Etiqueta comida

Comerse el Mundo

  Este verano me he comido el mundo. Literalmente. ¡Incluso he llegado a mis confines! Sí, me he dedicado a algo que ni el Covid nos ha podido arrebatar: comer, que si ya de por sí disfruto y celebro comiendo, ahora mucho más. Soy tan práctico que si hubiera perdido el sentido del gusto hubiera aprovechado para comer todo aquello que normalmente no me gusta y quedar bien frente a

Continúa leyendo

Intermitentes. Cosas que he aprendido por las carreteras del sur del sur de Italia.

  Un viaje en coche por el sur de Italia da para mucho. Sobre todo si sobrevives. Es como un curso de meditación en vena. Para empezar tiene la virtud principal de que aprecies la vida y vivas el momento presente, con tanto kamikaze adelantando en continua, isleta (no sabéis lo que gusta una isleta para conducir aquí) o rotonda.   Otras enseñanzas: dado que en ocasiones no hay una

Continúa leyendo

Misión: dar la talla en Asturias

  Misión: dar la talla. La talla 40 de pantalón, para ser más exactos. Querid@s amigos, este año teníamos una Misión Imposible Navideña, tan compleja que me río yo de Tom Cruise bajando colgado de un cable y hablando por teléfono. ¡Ja! La nuestra requería mucha más pericia de mi estómago. Resumidamente el plan era: aparecer dignamente –y entrando en el modelito escogido- en la TPA (Televisión del Principado de

Continúa leyendo

Confieso que he comido (crónica de un verano en Asturias)

  “No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida.” George Bernard Shaw   “Comerse el mundo” es, claramente, una expresión que acuñó un asturiano. Por el Amor de Dios, ¡qué tierra! ¡Y qué gastronomía!   Calidad y en cantidad. Olvidaos de las cenas ligeras, porque allí el acompañamiento de cualquier plato no es ensalada, sino patatas fritas (patatinos). Vamos, que te puede suceder lo siguiente: “-¿Qué

Continúa leyendo

La velocidad y el tociño

  Existe una Verdad Universal: tu madre siempre te verá mal peinado y demasiado delgado. Lady Laca, que ha abandonado toda esperanza en cuanto a mi aspecto capilar, no desiste, en cambio, en el camino para enlozanarme. Y para ello se vale de la artillería pesada: me ha enviado una tonelada de fiambres del pueblo. Total, que estos días he comido tanto relleno, longaniza, morcilla y chistorra que supuro tocino.

Continúa leyendo

Hambre y Feminismo

  – Pónganos toda la primera página, por favor. -¿Cómo? ¿Perdonen? ¡¿Todos los platos de la primera página?! ¿Para cuatro personas? –Sí, señorita. -Esto… ¿seguro? -Bueno, y también el salteado de verduras variadas que aparece más adelante.   La cara de la camarera era para filmarla. Jamás vi unos ojos orientales más abiertos. Creo que aquella noche batimos un récord y nos convertimos en clientes para el recuerdo. Es lo

Continúa leyendo

Comer y NO callar

Calladito estás más guapo. Depende. Muy probablemente si eres un tronista, sí. Aunque para gustos los colores (vamos, que podría no parecerte un Adonis ni con la boca cerrada, o tu hombre ideal pegando patadas al diccionario como de costumbre). Una cosa es saber conversar y otra lo atrevida que puede ser la ignorancia (y el hablar por no callar). En cuanto a “come y calla”… pues también habría que

Continúa leyendo

Taiwan Surprise

“Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas“. Elbert Hubbard. Había una vez un treintalescente que tras unas semanas en Taiwán debió volver a su cotidianidad. Por suerte su realidad no estaba del todo mal y su tarjeta de crédito podía exprimirse un pelín más aún, de manera que nuestro protagonista tuvo un aterrizaje movido pero llevadero. Dado que mucha gente de su entorno le pidió la

Continúa leyendo

Organice su armario (y sus amistades)

  Los amigos son como la ropa, o al menos eso dice una de las Musas. Vas comprando prendas y más prendas, pero sueles tener un fondo de armario. Incluso cuando tienes una época en la que te pones únicamente la última adquisición, los clásicos siempre vuelven.   Claro que todo eso no quita que vayas descubriendo nuevos tesoros que pasen, automáticamente, a formar parte de tus básicos. Hay ropa para

Continúa leyendo

Menú Demostración

  Si somos lo que comemos, yo, que adoro las filosofías precipitadas, pienso que los lugares son como su gastronomía y sus restaurantes.   Siempre imaginé, por ejemplo, que la comida mexicana, tan increíblemente llena de matices e ingredientes (pides “sólo fruta, gracias” y te la traen troceada con chantillí, chile y quién sabe cuántas cosas más) combina a la perfección con las telenovelas, donde todo son momentos súper mega

Continúa leyendo

  • 1 2

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer