Los ateos del Titanic

Antonella Pitanga tenía un tipo particular de daltonismo por el cual lo veía todo de color de rosa. Aquí junto a Sonia Trumptower, famosa oftalmóloga y decoradora oficial de Hello Kitty.

Antonella Pink tenía un tipo particular de daltonismo por el cual lo veía todo de color de rosa. Aquí junto a Sonia Trumptower, famosa oftalmóloga y decoradora oficial de Hello Kitty, con la que compartía pasión por dicho color

 

Lady Laca se ha comprado el vestido de madrina para la boda en la misma tienda en la que Kate Winslet adquirió el suyo para su papel en Titanic. Efectivamente, gran parte de la ropa del film salió de Barcelona, más concretamente de los anticuarios y tiendas vintage especializadas de las calles Banys Nous y de la Palla.

Poca gente sabe que antes de su famosa travesía el Titanic hizo una visita a Cartagena, Murcia, Distrito Federal, para disfrutar de los asiáticos y los paparajotes. Ésta es su llegada a puerto, tras descifrar las coordenadas en panocho.

Poca gente sabe que antes de su famosa travesía el Titanic hizo una visita a Cartagena, Murcia, Distrito Federal, para disfrutar de los asiáticos y los paparajotes. Ésta es su llegada a puerto, tras descifrar las coordenadas en panocho

Ciertamente es un vestido precioso y elegante, datado de 1950. Sólo le encuentro una pega: me caso en un barco. Como le dije a mi madre: esto es una señal de que la ceremonia será un éxito de crítica y público… o de que el barco se hunde.

Éste bien podría ser el vestuario que imagináis para mi madre, pero no, lo siento. El look de la foto quedó demasiado anclada en el pasado.

Éste bien podría ser el vestuario que imagináis para mi madre, pero no, lo siento. El look de la foto quedó demasiado anclada en el pasado

 Afortunadamente no soy muy supersticioso, ni mi madre piensa cambiar el traje. Aún así, por si las moscas, el otro día fuimos a contar los botes salvavidas y los flotadores de la nave. Una buena noticia: en caso de necesidad nadie debería quedarse fuera de la tabla como Di Caprio.

Marianela Baywater siempre llevaba sus salvavidas inflables plegables consigo. Aquí mostrando el suyo y el de los testigos el día de su boda en el Costa Concordancia.

Marianela Baywater siempre llevaba sus salvavidas inflables plegables consigo. Aquí mostrando el suyo y el de los testigos el día de su boda en el Costa Concordancia

Este tema no lo puedo tratar con alguno de los invitados, pues se ponen nerviosos. Por ejemplo, un amigo nigeriano dice que si la Musa Mexicana no le obligara a subir a bordo casi mejor espera en tierra. A él le preocupan, sobre todo, dos aspectos: no saber nadar y no tener claro cómo vestirse para un enlace nocturno (a él le encanta la ropa, pero dice que como es muy oscuro corre el riesgo de ir “de blanco y negro” o de no ser captado en las fotos de noche).

Leocadia Bonanza estaba harta de que le dijeran que parecía que nunca hubiera roto un plato. El día de su boda decidió subsanarlo con el ajuar. Aquí segundos antes de su acción rompedora.

Leocadia Bonanza estaba harta de que le dijeran que parecía que nunca hubiera roto un plato. ¡Quería dejar de parecer una niña buena! El día de su boda decidió subsanarlo con el ajuar. Aquí segundos antes de su acción rompedora

Por cierto que al muchacho no para de sorprenderle que los europeos fueran a África a difundir el cristianismo, inculcándoles la idea de un Dios blanco y con barba, para luego llegar a aquí y descubrir que esto está lleno de ateos.

María Teresa de Jesús Vatican City era muy religiosa y opinaba que los ateos eran un tostón. Éste fue el hermoso regalo que recibió de sus invitados no creyentes el día de su enlace.

María Teresa de Jesús Vatican City era muy religiosa y opinaba que los ateos eran un tostón. Éste fue el hermoso regalo que recibió de sus invitados no creyentes el día de su enlace

Efectivamente ateos no faltarán en la boda, ni personas de moral relajada. Volviendo a la Musa Mexicana, ella estaba convencida de que nuestra luna de miel en Capri se debía a que es uno de los tres destinos mundiales a los que van las parejas casadas para encontrar un tercero con el que realizar un trío (no recuerdo los otros dos –lugares-).

¡Y nosotros sin saberlo! Dice la Musa que sí, que allí la gente es muy guapa y muy dispuesta. Viendo los precios de todo en Capri espero que sobre todo no sea muy cara, pues el ahorro y la catalanidad me pueden más que la lujuria.

Imagen extraída del reportaje de National Geographic " Capri y los Tres Cerditos". Nótese la ausencia de seres humanos. La razón: andan todos retozando grupalmente en interiores.

Imagen extraída del reportaje de National Geographic ” Capri y los Tres Cerditos”. Nótese la ausencia de seres humanos. La razón:  es la hora en la que andan todos retozando grupalmente en interiores.

Ahora que lo pienso, PITICLI me regaló para mi cuarenta cumpleaños un impresionante collar realizado por un artista con una calavera de ciervo y una tremenda cornamenta… ¿sería otra señal?

Aunque yo soy muy de la opinión de que hay que saber lucir todos los complementos, con alegría y elegancia, sin embargo cambié el collar por un par de broches (más por la calavera que por las protuberancias, la verdad). Al menos uno de ellos es un caballo de cerámica, que si lo miras de lejos también parece que tenga cuernos, así respeto la esencia.

Detalle del Broche. La Musa Roja sigue sin ver un caballo, pero claro, tampoco anda muy fina de la vista.

Detalle del Broche. La Musa Roja sigue sin ver un caballo, pero claro, tampoco anda muy fina de la vista

 Hablando de esencias, también me regaló un perfume exquisito made in London llamado Sartorial. De habernos topado con The Sartorialist, que estuvo en Barcelona y Madrid haciendo fotos, igual se lo hubiera contado. Nosotros anduvimos saltando no lejos de él, pero no nos lo encontramos.

Margarita Wësmüller tuvo una gran idea para deshacerse de dos enemigas. Se casó en un barco, las invitó y les lanzó el ramo al agua conocoderoa de que no sabían nadar. Qué pérfida e inteligente era Margarita.

Margarita Wësmüller tuvo una gran idea para deshacerse de sus dos mayores enemigas. Se casó en un barco, las invitó y les lanzó el ramo al agua conocedora de que no sabían nadar. Qué pérfida e inteligente era Margarita

 Por cierto, aunque muchos invitados nos preguntan si saltaremos en la boda, no creo que lo hagamos. Al menos no en el barco. Sólo nos faltaría, efectivamente, terminar representando el Titanic. Bastante tenemos con ir vestidos acorde.

Saltando con aire retro, lo mejor cuando cumples años.

Saltando con aire retro, lo mejor cuando cumples años.

 

¡Sed muy Felices!

Podéis chafardearme en Instagram

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer