Tres Batallas

Hoy es un día para visibilizar, celebrar y reivindicar.

 

Hoy, Día Mundial de la diversidad sexual, vale la pena conocer las batallas que mucha gente debe ganar.

Gorka Postigo ha realizado las imágenes de la exposición “Presente – Futuro”, sobre la infancia trans* , que se expone en la Fresh Gallery. Imagen: VF.

 

Sobrevivir es la primera batalla a vencer. El acoso escolar, los comentarios de la gente de la calle, o de tu propia familia. Superar la desesperación y las ideas de desaparición. Las personas lesbianas y gays tienen un 20% más de riesgo de suicidio que la población heterosexual. Las personas trans* tienen un 40% más de riesgo suicida.

Con un poco de ayuda, de carácter, voluntad o incluso suerte sobrevives. Y empiezas a tomar las riendas de tu formación, ocupación o entorno elegido.

En mayo di soporte en el shooting que se realizó en Barcelona.

 

Vivir es la segunda batalla a ganar. Superar una entrevista de trabajo, o digerir un despido. Elaborar el rechazo de una comunidad o el vacío de otra. Afrontar el riesgo para tu vida en determinados países y circunstancias. Los microinsultos, los prejuicios, los estereotipos, la plumofobia, el miedo a la soledad o a quedar enganchadx al sexo fortuito. Por no hablar de lo que supone decidir dar un paso más cuando has decidido transicionar para estar conforme con tu cuerpo.

Y un día, no sabes muy bien cómo, superas todas esas dificultades. Encuentras personas como tú, virtualmente o en tu medio cercano. Inicias la construcción de tu propia familia, de tu vida libre. Encuentras un medio de vida, un sentido para tu vida, empiezas a estar a gusto contigo, con tu piel.

Esa experiencia me permitió conocer a gente tan inspiradora como Társila, capaz de sacudir cimientos. Imagen: El País.

 

Ser feliz es la batalla final. Llegados a este punto empiezas a disfrutar, a tener herramientas eficaces para amortiguar las tormentas. A reír. Incluso a compartir y ayudar a otrxs más indefensxs. Te aceptas, te quieres. Quizá no todos los días o a todas horas, pero nadie se quiere o acepta continuamente. Tu familia sigue ahí, creciendo, aportándoos mutuamente. Desarrollas tus capacidades, tus talentos. Tu cuerpo ya no es tu enemigo constante. Y tampoco tu mente. Resultas inspirador/a sin proponértelo. Ya no te da miedo visibilizarte. Ni te lo planteas. Quien no te acepte no te merece y tú no quieres ser parte de ningún colectivo que no te incluya. Ya tienes tu propio grupo, ya sabes estar bien sol@. ¿Bien? ¡Mejor que bien!

Haces tu vida. Contribuyes a que otrxs puedan conocer la diversidad, a que se abran mentes y replanteen prejuicios para configurar una sociedad mejor.

Y entonces ya no luchas tanto,y sueñas más.

Avancemos en derechos y oportunidades. 

 

Gracias a todas las personas que me han ayudado a mí y a tantxs como yo a vencer la tres batallas.

Y gracias a todxs lxs jóvenes trans* por ayudarme a crecer, a plantearme tantas cosas y por mostrarme el camino de la valentía y la madurez. Con ganas de poderos acompañar en vuestros próximos logros.

Visibilicemos. Celebremos y Seamos muy Felices.

Visibilicemos, saltemos y celebremos. ¡Sin bajar la guardia!

 

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkongPero si me veis en el mundo físico… ¡saludadme!

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Responder a Kmille Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer