Ahijados y Tsunamis

– ¡Ah! ¡Tienes pelo de yayo! ¿Es que tú tienes ochenta años? – Pobrecillo, le ha tocado tener pelo de yayo pero seguro que aún es joven…      Esto es parte de la conversación mantenida este sábado con dos de nuestros geniales ahijados. En concreto, algunos de sus comentarios respecto a mis canas.      Cuando intenté cambiar de tema, preguntando por los países que querrían visitar de mayores (son gemelos

Continúa leyendo