Pon el ego a enfriar

En la era de instagram, un poco de ego -o de vino-  va muy bien para este tipo de foto.

 

He descubierto que el ego es como el vino. Y que se consume mucho y mal. Una copa es buena para el corazón, pero en grandes cantidades se te sube a la cabeza y distorsiona la realidad, perjudica la conducción o te puede llevar a cometer graves errores.

He notado que nos encontramos en un curioso momento en el que la humildad no se lleva y la gente no sólo tiene el ego por las nubes sino la piel más fina que un papel de fumar.

Sí, se estila estar intensitx y ofendiditx a partes iguales, aunque supongo que ha de ser muy práctico tener el termostato tan alto porque ahorras en calefacción. ¡Pero es que la gente tiene el ego a punto de ebullición! Como el vino, congelado no sirve para nada, pero tan caliente… tampoco.

Aunque hay buenos vinos jóvenes, valoro especialmente aquellos que han sabido envejecer bien, sin avinagrarse, y prefiero los que tienen fondo a esos que se presentan con mucha floritura y fuego artificial pero después de la sensación inicial no tienen nada. No me malinterpretéis, esos que tienen muchos años y son espesísimos me sientan fatal.

Rodearse de compañerxs que creen en el poder de la calidez es como acertar con el vino.

 

Y hablando de edad: curiosamente si algo me está pasando a mí con los años es que destino mis energías de forma muy distinta. Cada vez me interesa menos el conflicto egocéntrico (y no es que vaya carente de ego), pero sobre todo creo más en las personas que en el sistema;  más en el buen trato que en los títulos; más en el humor positivo que en la altanería. Y bebo vino, obviamente.

En lo laboral, por ejemplo, tras veinte años de profesión he decidido dar más abrazos que rapapolvos, intento provocar una sonrisa en vez de un conflicto, y prefiero ofrecer una reflexión a una recriminación.

El resultado es que no sólo mis usuarixs responden mejor, también me están sucediendo regalos inesperados de la vida. Algunos en forma de vino.

Otro tema que me interesa es saber disfrutar de un vino económico y de uno caro, de la belleza en la Toscana pero también en L’Hospitalet de Llobregat, por ejemplo.

 

Obviamente, con una repuesta tan buena, mi ego tiene la tentación de subirse de tono, pero entonces yo le recuerdo que no soy menos que nadie, pero tampoco más. Y me hidrato la piel para no tenerla tan sensible. Y río. Y busco rodearme de gente que vaya en el mismo carril.

En fin, amigxs, guardemos la intensidad para el teatro, la cama y la cocina. Recuperemos la humildad y el humor. Y pongamos el ego, como el vino, a enfriar.

Y recordad que el próximo miércoles 12 de febrero, a las 19h, Lady Laca y servidor os esperamos en el Hotel Midmost (C/ Pelai 14)

 

¡Sed muy Felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer