El pollo de San Valentín

  A mucha gente se le atraganta San Valentín, porque les señalan con una flecha en la cara que no tienen pareja. De hecho no es la única festividad que puede alterar nuestros nervios: recordemos que también está el día del padre o el de la madre para frustrar a quienes no han alcanzado tan fabulosa e idílica condición. Dado que muchas de estas celebraciones son fruto del consumismo, animo

Continúa leyendo