fechas que no señalan el calendario, sino que te apuntan a ti. Sobre todo cuando no tienes pareja o tu familia no es exactamente la de las películas, o quizá sí, pero de suspense y terror. Por no hablar de que los más presentes pueden ser los ausentes. El poder de Los Otros

Continúa leyendo

De karaokes y modernos

  Me encantan los karaokes. Y los países civilizados y democráticos. Pero bueno, lo primero es más fácil de encontrar. Creo que una de las cosas que me unen a PITICLI es el freakismo karaokil (en casa o de viaje). Tenemos un número muy aplaudido: cantar a dúo it’s not unusual de Tom Jones, coreografía incluida.   Dancing Queen tampoco se nos da mal. Pero últimamente hemos descubierto que aún

Continúa leyendo

De vuelta (de tuerca)

  Ya de vuelta en Barcemolona (no recordaba que cupiese tanto estilismo por metro cuadrado) me debato entre recuperar energías para afrontar la vuelta al trabajo o pulirme lo que me queda de VISA en las rebajas. Mi madre, que no sólo ha iniciado cerámica rusa, está apuntada a un casting para un coro y protagoniza actualmente un súper blog de manualidades, me ha dicho que aproveche, que este año

Continúa leyendo

La Ley de la Isla

  Isla. Palabra que aprieta el gatillo de nuestra imaginación.  El mar. Quizá una palmera. ¿Un náufrago? No, ¡no queremos náufragos! Y sol. Porque puestos a elegir,  aunque pueda llover, preferimos imaginar calor.   A las islas no se llega por mar ni avión, se llega por el destino (me da igual lo que diga  Ryanair). No es un viaje a otro lugar. Es un viaje a uno mismo.   De

Continúa leyendo

  • 1 2

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer