El arroz y la vida

Hace exactamente diez años de esta imagen en el arrozal de la Isla de Buda. ¡Quién nos iba a decir todo lo que vendría después!

 

La vida es como el arroz. O así lo veo yo. Ay, creo que esto ya os lo había comentado alguna vez… En fin, no importa, al final del escrito os premiaré con unas direcciones y listos.

A lo que iba: a ti te toca una cantidad de arroz, con la que te puedes alimentar, pero la gracia está cómo cocinas los ingredientes que te va acercando la vida.

Un día descubrí que mi abuelo tiene la misma fascinación por los arrozales que yo. Aquí, levitando, durante nuestra última visita al Delta del Ebro.

 

El arroz admite (casi) cualquier componente: verduras, carne, pescado, marisco… pero no todo el mundo tiene el mismo arte a la hora de cocinarlo.

Hay arroces deliciosos y simples. Hay arroces complejos y sorprendentes.

A mí me encanta inventarme un arroz con lo que haya en casa. Y me queda buenísimo. Me viene de familia.

Aparte de naturaleza sorprendente, el Delta del Ebro también cuenta con pueblos súper instagramables, donde el tiempo se detiene. Esta foto del Poblenou del Delta es de estos días, aunque parezca lo contrario.

 

Aun así, todavía me queda hasta llegar al nivel de los arroces que preparan en el Delta del Ebro. ¡Madre mía, qué delicia!

Como sabéis, esa zona es uno de nuestros lugares más amados en el mundo, y como se cumplía, además, un año de nuestra boda allí (¡un año ya! ¡Qué fuerte!), pues hemos vuelto.

Imagen del Delta antes de la plantada. Foto: Mireia Canicio.

 

Recorrer los caminos durante esta época es toda una experiencia. Foto: Mireia Canicio.

 

Nosotros siempre vamos por estas fechas, dado que se acaba de plantar el arroz, los campos están preciosos, los días son largos y el calor es llevadero. Además, las playas no están abarrotadas.

Otra buena época es justo antes de la plantada, con los campos inundados. Conducir a través de esos espejos naturales es una experiencia fantástica.

Justo frente a Casa Nuri encontraréis atracado el Santa Susana, el barco donde nos casamos. Sí, ¡es un barco restaurante que se puede alquilar para celebraciones!

 

Durante la ceremonia. Posteriormente hubo baile y aperitivo en cubierta.

 

Pero vayamos al arroz. Cuáles son nuestros lugares preferidos.

 

Imaginad el tamaño del bicho. Ah, el arroz lleva, además, calamar y ajos tiernos. 😛

 

CASA NURI. Un clásico en Riumar, al sur de Deltebre. De ahí partió el barco en el que nos casamos. Y allí podréis probar el mejor arroz con bogavante del mundo. Si no os lo podéis acabar os darán un tupper, aunque yo os recomiendo rebañar el que queda en la cazuela. Sublime. Reservad en su terraza.

¡No hay arroz negro comparable al de Ida! Foto: tripadvisor.

 

IDA CAN MACHINO. No tengo duda: jamás he probado un arroz negro como el suyo. Y no sólo lo pienso yo: todos aquellos a los que hemos llevado lo corroboran. El ambiente es muy desenfadado, y Mar, la responsable, un amor. En Muntells, cerca de Sant Jaume d’Enveja.

Vistas desde la terraza superior de Racó del Riu. Tienen también otra a pie de plaza, al aire libre, estupendísima.

 

RACÓ DEL RIU. Aún recuerdo el arroz de pato que probamos en su terraza, contemplando el puente y el río. Espectacular. Ofrecen muchos otros tipos, pero ése, para mí, lo cocinan como ninguno. Sant Jaume d’Enveja.

Qué gran invento el arroz con rape y cigalas. Imagen: tripadvisor.

 

NIT I DIA. En este lugar de Poblenou del Delta, frecuentado por mucha gente de la zona, probé un delicioso arroz con rape. Tremendamente suave y meloso. El restaurante funciona también como lugar donde tomarse una copa de noche. Muy simpáticos y buen menú.

No podéis imaginar lo deliciosas que son estas anémonas con verduras de mar y yuzu. ¡Tenéis que probarlas sí o sí!

 

L’ALGADIR DEL DELTA. También en Poblenou. Nos lo recomendaron unos amigos que podrían haber inventado el concepto sibarita. “Probad su arroz, ¡es una maravilla! nos dijeron, pero… cuando vimos que ofrecían anémonas con verduras de mar y yuzu, o huevo de pato a baja temperatura con gambas y morcilla, olvidamos el arroz. Tendremos que volver. Ahora bien, lo que probamos era espectacular. Servicio muy atento.

La gente del Delta es tan maja que abruma tanto como alguno de sus parajes. Aquí el nuevo rincón de lectura de Masía Tinet. Lo más.

 

De todos modos, aunque éstos son nuestros favoritos, es difícil comer mal en la zona (sus productos son tan sensacionales como sus gentes).

Y para alojarse, nosotros lo tenemos claro: MASIA TINET, en Deltebre. Repetimos año tras año. Por los espacios, por la impresionante piscina frente a los arrozales… pero, sobre todo, por su equipo. ¡Y ya no hablemos de los desayunos!

Fresas con zumo de naranja y una botella de moscato en la piscina para celebrar el primer año de casados. ¡Imposible pedir más! ¡Gracias Masía Tinet!

 

Gracias Delta del Ebro por hacernos tan felices siempre. Ojalá podamos devolveros un poco de tanto como entregáis.

Ah, y si tenéis preguntas sobre playas, pueblos, etcétera… ¡no dudéis en preguntarme! ¡Yo encantado!

¡Menudo salto el de hace un año!

 

¡Sed muy Felices!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong)

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer