El fin justifica los miedos

 

Últimamente comprobamos cómo el fin justifica los miedos (y sí, no me he equivocado al escribir). Su fin, sus miedos. Porque eso es con lo que nos están intoxicando algunxs, movidos por la codicia, el individualismo salvaje y unas ansias de poder que se alimentan de divisiones.

Y cuanto más se destruyen las redes, cuanto más se aísla a la ciudadanía, mejor. Pero mejor para unxs pocxs. Lxs que no creen que a ellxs también les puede pasar. ¿El qué? El necesitar ayuda.

Olvidan que la sociedad se teje creando puentes, conexiones, mientras promueven muros y fosos. Olvidan que los puentes son de doble dirección, por si un día necesitas esa atención médica imposible de costear privadamente; o esa educación; esa prestación o esa reinserción laboral. Esa escucha o ese acompañamiento.

Quienes se sienten por encima de lxs demás olvidan que sin red la caída es más dura. Incluso para ellxs. Que un colchón de billetes o monedas no puede suplantar un abrazo sincero. Y es que hasta olvidan que pueden caer. Quienes siembran el miedo olvidan que cualquier organismo (incluso nuestro cuerpo) se basa en la cooperación de los miembros. ¿Y qué es la sociedad, la comunidad, sino un organismo que ha de mantenerse vivo?

Ellxs esparcen su miedo, y a mí lo que me da miedo son ellxs, su olvido y su escenario desolado, amurallado, maquillado.

Que los miedos no sean un fin. Y que pongamos fin a esos miedos.

Construyamos puentes y redes

 

Gracias Luna por ese abrazo.

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer