Etiqueta bar

Marioliendres, Luis es Dios y la Fadista Consoladora

  Mi estatus actual es de Marioliendres. Y de Musarropado.  Y de Almodóvar-se-queda-corto. Pues tengo a las Musas en pie de (y a un pie de) clínica mental.   Una se ha empeñado en que para distraerme nada mejor que llevarme a antros lésbicos (preguntadle a ella por qué). Así que ahí tendríais que verme, cantando el amante bandido y a Shakira, rodeado de lo mejor y lo peor del

Continúa leyendo

La Ciudad y los Puerros

  Donde hay puerro hay alegría. Y si no que se lo digan a algunos barrios. Allí donde había tensiones y marginación han surgido parques infantiles, centros cívicos y… huertos urbanos –con sus puerros-. Me encanta. Qué maravilla. A mí sí me importa un rábano o un pepino.   Siempre me he declarado, desgraciadamente, un ignorante de las sabias y necesarias tareas del campo (para desesperación de mi abuelo, que no consigue que

Continúa leyendo

Lavabos e Identidades

  Un tema asalta mi mente y revierte a mi pandero últimamente. ¿Qué relación existe entre los cuartos de baño y los pueblos? Según las Musas, pocas cosas dan tanta información de la gente y del territorio como los lavabos. De lo general a lo individual.   Qué país tan evolucionado aquel que recibe posaderas con la arandela tibia y un chorro de agua final acompañado de hilo musical. Que te

Continúa leyendo

Por la boca muere ustez

  “Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”. Ernest Hemingway.     ¿Es posible meter la pata con un valenciano, un vasco y un argentino en menos de veinte minutos? ¡Sí! No es un chiste de Eugenio, ¡fue una fiesta! Y todo por no saber estar callado y creer (y caer) en los tópicos. Qué le voy a hacer, en mi vida he

Continúa leyendo

Celebrando que es gerundio

  Decía Andy Warhol que si sólo te quedaban 30 dólares en la cuenta corriente que te los gastaras en una botella de champán y a celebrar.   Y las Musas, con o sin champán, también celebran de lo lindo hasta los sucesos menos previsibles. Claro que ellas nunca fueron previsibles.   La Musa Roja rompió con su chico en un episodio más heavy que Iron Maiden. ¿Qué hubiéramos esperado

Continúa leyendo

Direcciones Monumentales

  Podría hablaros de la última visita de Lady Laca y de su botín de tuppers, o de cómo una compañera ha descubierto que su madre y sus amigas sesentañeras quedan para ir a pescar en barca, y que una vez en el mar se despelotan y montan unos saraos etílico musicales que para qué os cuento (se enteró cuando la abuela, al quedarse de canguro de la nieta, tuvo

Continúa leyendo

Mujeres que aparecen para poner tu mundo patas arriba

  Me río yo de quienes dicen que son el sexo débil. Las mujeres que yo conozco podrían gobernar el mundo. Y también ponerlo patas arriba. Al menos el mío.   Supongo que alguna vida pasada mía fue muy monótona y debí rogar por emociones, porque ahora me resulta imposible aburrirme. Y las Musas son tan extraordinarias que se encargan de que no me falten historias. Ni sobresaltos. Para la próxima

Continúa leyendo

Desmadre Desorbitado pero no Desgobernado

  Desconcertado estuve hasta que descubrí que para descifrar lo sucedido desde hace unos días necesitaba desempolvar el diccionario y buscar desde des     Desapegado. Lo que me llama Lady Laca porque últimamente la llamo poco. Descolocado. Cuando al hablar con mi madre empieza opinando sobre lavadoras y termina preguntándome por cómo perfeccionar sus abdominales.   Desarrollado. El ingenio de una compañera de trabajo que me corrigió cuando yo

Continúa leyendo

Chinos, modernos y morcillas.

  Dudo que a Tom Ford le pase lo mismo que a mí. No me lo imagino yendo a hablar con su equipo y que éste le diga entre patrón y patrón: “toma, Tom, un Tupper de migas con tocino del pueblo pa’ti”. A mí ayer me dieron morcilla. Quedé con Manoli para comprobar cómo estaban quedando nuestras últimas creaciones y decidir las siguientes, y cuando menos me lo esperaba

Continúa leyendo

Amigos, tesoros y extraterrestres

  El que tiene un amigo tiene un tesoro. Si ese amigo tiene una segunda residencia en la playa entonces tienes dos tesoros. Mis amigos no tienen casas en la playa -o no me lo han dicho- pero sí historias fascinantes como: .   Historia 1: Estaba haciendo guardia en el patio cuando de repente recibí un pelotazo en la nuca que me dejó para el arrastre. Vamos, que me

Continúa leyendo

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer