La Filosofía de la Lavadora

 

¡Enhorabuena! Tu lavadora está aquí para enseñarte grandes cosas.

 

Mi lavadora se ha vuelto mi gurú. Me ha mostrado la luz (no sólo el piloto). Y probablemente, cuando te cuente por qué, a ti también.

 

Tu lavadora te enseña que debes saber programar un programa para cada objetivo. Ya sea a corto plazo o largo plazo. Una vez hayas iniciado el programa, llévalo hasta el final. Pero si descubres que te has equivocado no pasa nada: para y haz un nuevo programa.

 

Acuérdate de separar antes de empezar. Ojo con los efectos de mezclar pensamientos, o compañías inapropiadas que te tiñan y estropeen. Que no te saquen los colores.

Lorelay Gutiérrez consiguió que su lavadora enseñara a erradicar el machismo. Ahora ese modelo se va a intentar exportar por todo el mundo.

 

Vigila tu temperatura. Que no se dispare y te quemes, o te salten los plomos. Pero que tampoco te quedes helad@.

 

Recuerda que existe la posibilidad de blanquear las ideas o sueños que han quedado oscurecidos. Y, lo mejor, existen opciones que no dañan durante el proceso.

 

Atención a tus revoluciones. Habrá ocasiones en que sean necesarias muchas, pero otras no. Bájalas cuando toque.

 

Pepy Legend estuvo a punto, tras una formación con su lavadora, de proponerle matrimonio.

 

Aprende a centrifugar sin salir disparad@. Busca el equilibrio y un buen contrapeso que amortigüe las necesarias sacudidas para sacar toda humedad innecesaria.

 

Aclara tu mente, aclárate como parte fundamental del proceso.

 

Revisa de tanto en tanto tus filtros, sobre todo los de tus palabras.

 

Anita Chimbamba era experta en eliminar malos olores y malas compañías. Fue una alumna aventajada de su lavadora.

 

Aprende a desaguar. Saca las lágrimas, no te quedes las penas.

 

Lava preferentemente los trapos sucios en casa, pero si ves que tienes demasiada carga, no te líes y hazla en algún lugar preparado especialmente para ello fuera.

 

Trabaja tu tolerancia a la espera. Recuerda que a veces, para poder abrir una puerta, hace falta un tiempo mínimo.

 

Conclusión: haz un buen lavado. Invierte en una buena lavadora, invierte en ti.

Aprendiendo a centrifugar

 

¡Seamos muy Felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkongPero si me veis en el mundo físico… ¡saludadme!

Para saber más sobre mi libro BARCELOBA, leaving la vida blogger, un click aquí.

 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer