Feminista

Ser feminista no es una moda ni una amenaza. ¡Es lo que el mundo necesita!

Ser feminista no es una moda ni una amenaza. ¡Es lo que el mundo necesita!

 

“No les deseo (a las mujeres) que tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas” Mary Wollstonecraft

“Ninguna mujer tiene un orgasmo abrillantando el suelo de la cocina”. Betty Friedan

Estas tres chiquinas podrían ser, perfectamente, de mi familia o de la de PITICLI.

Estas tres chiquinas del norte podrían ser, perfectamente, de mi familia o de la de PITICLI.

 

En casa hemos sido feministas de toda la vida. Sin saberlo. ¡Si es que no hay otra opción! ¡Y que se me hubiera pasado por la cabeza cuestionarlo!

Otra cosa es que a mí me guste más la palabra “igualista”, pero eso es otro debate. Jamás se nos hubiera ocurrido imaginar o pensar que las mujeres fueran inferiores a los hombres. De hecho, en mi familia, el árbol genealógico tiene muchas más mujeres capaces que hombres (aunque también hay alguno, por supuesto).

Patsy era una exagerada. ¡Con la de hombres por la igualdad que hay! ¡Y la de mujeres machistas!

Patsy era una exagerada. ¡Con la de hombres por la igualdad que hay! ¡Y la de mujeres machistas!

 

Mi tía Julianina era una excelente jinete, capaz de entrar a galope en casa de mis abuelos. Mi tía Carmina, cuyo temperamento cautivó a Delibes, plantó cara a los gobiernos locales hasta que consiguió que se reconocieran los derechos de los más débiles. Mi tía Marina rompió los convencionalismos una y otra vez para enseñar a leer a invidentes, profesionalizar la labor de monjas enfermeras en los hospitales o defender las diferentes variables del amor.

Ésta podría ser una imagen de mi suegra de joven, sólo que ella luciría pantalón largo.

Ésta podría ser una imagen de mi suegra de joven, sólo que ella era más de pantalón largo.

 

Y ya no hablemos de la familia de PITICLI. Su abuela Julia fue capaz de sobreponerse una y otra vez ante los poderes que todo le arrebataron, saliendo victoriosa. Mi suegra fue pionera en la Universidad y en lucir pantalones, y no desistió en sus enseñanzas. De hecho no consintió en casarse hasta que su novio no aceptó respetar su identidad independiente.

Típica conversación en nuestras familias. Afortunadamente.

Típica conversación en nuestras familias. Afortunadamente.

 

¿De mis cuñadas qué os puedo decir? Que son profesionales, decididas, generosas y carismáticas. Y que como buenas asturianas (aunque creo que es un hecho común en el norte peninsular) llevan la igualdad de género en las venas.

Begoñita Chisburguel lo tenía claro pero se pasaba de egocentrista.

Begoñita Chisburguel lo tenía claro pero se pasaba de egocentrista.

 

Toda mi vida he tenido la suerte de caminar acompañado de mujeres fuertes, brillantes y generosas. Mujeres que me han ofrecido oportunidades, que me han apoyado y enseñado. Y no creo que sea el único.

Amén.

Amén.

 

Por eso me duele esta ola de machismo que parece inundar tantas partes del mundo. La presión para cosificar y doblegar a la mujer me rebela. Como dijo aquella guionista: “si Beyoncé es el emblema feminista actual, mal vamos“. Que sí, que sí, que tiene mucha personalidad, que nos encanta, pero para cantar tiene que lucir tacón y pechuga mientras su marido sale en chándal. Me quedo con Hillary.

Vanesa Yokohama pasó de geisha a samurái. Bien por ella. Se la conocía por todo Edo como Miss Kata (por katana,, no Katalina)

Vanesa Yokohama rompió una lanza (o dos) y pasó de geisha a samurái. Bien por ella. Se la conocería por todo Edo como Miss Kata (por katana, no Katalina)

 

Oigo el electrolatino e injerto en pantera. Veo a reggaetoneras bailando y no puedo contenerme: “¡dejad de comportaros como objetos para el hombre! ¡Quereos más!” Creedme, voy  y se lo digo. Lo sé, me hago mayor.

La próxima vez que vea a un swagger infravalorando a una adolescente llamo a mi colega Teresa Ring, famosa por sus métodos pedagógicos sobre igualdad.

La próxima vez que vea a un swagger infravalorando a una adolescente llamo a mi colega Teresa Ring, famosa por sus métodos pedagógicos sobre igualdad. Aquí a punto de mostrar cómo pasar del fregadero al kick boxing 

 

Veo cómo se cuestiona el derecho a que una mujer decida sobre su cuerpo y un escalofrío me invade. ¿Qué son esas imposiciones o prohibiciones? Especialmente me espanta el detectar que el discurso machista y patriarcal religioso ha calado tan hondo, tan sutil, que son muchas las propias mujeres que lo propagan.

¿Sabes por qué estas mocinas son asturianas? Porque lo mismo pueden lucir así de guapas que ponerte en tu sitio si te propasas. ¡Bravas!

¿Sabes por qué estas mocinas son asturianas? Porque lo mismo pueden lucir así de guapas que ponerte en tu sitio si te propasas. ¡Bravas!

 

Así que ahora, mientras preparo mi próximo viaje a Asturias, tierra acogedora e igualitaria, os digo: “¡mujeres del mundo, defended vuestra igualdad! ¡Hombres del mundo, hagámoslo junto a ellas!”

¡Puxa Asturies y… Sed muy Felices!

¡Nos vamos volando para la tierrina!

¡Nos vamos volando para la tierrina!

 

Seguimos en contacto vía Instagram

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer