Cursillistas y egobloggers sin complejos ni temores

  Mi madre se ha vuelto cursillista extreme. Hay gente que se acerca a los cuarenta y le da por mutar en triatleta (en Barcelona, a paladas) y hay mujeres que cuando llegan a una edad estupenda se vuelven cursillistas. Lady Laca. De hecho no me la he podido llevar de viaje para celebrar su cumpleaños para no interferir en sus cursos: “¿Cómo voy a faltar a clase justo ahora

Continúa leyendo