Mi Barcelona

Disfrutando de la ciudad. Por cierto, otro día os tengo que dar recomendaciones del 22@, como el Museo de Can Framis.

 

Cuando tras los disturbios del sábado Barcelona despertó relajada y cantando (no exagero) recordé porqué me gusta tanto esta ciudad.

Las calles se llenaron de gente de todo tipo, gusto y origen. Hacía sol y la plaza de Sant Agustí Vell parecía una postal. Fue entonces cuando decidí repasar mentalmente algunos de mis rincones preferidos para compartirlos con vosotrxs en un post. Aquí están.

Sant Agustí Vell. Al fondo la que algunxs creen es la verdadera “font del gat”.

 

El Born – La Ribera.

Mi barrio desde hace casi veinte años. Ejemplo de gentrificación, turistificación y unas cuantas cosas más. Aún así sigue siendo un placer pasear por él y tomarse algo en el claustro gótico del Convent de Sant Agustí; cenar en la plaza de Sant Pere (da igual si en el Candela o En Aparté) o en Allada Vermell (la pizza de Guindilla de Pizza Paco es una delicia). También es un placer descubrir que cerca del Palau de la Música existe una librería maravillosa y vivísima llamada On the Road (c/ Verdaguer i Callís, 14).

Bar del Convent, un rincón para ir con amigxs y hasta con niñxs.

La maravillosa On the Road. ¡Echad un vistazo a su programación!

 

El Gòtic.

Más allá de la calle del Bisbe o Sant Felip Neri a mí me encanta el templo romano, el patio del Museo Frederic Marés o callejear por el Call (Barrio Judío) para terminar toando un vino en el Zona d’Ombra, de la Placeta de Manuel Ribé. Tampoco está nada mal hacer una merienda siciliana (brioche caliente con helado) en el Gelaaati di Marco (c/ Llibreteria 7) o comprar algo sorprendente en el Supermercado Friki de las Galerías Maldà (donde también podréis disfrutar de un maratón de películas o de teatro en pequeño formato c/ del Pi 5).

Hay opciones más allá de Sant Felip Neri, pero hay que reconocer que es una plaza preciosa.

Terraza del Marés, todo un oasis.

 

Sant Antoni.

Otro barrio que se gentrifica a marchas forzadas alrededor de su mercado. Indispensable ir a ver una película en versión original en el Renoir Floridablanca, tomar unas deliciosas empanadas en el cercano Laurel (c/ Floridablanca 140) o comer una carne estupenda -o unos caracoles– en Can Cargolet (c/ Comte d’Urgell, 17). Para los amantes del papel nada como perderse en el templo de las revistas que es la Librería Free Time (c/ Comte d’Urgell, 32).

El mercado, símbolo del barrio de Sant Antoni.

Free Time es mi Cueva de Alí Babá.

 

Poble Sec.

Aunque ahora lo habitual es ir a tomar un vermú y unos pinchos, el Poble Sec para mí es un espectáculo en el Teatre Grec, danza en el Mercat de les Flors y, sobre todo, la Carbonera, activa librería del carrer Blai 40.

Ver un espectáculo en verano aquí es algo absolutamente recomendable.

La Carbonera, librería y faro cultural.

 

El Raval y alrededores de Las Ramblas.

Pese a que la zona de las Ramblas parece perdida aún es posible ir a ver una expo interesante en La Virreina, explorar las actividades del Ateneo en la Plaza Villa de Madrid (y comer en su estupendo restaurante ATN, c/ Canuda 6) o disfrutar de una ópera impecable en el Liceu.

Ya en el Raval nada como el CCCB Centre de Cultura Contemporània o la diversidad junto a la Filmoteca. Para comer: la cercana Monroe o el Sabores, un portugués real (c/ Carme 95).

Para una cerveza y unas tapas nosotros vamos al Kasparo (Plaça de Vicenç Martorell, 4) o al Espai Mallorca (Plaça de Vicenç Martorell, 1).

La Virreina, un edificio que merece una visita y programa exposiciones de calidad en plena Rambla, pero que mucha gente desconoce.

Si tenéis antojo de panades o llonguet nada como el Espai Mallorca.

 

Poblenou.

Mis rincones preferidos son los alrededores de la nueva Sala Beckett; explorar el arte urbano, los mercadillos y la arquitectura industrial; pero sobre todo conectar con la espiritualidad y la belleza de su cementerio o de su cercano templo Taoísta (carrer Taulat 49).

En los alrededores de la Sala Beckett encontraréis también el interesante Espai Subirachs.

El ya famoso “Beso de la Muerte” del Cementiri del Poblenou. Vale mucho la pena explorar la zona neoclásica.

 

Barceloneta.

Parece mentira pero aún se pueden ver marineros reparando redes por sus calles. Cerca del paseo Joan de Borbó está la bonita Plaza de Sant Miquel. Para recuperar fuerzas una opción es la Electricitat, junto al Mercado (c/ Sant Carles 15). Para utilizarlas y bailar, nada como el icónico y tremendo Bar Leo (c/ Sant Carles 34).

L’Electricitat, una joya que perdura.

La Barceloneta sigue teniendo zonas muy auténticas.

 

Una puntualización: si queréis comer pescado riquísimo mi recomendación es irse hasta Sant Adrià de Besòs, en la frontera con Barcelona – Fòrum y comer en la Barca de Adrià. Si os gustan las sardinas al espeto… ¡éste es vuestro lugar! (Playa Port Forum Barcelona Parc de la Pau, s/n). Ojo, sólo pagos en metálico.

Las mejores sardinas que he comido en años.

 

Gràcia.

Más allá de sus plazas más conocidas (como la de la Vila, con su bella torre campanario civil) hay que explorar los alrededores del Mercat de la Llibertat. Para comer una buenísima opción es el Riera 29 (c/ Riera de Sant Miquel 29) y para darse un gusto los maravillosos zapatos artesanos de Slide & Swing (c/ Bruniquer 15).

La “veneciana” Plaça de la Vila de Gràcia.

Las creaciones de Slide&Swing son una pasada.

 

Les Corts.

Un barrio cada vez más valorado. Para dejarse seducir se puede empezar la ruta por la Plaza Concòrdia y callejear en dirección al precioso Passatge Tubella (apodado el Notting Hill barcelonés).  En un extremo del pasaje encontraréis un restaurante tailandés estupendo: Bangkok Café (c/d’Evarist Arnús, 65).

Plaça de la Concòrdia, en el corazón de Les Corts.

El fotogénico Passatge Tubella. Es un placer comprobar cómo lo cuidan los vecinxs.

 

Sant Andreu.

Hay dos lugares opuestos que me encantan en Sant Andreu: por un lado la alternativa Nau Bostik  -con sus propuestas artísticas y sus grafitis-  (c/Ferran Turné, 11) y por otro su ambiente popular conservado, como el de la porticada Plaça Masadas.

La fascinante y desconocida para muchxs Nau Bostik.

La porticada Plaça Masadas, no lejos está la del mercado, también con soportales y muy bonita.

 

Arc de Triomf y “Chinatown”.

El Passeig de Sant Joan y sus alrededores, cada vez más gentrificados, tiene muchos atractivos: tiendas de cómics, lugares de encuentro de Otakus (forma parte del “Triángulo Friki”), bares de modernos y un chinatown donde podréis encontrar supermercados, pastelerías o farmacias asiáticas, tiendas para novias chinas, y, por supuesto, algunos restaurantes muy recomendables. El último en abrir y uno de mis favoritos: Canton Food, en c/ Alí Bei 39.

Esta zona ha sido siempre una de mis preferidas.

Celebración del Año Nuevo Chino.

 

Vistas y cimas de montañas.

Para no extenderme demasiado haré un popurrí de lugares elevados y con vistas que me gustan: desde el MNAC en Montjuïc  al evocador Parc del Laberint d’Horta, el Observatori Fabra o la cima de la montaña del Carmel (no confundir con los Búnkers). Al bajar por el Carmel siempre podréis hacer una parada técnica en el Bar Delicias, un clásico del barrio (c/ Mühlberg, 1).

Las cenas que se organizan en el Observatori Fabra son un espectáculo global.

Subida a la biblioteca del Carmel y a la cima. Sí, Barcelona también tiene elevadores.

El Delicias, todo un símbolo.

 

Otro lugar sorprendente en el norte de la ciudad: el Pabellón de la República (Av. Cardenal Vidal i Barraquer, 34-36).

Para saber cuál era la ubicación original del Guernica hay que venir aquí.

Y sí, cuenta con una reproducción.

 

En fin, me quedan un montón de recomendaciones y barrios (por no hablar de las poblaciones colindantes), pero espero que este recorrido, que ha intentado sortear algunos de los lugares clásicos, os enamore y reconcilie tanto como a mí. Disfrutad de esta ciudad, de vuestra ciudad.

¡Sed muy Felices!

El lunes pasado, con la Musa Mexicana, en el Liceu. Disfrutar de una ópera en esa sala (y de la pausa en el Salón de los Espejos) sigue siendo un placer inmenso.

 

Nota: la mayoría de las imágenes son de google imágenes.

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong

Para saber más sobre mis librosun click aquí.

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer