La velocidad y el tociño

Al igual que mi madre, Mireia Eisenhower llamaba regularmente a sus hijos para comprobar que se habían comido todo lo que les había llevado.

Al igual que mi madre, Mireia Eisenhower llamaba regularmente a sus hijos para comprobar que se habían comido todo lo que les había llevado.

 

Existe una Verdad Universal: tu madre siempre te verá mal peinado y demasiado delgado.

Lady Laca, que ha abandonado toda esperanza en cuanto a mi aspecto capilar, no desiste, en cambio, en el camino para enlozanarme. Y para ello se vale de la artillería pesada: me ha enviado una tonelada de fiambres del pueblo.

Total, que estos días he comido tanto relleno, longaniza, morcilla y chistorra que supuro tocino. Tengo la cara plagadita de granos de pus. Pero mi madre encantada: ¡tranquilo, con una crema eso se pasa rápido! ¡Y así coges unos kilitos!

Los Pérez - Milwaqui ganaron el concurso de su rellano de comer con ansia. Aquí la benjamina, Yoleysy, mostrando el trofeo.

Los Pérez – Milwaqui ganaron el concurso de su rellano de “comer con ansia”. Aquí la benjamina, Yoleysy, mostrando el trofeo.

 

Ella juega con ventaja, pues sabe que nos ponen un bufé libre enfrente (ya sea de embutidos o de plancton) y no pararemos hasta reventar. Es una tradición familiar.

Y ya me está avisando: de camino vienen unos pasteles de carne. Y no puede quedar nada.

Yo no estoy por la labor de llevarle la contraria, pues sé que me lo dice desde el cariño. O quizá debería decir: desde el cariNo.  Y ahora entenderéis por qué lo digo.

Cuando a Carmen Gutenmorgen se le apareció el Genio de la Lámpara a ella lo que se le ocurrió fue pedirle que le concediera una conexión telefónica rápida. Y esto es lo que el Genio interpretó.

A Carmen Gutenmorgen se le apareció el Genio de la Lámpara, y a ella lo que se le ocurrió fue pedirle que le concediera una conexión telefónica rápida. Esto es lo que el Genio interpretó.

 

En mitad de nuestra última conversación telefónica… me hizo una confesión respecto a su whatsapp.

Lady Laca, al igual que tantas otras madres, ha abrazado el whatsapp con la misma pasión que achucharía a Julio Iglesias (o más), y ya forma parte de tantos grupos que corre el riesgo de multiplicarse por gemación.

Así, desde hace un tiempo me envía mensajes, emoticonos (muy bien elegidos, la verdad) y vídeos de Benidorm (“como sé que te gusta la arquitectura…”).

Pepita Santfeliu era muy exagerada con la alimentación de sus dos retoños. Aquí mostrando lo que les iba a cocinar de entrante.

Pepita Santfeliu era muy exagerada con la alimentación de sus dos retoños. Aquí mostrando lo que les iba a cocinar de entrante.

 

Pero de lo que yo no me había percatado es que todos sus mensajes entrañaban un secreto.

Lady Laca me acaba de comunicar que: ¡finalmente ha aprendido a escribir la “ñ” en el whatsapp! ¡Hasta ahora se las había ingeniado para no poner ni una sola palabra con “ñ” en sus mensajes! ¡Qué crack!

Así, en sus textos nunca hubo cariño ni saña, ni paño ni España.

¡Con qué arte ocultó su limitación! ¡Menos mal que no es gallega! Porque… ¡un riquiño al menos habría tenido que poner!

A Isabelita Calahorra no le importaba llegar tarde, sino llegar guapa.

A Isabelita Calahorra no le importaba llegar tarde, sino llegar guapa. Aclaración: Isabelita es la adulta, no la niña.

 

Ella está súper orgullosa de sí misma, porque aunque ha tardado, lo ha conseguido. Y yo también.

De hecho, eso nos pasa mucho en nuestra familia. Somos lentos hasta para lograr nuestras metas. Pero seguros.

Ahora que lo pienso: ¡no sólo comemos en modo Imserso, también conducimos de la misma forma!

Clara Rondecaña no dudaba de que Susanita era su hija, pues a ambas les pirraba la lechuga sola con sal (y eso únicamente sucedía en su familia).

Clara Rondecaña no dudaba de que Susanita era su hija, pues a ambas les pirraba la lechuga sola con sal (y eso únicamente sucedía en su familia).

 

Si delante del bufé no sabemos parar, en una carretera conduciremos sin acelerar.

No gozamos con la rapidez, pero sí disfrutamos del camino– y de los embutidos-.

Está claro: no confundimos la velocidad con el tociño. Ay, no, que esto no lleva “ñ”.

Si dentro de poco salto con una camiseta de franjas verticales, de las que estilizan, ya sabréis por qué es.

Si dentro de poco salto con una camiseta de franjas verticales, de las que estilizan, ya sabréis por qué es.

 

¡Sed muy Felices y disfrutad del trayecto!

Seguimos en contacto vía Instagram (@agustinkong)

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer