El Pinchafiestas

Taormina Von Cuenca no sólo era una pinchafiestas, también una pinchaglobos. Aquí en el último sarao al que fue invitada.

Taormina Von Cuenca no sólo era una pinchafiestas, también una pinchaglobos. Aquí en el último sarao al que fue invitada.

 

“Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento ni bebido”. Aristóteles

Luisito Catacróquer era tan pesado con su trompeta que sus amigos decidieron meterlo dentro de un televisor. Así podían modificar su volumen y emisión a voluntad.

Luisito Catacróquer era tan pesado con su trompeta que sus amigos decidieron meterlo dentro de un televisor. Así podían modificar su volumen y emisión a voluntad.

 

Allí me planté y en tu fiesta la pifié. Que sí, que sí. Horror total.

Ya sé que he llegado a realizar artículos sobre cómo triunfar en un evento. E incluso he dado talleres de habilidades sociales. Pues bien (o mal), la otra noche metí la pata hasta la ingle en la fiesta de un amigo.

Elenita Tóilet no tenía una gran conversación, pero lo suplía llevando siempre encima algún juego. Aquí, con el twister.

Elenita Tóilet no tenía una gran conversación, pero lo suplía llevando siempre encima algún juego. Aquí, con el twister.

 

¿Cómo puede llegar uno y espantar a los asistentes? ¿Cuál es la fórmula para generar antipatía generalizada? ¿Es culpa de falta de higiene? En mi caso no fue el perfume, pues he analizado las claves.

Leedlas y haced todo lo contrario.

Petronila Licordelux se excedía con el alcohol y no triunfaba. Hasta que siguió lo contrario a mi ejemplo. Atent@s:

Petronila Licordelux se excedía con el alcohol y no triunfaba. Ved el tamaño de los copazos que tomaba. Hasta que siguió lo contrario a mi ejemplo. Atent@s:

 

Viste inadecuado. No es que yo fuera mal, iba ideal para un evento de moda vanguardista. Pero no para esa fiesta en un piso modernista en la que un amigo, organista, nos presentaba a su novio, un vizconde francés.

¿Qué llevaba yo? Una camisa blanca de encaje al estilo de GUCCI (con la que PITICLI antes tenía pesadillas y ahora las tiene mucha más gente). Ya lo sabes: viste acorde con la situación. Si quieres arriesgar, como mucho, ponte un broche.

Ésta es la única imagen que tengo de la camisa en cuestión. Ahora imaginadme sin americana, a pleno encaje.

Ésta es la única imagen que tengo de la camisa en cuestión. Ahora imaginadme sin americana, a pleno encaje.

 

Bebe nada más llegar. Cuando entres  a una fiesta muerto de sed y te topes con una barra libre de gin-tonics… ¡resístete!  O vete a la cocina a por agua. ¡Incluso el vino es preferible! Pero no.

Yo me bebí un combinado a la velocidad del rayo. Y me desinhibí más de la cuenta mientras me servía el segundo. Tenía el punto ideal para un cabaré canalla, pero no para un encuentro snob. Si quieres presumir de chispa, dedícate a la carpintería de aluminio.

La de rojo es la famosa Moderación Rodríguez. Exacto, la de "la importancia de beber con Moderación".

La de rojo es la famosa Moderación Rodríguez. Exacto, la de “la importancia de beber con Moderación”.

 

Habla antes de escuchar. Ésta es una bella tradición de nuestras tierras. Mal. Porque NO sabes quién te rodea. ¡Deberías tantear primero el terreno que pisas!

Muchos sabéis lo mal que llevo aspectos relacionados con la religión. Pues tras varios “discursos ateístas” constaté que allí estaba rodeado no sólo de católicos practicantes… también había incluso ortodoxos. ¿Quieres ir directo al infierno pasando por el purgatorio? Sigue mi ejemplo y danza a ciegas en un campo de minas.

Esta fue la famosa "máquina que daba su opinión". Atentos a cómo todo el mundo pasa de la misma.

Ésta fue la famosa “máquina que daba su opinión”. ¡Atentos a cómo todo el mundo pasa de la misma!

 

Da tu opinión cuando nadie te la ha pedido. Si no es un debate… ¡mejor resérvatela! O dejarás mal al anfitrión, como en mi caso. ¡Si al fin y al cabo estás en una fiesta! ¡Diviértete y no critiques ni polemices! ¡Habla de temas sin importancia! ¡De aspectos alegres! ¡Aprende de los británicos y su “small talk”!

El secretode Susana Calasparra para mantener su misterio era el siguiente: lo mismo que no das tu visón, no des tu opinión.

El secretode Susana Calasparra para mantener su misterio en las fiestas era el siguiente: lo mismo que no das tu visón, no des tu opinión.

 

Pues no. A los cinco minutos estaba yo cuestionando el papel de algunos voluntarios en el exterior… ¡frente a una cooperante!  Pero la cosa no quedó ahí. Tuve incluso la delicadeza de criticar las prácticas de determinados países ante alguno de sus habitantes. Nivelazo.

¿Alguien dijo ración doble de ostracismo? ¡Marchando! Suerte que había un piano de cola y no una guillotina en el salón.

Éstos podrían haber sido los muñecos vudús de la fiesta a la que fui. Me han sacado un poco rubio, pero por lo demás, muy ajustado todo.

Éstos podrían haber sido los muñecos vudús de la fiesta a la que fui. Me han sacado un poco rubio, pero por lo demás, muy ajustado todo.

 

Sólo puedo decir una cosa a mi favor: hacia las tres de la mañana, y tras detectar que la gente, sistemáticamente, me rehuía (¿en busca de ayuda vudú?), conseguí frenar mis impulsos, transformando mi verborrea en sonreír calladito y asentir, sentadito en un sofá, junto al anfitrión y los pocos invitados a los que todavía no había espantado u ofendido.

Gracias a eso, y aunque me dolía la lengua de tanto mordérmela, conseguí resistir bastante dignamente hasta las cinco de la mañana en aquel salón maravilloso.

Rafael Caballoblancodesantiago siempre tenía la sensación de no acabar de encajar en las fiestas. Imaginamos el porqué...

Rafael Caballoblancodesantiago siempre tenía la sensación de no acabar de encajar en las fiestas. Imaginamos el porqué…

 

Me concentré en elogiar algunos looks estupendos y pese a que me quedó un rictus peculiar de tanta sonrisa impostada, esa pose tipo esfinge me otorgó cierta dosis de dignidad.

Al finalizar la velada nadie me pidió el facebook, pero al menos tampoco pidieron mi cabeza. E incluso una argentino-parisina y un suizo alabaron mi conjunto. Y eso, en determinados ambientes, suena a redención.

Cuando no sabes qué decir o a qué grupo unirte, la "Estrategia Imserso" es muy socorrida: ve al bufé y no dejes de comer ni en defensa propia.

Cuando no sabes qué decir o a qué grupo unirte, la “Estrategia Imserso” es muy socorrida: ve al bufé y no dejes de comer ni en defensa propia.

 

No creo que me vuelvan a invitar a ese piso. Pero si al menos vosotros salís airosos de situaciones semejantes, mi bochorno habrá servido de algo.

Aprended inversamente y… ¡Sed muy Felices!

Innovando con los saltos. El verano nos inspira.

Innovando con los saltos. El verano nos inspira.

 

Podéis chafardearme en Instagram

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Responder a María Cortés bitacoracardisaludable Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer