Pan y fútbol

  Toda la vida eché pestes del fútbol. Que si por ahí se sublimaban determinados conflictos. Que si era el nuevo opio del pueblo. Que si los jugadores me parecían unos tronistas… Que si para cuándo alguno sale del armario y deja de ser un ambiente tan primitivo… Lo mejor del fútbol hasta la fecha eran las piernas (y continuaciones) de los participantes.   No penséis que a mi alrededor

Continúa leyendo