Flores del Cemento

La naturaleza siempre se abre paso.

 

Hay un tipo de flor que nace donde no se la espera. Que sale adelante con muy poco. Sobrevive incluso a los pisotones, a que se la tape, demostrando el milagro y la diversidad de la naturaleza. Son flores no exentas de belleza pese a no tratarse de las especies más conocidas y apreciadas.

No las encontraréis en los jarrones de las casas, a la vista. Al menos hasta el momento.

Las reconoceréis porque surgen en mitad de una carretera, o en la base de una pared. Suelen ser más de ciudad que de campo. Y nos dan valiosas lecciones de vida.

Me gusta pensar que esas flores representan a la comunidad LGBTIQ+. No necesitan… no necesitamos mucho, quizá tu compañía, tu protección ante los pisotones. Que no nos arranquen. Aunque de todos modos volveremos a florecer, así lo quiere la naturaleza.

Cuando estos días se debate la necesidad de celebrar el Orgullo Gay es importante recordar que aunque se ha avanzado enormemente en determinados países, todavía queda mucho por hacer. Allí. Y aquí. Aún se registra un elevado número de intentos de suicidio de jóvenes que viven en entornos lgbtiqfóbicos. Historias que mejoran con amor y figuras aliadas.

Las flores del asfalto necesitan poco y nos enseñan mucho.

 

A veces me gustaría contarles a esxs chicxs que a mí mi padre no sólo me repudió por ser gay sino que me prohibió tener contacto con mi familia paterna. Y que sin embargo aparecieron unas tías valientes que me lanzaron su mensaje de apoyo. O que yo no salí del armario, a mí me dieron con la puerta del mismo en la cabeza en tercero de primaria, año en que empecé a recibir bullying por parte de lxs niñxs de la escuela. No obstante surgieron algunxs profesorxs cariñosxs y alguna amistad valiente e incondicional.

También quisiera explicarles que hubo un trabajo en el que tuve serios problemas por ser abiertamente homosexual, especialmente por parte de un compañero que, posteriormente, resultó ser un gay armarizado. Afortunadamente encontré otro en el que no sólo encajé, varixs compañerxs vinieron a mi boda, una celebración en la que se volcó casi una población entera y en la que mi abuelo de noventa y tres años me condujo al altar.

Me gustaría decirles que pueden pedir ayuda, que pueden recibir ayuda. Que muchas cosas han cambiado. Y ellxs me responderían que es verdad. Y que las flores del cemento no necesitan estar en jarrones para mostrar su belleza. Su propia existencia ya es digna de celebración.

Gracias a todas las personas que protegen la diversidad de la naturaleza. Gracias a todas las flores que sufrieron antes de nosotrxs para que ahora podamos tener nuestro espacio.

Feliz mes del Orgullo LGBTIQ+.

Que cualquier amor libre y consentido, que cualquier identidad sentida nos haga elevarnos.

 

Un abrazo virtual enorme.

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer