Los Noctámbulos Implacables

     Madre mía, menos mal que PITICLI me acaba de llamar, porque estaba más dormido que Aurora tras sufrir el hechizo de la bruja despechada. PITICLI llamaba, junto a la Musa Mexicana, para invitarme a tomar algo en una terraza al terminar su ensayo (para quienes no lo sepan, están preparando un monólogo teatral que promete mucho, aunque yo no sé qué hacen durante el mismo, pues PITICLI siempre vuelve

Continúa leyendo