Etiqueta Consejos

Sant Jordi es lo más

  Hay días en que la vida explota. Para bien. Fechas pensadas para disfrutar de una ciudad, para dejarse llevar, para enamorarse sin oposición alguna. Si hay una celebración que te deje noqueado en Barcelona, ésa es Sant Jordi.   PITICLI dice que si no te arrebata Sant Jordi en Barcelona es que no amas esta ciudad. Y es que pocos días hay en que en un lugar dejen de

Continúa leyendo

Crónicas Manchegas. Andanzas por la ruta de Don Quijote.

  Esta Semana Santa hemos recorrido la Mancha siguiendo los pasos de Don Quijote, que es un libro como El Señor de los Anillos pero en España y con mucho más humor. Otra diferencia: cuatrocientos años después, no sé en Mordor, pero la cosa aquí ha cambiado muy poco. Cervantes podría ser trending toppic todo el día.   La Mancha – Mancha, La Mancha Auténtica, La Mancha “verde”, la que

Continúa leyendo

La Vida Empieza a los Cuarenta y otros Vía Crucis Semanasanteros

  La vida empieza a los cuarenta, edad maravillosa en la que te empieza a suceder todo lo bueno y te sientes fenomenal contigo mismo. Ok. Y que tengo que aprender a tener paciencia. Tomo nota y toma Vía Crucis.   Estos fueron los hermosos y bienintencionados comentarios que me hizo un yoggi-amigo la otra tarde. Puede que esperase que mi semblante se tornase feliz y sereno cual Buddha on

Continúa leyendo

Oporto meu amor

  Adoro Portugal. Desde mi primer viaje, cuando tenía apenas veinte años, he sentido una fascinación por nuestro vecino. Fue un flechazo. Lo mismo que con PITICLI. .   Afortunadamente el amor se mantiene con ambos. Por suerte formamos un trío bien avenido -a PITICLI también le apasiona Portugal- y en cuanto tenemos la posibilidad nos escapamos allí. Siempre he pensado que me encantaría alquilar un coche y recorrer sin prisas

Continúa leyendo

(algunas) COSAS QUE ME GUSTAN

  Leer un libro de Baricco o  Murakami y alucinar con lo bien que escriben los cabritos. Ver que hay iniciativas culturales privadas tan incansables y cercanas como la BiblioMusiCineteca. Dar un enésimo paseo por el barrio judío de Barcelona y después premiarme con un helado de menta y chocolate. Sorprenderme con los antagónicos rincones del Raval y ver una película al azar en la Filmoteca. Hacer un brunch dominical

Continúa leyendo

Kimonos y Aperitivos

     Yo, que me creo muy listo, pienso que lo sé todo y luego me doy cuenta que no. Lo que pasa es que hasta que reconozco que no ostento la verdad absoluta ya ha habido tres golpes de Estado en el Mundo y Bisbal ha creado doce mil trescientos trending toppics.      Menos mal que PITICLI sabe esperar sin enviarme directamente a la porra –sospecho que porque no sabe

Continúa leyendo

Tras el marisco viene la calma

       Ya hemos vuelto, como lo hace el Almendro por Navidad, y todas las canciones de los ochenta-noventa.      Y hemos vuelto con las energías renovadas y la curiosidad por saber si nuestros puestos de trabajo todavía están ahí, pues tal y como está el patio uno no puede ya fiarse de nada. Lo único que dura en este país es el… el… ¿el Sálvame?       En todo caso

Continúa leyendo

Compostura mon amour

     Yo tengo la misma postura vital que la orquesta del Titanic: mantener la dignidad y la compostura hasta el final, independientemente de que te empotres contra un iceberg. O al menos eso intento.      Que te lanzas en mitad de la carretera haciendo grandiosos aspavientos teatrales a una furgoneta que viene hacia ti, seguro de que es el vehículo en el que van tus ahijados para hacerles una broma,

Continúa leyendo

¡El Apocalipsis! ¡Y yo con estos pelos!

     Con esto de vivir sin televisor por poco no me percato de que el mundo se está yendo al garete. Menos mal que al final de un modo u otro te enteras.      Claro que yo ya empecé a intuir algo cuando en mitad de todo este desmadre de desempleo y pesimismo (una compañera dice que un título de ciencia ficción actual sería “El Optimista con trabajo”) un amigo

Continúa leyendo

Visualizando la buena vida

     El secreto cuando lees el Secreto es ser discreto. Si no puedes correr el mismo riesgo que yo, que ando obsesionadico, leyéndolo una y otra vez, tomándomelo todo a rajatabla, y enfocando cualquier cosa bajo el prisma de la Ley de la Atracción / Amor, pero sin parar de dar la vara con el mismo.      Total, que parezco abducido. Últimamente no paro de: –          ver el lado positivo

Continúa leyendo

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer