Amor en la distancia… ¿felices los cuatro?

A Rosalinda Ternesqui no le importaba el amor o la distancia, sino los petrodólares. Y el agua con gas. Ella era así.

 

Amor en la distancia, felices los cuatro. Ésta es una máxima de la Musa Mexicana que no comparten la Musa de la Ronda ni la Musa Pelirroja.

La Musa Pelirroja, en concreto, está encantada con su nuevo amor oxigenado. Lo único que lleva mal es el kilometraje, que intentan repartirse.

Susana Byebye era tan amante de la distancia que sólo se enamoraba de pilotos que hicieran rutas lejanas. Eso sí, siempre los recibía y despedía con pasión.

 

Dice que lo más bonito, cuando se encuentran, es que élla pone en su sitio” (ejem) y que es muy macho. Yo la escucho y no paro de lamentar lo desprestigiado que está el tener estudios. Nadie fantasea con un científico o un ingeniero, pero a la que se presenta un mecánico o un obrero… ¡bingo!

La fantasía de Marta Zoo siempre fue montárselo con el que la rescatara del Monstruo del Lago Ness… o con el propio Monstruo.

 

Hasta en esto hay machismo, porque en el mundo hetero las enfermeras se llevan la palma de las fantasías, y todos sabemos lo que cuesta sacarse hoy día esa carrera. El único que podría semejarse sería el morbo del doctor con su bata… con lo que volvemos al machismo.

Clara Fingerlicks era una famosa activista pro igualdad. Su lema: si quieres rosa, te lo comes, que yo voy de azul. Aquí en plena campaña.

 

Pero para luchar por la igualdad ha llegado a mi vida una candidata a Musa que defiende la misma como nadie.

¡Qué carisma! ¡Y qué ovarios! Tras su aspecto de chica bien (pendientes de perlas perennes incluidos) se oculta una jabata capaz de poner firme a una tropa de legionarios.

Y como sabe que lo que más duele es la economía, una de sus batallas va por ahí. Incluso en el hogar conyugal.

La mejor manera de conquistar a Sara Ndonga era regalarle una casa. Llegó a tener una docena y media.

 

La otra tarde me explicaba, como ejemplo, que tienen un Excel con los gastos comunes y que ahí pone el importe de las píldoras anticonceptivas. ¿O acaso mi chico no se beneficia? Brava.

Claro que ése es, particularmente, el Talón de Aquiles de su chico (no el uso y disfrute de las pastillas, sino el dinerito).

A Patty Cabrales lo que le gustaba eran las fiestas de cortejo y las fiestas en un cortijo. Aquí, disfrutando de sus dos situaciones predilectas.

 

Por lo visto a  él le apasiona comprar, vender y ahorrar a niveles surrealistas. Hasta el punto que la pre Musa teme que algún día aparezca su foto en Wallapop. Lo único que pide es “si me ve alguien que conozco espero que al menos me compre, para caer en manos conocidas.

Sólo la he visto en dos ocasiones pero la muchacha promete mucho. Ahora se ha ido de vacaciones, a realizar un safari por África. A ver si vuelve y nos sigue regalando anécdotas.

Paqui Palms nunca se aburría en la distancia. Ni en la playa.

 

Y digo si vuelve porque su chico le ha pedido matrimonio tras enterarse de cuánto podría cobrar por pensión de viudedad. Aunque creo que no ha aceptado la oferta, quién sabe qué sucederá por aquellas tierras lejanas. ¿Caerá del jeep? ¿La venderá?

Claro que puede que quien acabe cobrando la pensión sea ella. O igual lo deja allí, para vivir un estupendo amor a distancia. A dos. O a cuatro.

Hoy rescato este salto, que dio origen a la nueva portada del blog 🙂

 

¡Sed muy Felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong)

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer