Un verano lleno de ventajas

Hoy me visto de coleccionista de arte de Miami para hablarte. No me preguntes por qué.

 

Andaba yo tan preocupado por lo que me había crecido la envidia (mucho más que la barriga, dónde vamos a parar, pues me daba envidia: la gente con piscina;  la gente con casas grandes; la gente con libido; la gente que ha aprovechado para currarse un cuerpazo; la gente que ha hecho cosas de provecho…) que no me había percatado de algo importantísimo: ¡el verano en desescalada está lleno de ventajas!

¿Cuáles? Aquí enumero unas cuantas.

No tendrás que compartir tus patatas bravas en las terrazas. Os aseguro que lo han dicho esta mañana en la radio. ¿No es la norma más sensacional? Además, podrás tomar el alioli que quieras, ¡la mascarilla evitará que mates a alguien con tu aliento!

Si no te ha dado tiempo a lavarte los dientes, o incluso si llevas ortodoncia, tu imagen veraniega no se verá alterada en las fotografías. ¡Siempre ideal! Eso sí, colócatela correctamente.

Si alguien no te cae bien, o no quieres socializar en general, tienes la excusa perfecta para alejarte: se llama distancia social recomendada.  ¡Nunca hacer el bien fue tan relajante!  Bajo ese mismo paraguas puedes hasta evitar saludar a quien no te apetezca. Como mucho, les chocas un codo. ¡Usa el comodín!

Si tienes que acudir a reuniones o actividades en grupo y te aburres o bostezas… ¡con la mascarilla puesta no se notará!  Eso sí, vigila con tus ojillos y haz que parezca que te emocionas.

Por supuesto, si no tienes ganas de viajar a ciertos lugares, o siempre has odiado los viajes largos, di que tienes miedo a que haya un problema entre fases, países o comunidades. ¡O que un rebrote te obligue a estar cerca de casa! ¡Es tu momento!

Mi plan ideal para este año es combinar Asturias con la Ribeira Sacra. ¡Volveré redondo y feliz!

 

Gracias a las restricciones va a ser el momento perfecto para conocer esos lugares cercanos que tenías pendientes. Y encima ayudarás a la economía local. Adiós ir apretado en un avión, o sufriendo los berridos de niñxs ajenxs. ¿Se puede pedir más? ¡No!

Probablemente este escenario será más proclive a viajes de montaña y turismos rurales, así que si no soportas el calor, este año podrás disfrutar de un verano más fresquito y en lugares donde comerás muchísimo más y mejor. Adiós tinto de verano, ¡hola orujo!

En este sentido, al ir menos a la playa no resultará tan importante tener un cuerpo de gimnasio. ¡Viva el body positive!

Y todo eso pensaba cuando me di cuenta de que algo me había crecido aún más que la barriga o la envidia: las ganas de ser solidario con la gente de mi alrededor. Quizá a ti también te haya sucedido. Así que si puedes, consume, conoce y apoya a tu entorno.

Este verano, turismo de proximidad.

 

Un abrazo virtual enorme.

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer