Compostura mon amour

     Yo tengo la misma postura vital que la orquesta del Titanic: mantener la dignidad y la compostura hasta el final, independientemente de que te empotres contra un iceberg. O al menos eso intento.      Que te lanzas en mitad de la carretera haciendo grandiosos aspavientos teatrales a una furgoneta que viene hacia ti, seguro de que es el vehículo en el que van tus ahijados para hacerles una broma,

Continúa leyendo