Chaquetero a tus chaquetas

Por votación popular éste se ha convertido en mi uniforme oficial para puestas en escena y petardeo en general.

 

Estoy hecho un chaquetero. Y un perla. Y un payaso. Pero es que el mundo (de los eventos) me ha hecho así.

Si las serpientes y lxs jubilados de la Costa del Sol mudan de piel en función de la estación yo lo hago de americana (y hasta de traje completo) dependiendo de la convocatoria.

Como los Pokémon he evolucionado. Aunque sigo conservando este traje, ahora, como Barbie, tengo unos cuantos más.

 

Sí amigxs, he llegado a la conclusión de que el hábito blazer sí hace al monje influencer (excepto que tengas tan buen tipo que entonces muestres carne todo el tiempo y listos).

Antes mi uniforme habitual era la americana de terciopelo rosa con el pantalón negro, pero desde que acudo a tantos saraos decidí hacer una inversión en trajesdistintivos”. Ahora tengo donde elegir. ¿Lo mejor? No sólo se acuerdan de ti cuando te presentas a un lugar, sino que al ser prendas tan peculiares no han sido nada caros.

Óbviamente la clave no está sólo en comprarlos, también en “defenderlos”.

Manoli viene a ser mi mecánica en boxes de la Fórmula 1. Aquí añadiendo una pieza elástica y cambiando un botón para que pueda lucir traje in extremis.

 

¿Que toca acudir al desfile de CUSTO? Pues traje de terciopelo con franjas de colores reparado por Manoli, cual Hada Madrina, tras los destrozos del huracán alimentario Asturias.

¡Tachán! Listo para el 080 y para una velada junto a Bartabac y Carmen Grandes. Atención a la pose porque me la veréis más. Luego os explico el porqué.

 

¿Que te invitan al fiestón de AVELLANEDA y el dress code es glamour y brilli brilli? Pues a estrenar traje pijamero dorado y mostaza.

Información adjunta a la invitación a la fiesta de Avellaneda.

No había mejor ocasión para estrenar este traje que me costó… ¡menos de 50 euros! Eso sí, le añadí bien de perlas, satén y zapatos dorados. Fijaos en esta foto porque en la siguiente notaréis algún cambio.

Foto para la galería de instagram. Notaréis que el cable del suelo está borrado, la luz subida e incluso mis patas de gallo esliminadas. ¡Ah, y la pose! Carmen no necesita retoque.

Lo que no tengo tan resuelto es esto de posar en grupo. La mejor posición es la de Boris. Si podéis, evitad los extremos (también en la vida).

 

¿Que la invitación para tu maridaje de palabras y vino junto a tu madre utiliza la imagen de tu traje bicolor? ¡Pues para qué darle más vueltas! Este traje está ganando números para convertirse en mi nuevo uniforme oficial, a la vista de la reacción de público y medios.

Ha llegado el momento de desvelar el misterio de la pose: no sólo disimula papada, también permite destacar el pendiente. Últimamente he lucido una perla o un diamante en bruto y quería que se viera.

Fotos con asistentes. Si os fijáis he escogido la posición de Boris.

Junto a las perlas, la nariz de payaso es un aderezo infalible.

Besar en fotos también es muy favorecedor.

Cuidar el look es importante porque nunca sabes cuándo te vas a reencontrar con una prima ideal a la que hacía 20 años que no veías. Alerta a mi pose: de frente pese a estar en un extremo, pues estiliza más.

 

¿Que te invitan a última hora a una fiesta de una marca de moda italiana? Estampado animal al canto, que siempre queda muy resultón. Sí, una americana y/o un abrigo de leopardo os va a sacar de muchos apuros.

Con mi adorada Saray Luis Martín he coincidido mucho últimamente, y eso es un placer. Aquí antes de entrar en la fiesta de Falconeri. Los ojos cerrados también quedan bien en las fotos.

Para las fotos con Avellaneda vienen bien unas alzas que a veces me pongo en el interior de los zapatos. Lástima que no se me ocurrió ponérmelas para el evento de Falconeri.

 

Y aún tengo en la recámara en traje completo de vinilo, que transpirar no transpira pero triunfas como la Coca-Cola.

Para los complementos ya veis que también hay que ser creativo: de las perlas de fantasía a las narices de payaso para recordar que no somos menos que nadie pero tampoco más. Las gafas dependiendo si la ocasión es más fashionista o cultural.

Aparte de posar es muy importante bailar y pasárselo bien. Imágenes del vídeo oficial de la fiesta de Avellaneda. Lo encontraréis en su instagram.

Y quien dice bailar dice cantar… y celebrar.

 

Pero lo que no debe faltar nunca es la sonrisa y la actitud positiva y/o de servicio. Eso, por mucho que las chaquetas cambien, mejor que permanezca.

¿Y vosotrxs? ¿Tenéis uniforme?

¡Ups! Se me olvidaba poneros el menú literario que servimos en el evento. La degustación terminó con Lady Laca cantando “Me importas tú” y toda la sala se unió. Encontraréis algunos vídeos en la sección “Lady Laca” de mis Stories.

 

¡Sed muy Felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer