Lo llamaban gratis

Lorelay Mordor tenía muy clara la diferencia entre las cosas que son gratis en la vida y las que no. Por ello hizo estos útiles trípticos.

 

Cuando creíamos que el Low Cost había llegado para condicionar nuestras vidas y llevarlas a un nivel cercano a la pobreza, otro grado extra se resiste a perder terreno para lanzarnos directamente al inframundo económico:  lo gratis.

Al menos en nuestro país.

Aleksandra Morronov sabía diferenciar muy bien entre favores y condiciones de trabajo. Aquí a punto de levantar otro dedo explicativo.

 

Por ello, y como somos muy devotos, he desarrollado…

 

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA GRATUIDAD.

 

1. Entenderás que el trabajo de tu vecin@ tiene valor independientemente de que consumas series o películas piratas.

2. Sabrás que existe una diferencia entre “gratis” e “incluido en el precio”.

3. Asumirás que determinadas ocupaciones no son un hobby, sino un trabajo.

4. Cuando pidas un favor será esto y no una exigencia, y deberás poder aceptar un no por respuesta. Sin represalias.

5. Evitarás solicitar algún “dibujito” o “logo” a tu colega diseñador/a gráfic@, aunque creas que no le cuesta nada hacerlos.

6. No exigirás a tu amig@ tradutor/a que te traduzca ningún “texto breve” por mucho que tú creas que lo hace en un pim-pam.

7. Te abstendrás de encargarle a aquel/la docente una charla o conferencia sin contraprestación alguna.

8. Sabrás contenerte antes de hacerle una “consultita de nada” a aquel/la conocid@ abogad@ sin ofrecer nada a cambio.

9. Si tienes una revista, te abstendrás de pedir artículos a escritores y periodistas a costa, únicamente, “del orgullo de aparecer en tu medio”.

10. Recordarás que si has de pagar hasta para morirte no puedes ir por la vida rogando la gratuidad de todo.

Robar una idea (o un arco iris) tampoco está bien. Esto es lo que le está comentando Jennifer Trendingtopic al caballero.

 

Por supuesto había más mandamientos (y profesiones malditas) pero entendemos que a partir del décimo asumes “y así sucesivamente gratis”.

No, no hace falta que me lo agradezcáis. Ni que me paguéis por ello. Esto lo hago gratis porque quiero (que es la gran diferencia a realizarlo por obligación).

Así, la próxima vez que os pidan algo, recordad los mandamientos. Que sí, que hay muchas cosas gratis, pero que no hay que confundirlas con trabajo no pagado  y que “lo llamaban gratis cuando quiere decir morro.

Disfrutad de las cosas gratis de la vida, reivindicad el valor de vuestro trabajo y…

¡Sed muy Felices!

Aquí, dándole vueltas al asunto pero concluyendo que es mucho morro.

 

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong)

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer