Con la gripe en los talones

  Podéis llamarme Agripino, al que la gripe ha dejado fino. No sé si por seguir la moda, pero el caso es que, como tanta gente en estas fechas, he pillado la gripe. Como los precios, mis defensas debían de estar de rebajas.   Lo bueno de trabajar en un hospital es que cuando tú crees que has pillado “ébola” (porque yo no podía creerme que la gripe te dejara

Continúa leyendo