Oda a la Mujer Intensa

Silvana Olivetti representa muy bien lo que ha de soportar una mujer intensa.

 

La mujer intensa es reconocible en cualquier habitación, pues no teme dar su opinión. Si uno se fija bien, observará los torbellinos que se crean a su alrededor. Amores, odios. Indiferencia jamás. Eso no entra en la ecuación.

La mujer intensa llora de rabia, bebe, ríe, siente y disfruta. Para nada sumisa. No es un objeto, sino lo opuesto a un florero. Como mucho, un rosal fragante con sus espinas.

La mujer intensa se nota, deja huella. Abre camino. Puede resultar incómoda o inapropiada. Recibe reveses, pero les planta cara.

La mujer intensa sabe reparar. Decide, organiza, manda, enloquece, consuela, defiende. Marca.

La mujer intensa no teme estar sola, puede estar sola, aprende a estar sola. Porque no busca una pareja cualquiera. Le cuesta, se desespera, lo intenta. Estar a su lado tiene  recompensa, pues con ella el aburrimiento no existe.

Ansía la calma pero poco le dura.

La mujer intensa labra su propio camino, se esfuerza en lograr su destino.

La mujer intensa rompe esquemas y patrones, cuestiona las sumisiones.

La mujer intensa sabe que de eso trata la libertad.

La mujer intensa es necesaria. A veces junto a un gay la veréis pero no solo por eso la reconoceréis.

La mujer intensa es

 

We <3 Intense Women

 

Nota: este texto va dedicado a todas esas mujeres que por inconformistas, luchadoras, pasionales o simplemente cuestionadoras de un papel sumiso, reciben agravios pero también toda nuestra admiración.

¡Sed muy felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong)

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer