El bueno, el malo, el amante y el casado

  Si eres buena persona no te comes una rosca, pero igual te casas. Esa es la conclusión a la que he llegado en los últimos días. Más de una amiga lo ha dejado con un tipo “porque era demasiado buenazo”. En cambio, los que tienen “un punto malote”, gustan. Y mucho. Pero no para casarse, que conste. Aunque la cosa puede llegar a ponerse mucho más compleja aún en

Continúa leyendo